Nueva exposición del taller Lagos de APLAS será inaugurada esta noche

Siempre dije que  pintar  un  cuadro es abrir  una  ventana. Una ventana  hacia un  mundo,  un  lugar  en  el universo que nadie  conoce, excepto el artista.

El proceso  creativo  no  es  otra  cosa  que  quitarle  el  velo  a  lo  que  ya  estaba  ahí  en  alguna  parte,  para  hacerlo  visible  a  los  ojos  físicos.  “Lo esencial es invisible a los ojos”, nos  decía  ese  maestro  de “ventanas”  conocido como “El  principito” y  que no era  otro  que  el  maestro interno de su creador   Antoine de Saint  Exupéry.

Pero  el  artista  no  se  conforma  solo  con  eso,  sino que  está  dotado  de  esa  necesidad  compulsiva  (para  bien  de la  humanidad) de  extraer  esos mundos, de  abrir  esas  ventanas al  plano de lo tangible de  nuestra  mal  llamada  realidad. El  artista  plástico por  excelencia  siente la imperiosa necesidad de “descubrirnos”  esos mundos  para  presentárnoslos  en  diferentes  formatos como una desesperada  prueba  de  su  propia  identidad, como si  intentara  decirnos “yo  vivo  aquí”,   “ yo soy  esto”.   Pero  a  la  vez  intenta  mostrarnos una realidad  alternativa  que  no funciona con  las  mismas  leyes que la nuestra inmediata,  una realidad donde  todo  es  posible y  cuya  única  ley  es  la  libertad.  Hay  tantas  ventanas  como  mundos y  tantos  mundos  como  artistas,  pero  todo esto tiene sus bemoles, y  hacerlo no resulta tan  fácil como  decirlo.  Toda  esta  aureola  mágica  que  rodea a  estos  procesos  creativos a veces choca estrepitosamente con algunos muros muy  gruesos. Uno de ellos es  el  tiempo.  Pero  no  el  tiempo  genérico. Esa  línea  abstracta  donde  se  amontonan  los  acontecimientos, sino el  tiempo  humano,  individual,  esa  porción  de  vida  que  nos  toca  a  cada  uno. Las  edades  que  atravesamos,  los  cambios  biológicos,  el  aprendizaje,  las  circunstancias, y  la tan  mentada “Madurez”.  Esa  madurez  que la  mayoría  de  las  veces  nos  exige  renunciar  a  estados internos, con los  cuales  nos  encontrábamos bien hasta  ese  momento pero a  los que  vamos  dejando  atrás  para  “ Evolucionar”  convencionalmente de  acuerdo a  nuevas  etapas  de  nuestra vida.   Este  es  uno  de  los  muros más  terribles  de  derribar  para  el  artista, porque entre las  cosas  que  deja   atrás se  encuentran  muchas  veces  la  inocencia,  la espontaneidad,  la  frescura,  la  alegría  no  embotellada, la  pureza,  y  esos  “ojos”  con  los  cuales  podíamos  ver  “Lo Esencial”  del que  nos  hablaba   el  Principito. Esos  ojos  que  podían  ver esos mundos,  abrir  esas  ventanas y jugar  en  ellas.  Esos  mismos  ojos  que  podían  ver  elefantes  dentro  de  sombreros…   Esos  ojos  que solo tiene un niño.

Esa   fue  la  razón  por  la  cual  ese  genial artista que  fue Pablo Picasso  dijo  aquella  famosa  frase :  “Me tomó toda la vida volver a pintar como un niño”. Pensemos  ahora  en  un  grupo  de  niños  artistas  que  todavía  están  lejos  de  llegar  a  la  línea  fronteriza  que  marca  el  final  del  territorio  “niñez”  y   el  principio  del  territorio  “madurez”, y  que  aún  pueden  ver  con  los  ojos  del  alma,  todos  esos  mundos  inexplorados, y llenos de  colores,  historias,  magia y  aventuras.  Imaginemos  a  esos  niños  abriéndonos  esas  ventanas  hacia  esos  mundos  ignotos  que permanecen  olvidados  en  nuestra  memoria pero que  daríamos  cualquier  cosa  por  volver  a  encontrar.    Imaginémoslos pintando esos  mundos con muchos colores,  explorando  formas, creando  universos con  sus  propias  leyes,   pequeños demiurgos jugando a ser  dioses entre pinceles,  paletas  y  colores.   Soy  uno  de los   privilegiados  que pueden tener  acceso a un  lugar  así… Mi Taller.

Allí es donde estos pequeños demiurgos  de  paleta  y  pincel  se  dan  cita  todos  los sábados por la  mañana  para  crear  mundos  todo este  año.  Han  abierto  ventanas, y  se  han  colado  en  ellas,  han  poblado  el  espacio  con  colores  mágicos  y  han  decidido  por  unanimidad   que  nos  permitirán  verlo,  siempre  y  cuando  tengamos  en  cuenta  que  aún  siendo  artistas  y  constructores de mundos, siguen siendo  niños  y como niños… juegan.

Por  eso  esta  exposición,  la  numero  13  del  taller Lagos, se llama “Abriendo Ventanas ”   Los  mundos  están  ahí, los  niños  quieren  que  los  vean.

Taller Lagos de Artes Plásticas  para  Niños  en  APLAS, los  invita  a  su  13ª exposición anual “Abriendo Ventanas” , los  mundos   de  nuestros  niños del 19 al 24  de diciembre  de  2014  en  la  sede  de  APLAS, 19 abril 377. Inauguración  y  brindis  viernes 19 de  diciembre,  21  hs.

Niños  que  exponen:

Clara Osorio

Juliana                            Sualina                                                                                                                                                                                                 Augusto                         Castaño                                                                                                                                                                                        Camila                           Pinheiro                                                                                                                                                                                                    Luisa                              Medina                                                                                                                                                                                                 Leandro                         Medina                                                                                                                                                                                     Valentino Maciel

Lucía                               Bonilla                                                                                                                                                                                                   Ignacio                          Bonilla                                                                                                                                                                                                   Nicolás                          Quagliotto                                                                                                                                                                                     Melinna   Beltramelli

Alessandra                   Beltramelli                                                                                                                                                                               Constanza                    Quintana                                                                                                                                                                                       Nicolás                          Suárez                                                                                                                                                                                                    Thomas   Hanham

Sofía                               Bacci                                                                                                                                                                                                     Ana Lucía Carballo

Thiago   Trindade

Artista  invitado  Francisco   (5  años).

iempre dije que  pintar  un  cuadro es abrir  una  ventana. Una ventana  hacia un  mundo,  un  lugar  en  el universo que nadie  conoce, excepto el artista.
El proceso  creativo  no  es  otra  cosa  que  quitarle  el  velo  a  lo  que  ya  estaba  ahí  en  alguna  parte,  para  hacerlo  visible  a  los  ojos  físicos.  “Lo esencial es invisible a los ojos”, nos  decía  ese  maestro  de “ventanas”  conocido como “El  principito” y  que no era  otro  que  el  maestro interno de su creador   Antoine de Saint  Exupéry.
Pero  el  artista  no  se  conforma  solo  con  eso,  sino que  está  dotado  de  esa  necesidad  compulsiva  (para  bien  de la  humanidad) de  extraer  esos mundos, de  abrir  esas  ventanas al  plano de lo tangible de  nuestra  mal  llamada  realidad. El  artista  plástico por  excelencia  siente la imperiosa necesidad de “descubrirnos”  esos mundos  para  presentárnoslos  en  diferentes  formatos como una desesperada  prueba  de  su  propia  identidad, como si  intentara  decirnos “yo  vivo  aquí”,   “ yo soy  esto”.   Pero  a  la  vez  intenta  mostrarnos una realidad  alternativa  que  no funciona con  las  mismas  leyes que la nuestra inmediata,  una realidad donde  todo  es  posible y  cuya  única  ley  es  la  libertad.  Hay  tantas  ventanas  como  mundos y  tantos  mundos  como  artistas,  pero  todo esto tiene sus bemoles, y  hacerlo no resulta tan  fácil como  decirlo.  Toda  esta  aureola  mágica  que  rodea a  estos  procesos  creativos a veces choca estrepitosamente con algunos muros muy  gruesos. Uno de ellos es  el  tiempo.  Pero  no  el  tiempo  genérico. Esa  línea  abstracta  donde  se  amontonan  los  acontecimientos, sino el  tiempo  humano,  individual,  esa  porción  de  vida  que  nos  toca  a  cada  uno. Las  edades  que  atravesamos,  los  cambios  biológicos,  el  aprendizaje,  las  circunstancias, y  la tan  mentada “Madurez”.  Esa  madurez  que la  mayoría  de  las  veces  nos  exige  renunciar  a  estados internos, con los  cuales  nos  encontrábamos bien hasta  ese  momento pero a  los que  vamos  dejando  atrás  para  “ Evolucionar”  convencionalmente de  acuerdo a  nuevas  etapas  de  nuestra vida.   Este  es  uno  de  los  muros más  terribles  de  derribar  para  el  artista, porque entre las  cosas  que  deja   atrás se  encuentran  muchas  veces  la  inocencia,  la espontaneidad,  la  frescura,  la  alegría  no  embotellada, la  pureza,  y  esos  “ojos”  con  los  cuales  podíamos  ver  “Lo Esencial”  del que  nos  hablaba   el  Principito. Esos  ojos  que  podían  ver esos mundos,  abrir  esas  ventanas y jugar  en  ellas.  Esos  mismos  ojos  que  podían  ver  elefantes  dentro  de  sombreros…   Esos  ojos  que solo tiene un niño.
Esa   fue  la  razón  por  la  cual  ese  genial artista que  fue Pablo Picasso  dijo  aquella  famosa  frase :  “Me tomó toda la vida volver a pintar como un niño”. Pensemos  ahora  en  un  grupo  de  niños  artistas  que  todavía  están  lejos  de  llegar  a  la  línea  fronteriza  que  marca  el  final  del  territorio  “niñez”  y   el  principio  del  territorio  “madurez”, y  que  aún  pueden  ver  con  los  ojos  del  alma,  todos  esos  mundos  inexplorados, y llenos de  colores,  historias,  magia y  aventuras.  Imaginemos  a  esos  niños  abriéndonos  esas  ventanas  hacia  esos  mundos  ignotos  que permanecen  olvidados  en  nuestra  memoria pero que  daríamos  cualquier  cosa  por  volver  a  encontrar.    Imaginémoslos pintando esos  mundos con muchos colores,  explorando  formas, creando  universos con  sus  propias  leyes,   pequeños demiurgos jugando a ser  dioses entre pinceles,  paletas  y  colores.   Soy  uno  de los   privilegiados  que pueden tener  acceso a un  lugar  así… Mi Taller.
Allí es donde estos pequeños demiurgos  de  paleta  y  pincel  se  dan  cita  todos  los sábados por la  mañana  para  crear  mundos  todo este  año.  Han  abierto  ventanas, y  se  han  colado  en  ellas,  han  poblado  el  espacio  con  colores  mágicos  y  han  decidido  por  unanimidad   que  nos  permitirán  verlo,  siempre  y  cuando  tengamos  en  cuenta  que  aún  siendo  artistas  y  constructores de mundos, siguen siendo  niños  y como niños… juegan.
Por  eso  esta  exposición,  la  numero  13  del  taller Lagos, se llama “Abriendo Ventanas ”   Los  mundos  están  ahí, los  niños  quieren  que  los  vean.
Taller Lagos de Artes Plásticas  para  Niños  en  APLAS, los  invita  a  su  13ª exposición anual “Abriendo Ventanas” , los  mundos   de  nuestros  niños del 19 al 24  de diciembre  de  2014  en  la  sede  de  APLAS, 19 abril 377. Inauguración  y  brindis  viernes 19 de  diciembre,  21  hs.
Niños  que  exponen:
Clara Osorio
Juliana  Sualina                                                                                                                                                                                                 Augusto  Castaño                                                                                                                                                                                     Camila  Pinheiro                                                                                                                                                                                                      Luisa  Medina                                                                                                                                                                                                 Leandro  Medina                                                                                                                                                                                      Valentino   Maciel
Lucía  Bonilla                                                                                                                                                                                                                                      Ignacio  Bonilla                                                                                                                                                                            Nicolás  Quagliotto                                                                                                                                                                                     Melinna   Beltramelli
Alessandra  Beltramelli                                                                                                                                                                               Constanza  Quintana                                                                                                                                                                                       Nicolás  Suárez                                                                                                                                                                                                                           Thomas   Hanham
Sofía  Bacci                                                                                                                                                                                                      Ana Lucía Carballo
Thiago   Trindade
Artista  invitado  Francisco   (5  años).