Nuevas exigencias en el tránsito dispararon las ventas de botiquines, sillas infantiles y chalecos retroreflectivos

La nueva normativa en el tránsito que Policía Caminera viene fiscalizando desde el pasado 28 de marzo, con énfasis en nuestro departamento, hicieron que una farmacia del medio local se quedara sin botiquines de primeros auxilios para autos el pasado jueves por la tarde.
Cuando EL PUEBLO llegó a dicha farmacia observó como una persona salía de la misma con un botiquín, al pasar por la caja había otra persona pagando por otro botiquín.
“Son $540 pesos ¿lo hace al contado?”, le preguntaba la empleada de la caja. Al llegar al mostrador presenciamos el siguiente diálogo entre el vendedor y un cliente: –“Bueno señora, ¡se lleva el último (botiquín)!”, y mientras la  clienta abría la caja para ver qué traía el famoso botiquín de primeros auxilios comentó: “Yo lo llevo solo para que no me multen, porque si no mañana (por el viernes) no voy a poder ir ni a las termas”, dijo mientras removía en la caja sus componentes para observar de qué se trataba (dos paquetes de gasas, dos cintas de leucos, dos guantes de látex, dos chalecos retroreflectivos, una tijera y una linterna que parecía de plástico y no pudo hacer prender).
“Yo creo que todos lo llevan por eso (por la multa), si no se puede ni tocar a un accidentado, no se para que lo piden”, le contestó el vendedor mientras le daba la boleta y la cliente haciendo una mueca con su cara que aseveraba sus dichos se retiraba hacia la caja a pagar.
Seguidamente, EL PUEBLO consultó al vendedor por el incremento de las ventas y desde cuándo se habían dado, a lo que el mismo indicó “recién vendí el último (señalando a la clienta que se retiraba), lo que pasa es que la gente quiere salir a pasear el Viernes Santo y Policía Caminera está parando por todos lados. Hoy (por el jueves) se vendió bastante, aunque ayer no tanto”, comentó mientras continuaba atendiendo a otro cliente.
Al retirarnos del local, observamos como otro de los empleados quitaba de la vidriera el cartel que indicaba “Hay Botiquines”.
Una situación similar se observó en otros locales céntricos consultados por EL PUEBLO, donde la venta de sillas infantiles para automóviles se incrementó notoriamente. En este caso el costo de las sillas puede ir desde los $ 800 pesos, según el tamaño y el modelo elegido.
MULTAS
DE $ 805,57
Desde el pasado sábado 28 de marzo, la Policía Caminera comenzó a fiscalizar el cumplimiento de la nueva legislación en materia de tránsito, lo que incluye, entre otras normas, la obligatoriedad de que los vehículos de cuatro ruedas o más cuenten con un “botiquín de primeros auxilios y seguridad vial”.
Sin embargo, si bien los elementos requeridos –apósitos estériles, gasas, tijera, guantes y linterna, entre otras– son comunes, no se ofrece a los conductores instrucción acerca de cómo o en qué momento deben utilizarse. Se cobra entonces una multa de $ 805,57 (1 Unidad Reajustable) a quien no porte un elemento que, llegada la ocasión y si el conductor no sabe cómo usarlo, su utilidad puede ser relativa.
Esa situación continuará sin cambios por lo menos hasta mitad de año. Según informó al diario El Observador, el secretario de la Unidad de Seguridad Nacional (Unasev), Pablo Inthamoussu, el organismo pretende incorporar en la guía nacional de conducción conocimientos básicos que indiquen a la persona cómo debe actuar si está en la ruta y participa de un siniestro de tránsito y debe asistir a otros, lo que se hará una vez que esté en funcionamiento la libreta de conducir única en todos los departamentos.
DEJAR EL MITO DE
“NO TOCAR A LA
PERSONA HERIDA”
“No está pensado que (el conductor) sepa primeros auxilios, que sería lo ideal, pero hay una cadena de acciones: tres pasos que son básicos y que no es nada complejo”, explicó Inthamoussu. Lo primero que se debe hacer es revisar bien la escena del accidente. Luego llamar al 911 y por último, mientras llega la asistencia médica, el “primer respondiente” debe atender a quienes hayan resultado heridos.
Tampoco se trata de “ser paramédico”, dijo el secretario de Unasev y explicó que, por ejemplo, el conductor debe saber como algo básico que si hay una hemorragia y se pierde mucha sangre –algo común en los siniestros sobre todo en los que participen motociclistas–, lo primero es contener la salida de sangre y “esa simple presión se debe hacer con los elementos básicos (del maletín): guantes limpios y apósitos”, afirmó Inthamoussu.
Por otra parte, dijo el jerarca, el maletín cuenta con elementos que no son “médicos”, ya que “hay situaciones extremas que uno se tiene que imaginar que pueden pasar”, como puede ser por ejemplo el que una persona por la deformación del chasis no pueda sacarse el cinturón y el vehículo se esté incendiando.
Para ello, entre otras cosas, es la tijera. En ese sentido Inthamoussu explicó que hay que dejar de lado el mito “de que no hay que tocar a la persona”, porque se debe “priorizar el salvar la vida por sobre una lesión”.

La nueva normativa en el tránsito que Policía Caminera viene fiscalizando desde el pasado 28 de marzo, con énfasis en nuestro departamento, hicieron que una farmacia del medio local se quedara sin botiquines de primeros auxilios para autos el pasado jueves por la tarde.

Cuando EL PUEBLO llegó a dicha farmacia observó como una persona salía de la misma con un botiquín, al pasar por la caja había otra persona pagando por otro botiquín.

“Son $540 pesos ¿lo hace al contado?”, le preguntaba la empleada de la caja. Al llegar al mostrador presenciamos el siguiente diálogo entre el vendedor y un cliente: –“Bueno señora, ¡se lleva el último (botiquín)!”, y mientras la  clienta abría la caja para ver qué traía el famoso botiquín de primeros auxilios comentó: “Yo lo llevo solo para que no me multen, porque si no mañana (por el viernes) no voy a poder ir ni a las termas”, dijo mientras removía en la caja sus componentes para observar de qué se trataba (dos paquetes de gasas, dos cintas de leucos, dos guantes de látex, dos chalecos retroreflectivos, una tijera y una linterna que parecía de plástico y no pudo hacer prender).

“Yo creo que todos lo llevan por eso (por la multa), si no se puede ni tocar a un accidentado, no se para que lo piden”, le contestó el vendedor mientras le daba la boleta y la cliente haciendo una mueca con su cara que aseveraba sus dichos se retiraba hacia la caja a pagar.

Seguidamente, EL PUEBLO consultó al vendedor por el incremento de las ventas y desde cuándo se habían dado, a lo que el mismo indicó “recién vendí el último (señalando a la clienta que se retiraba), lo que pasa es que la gente quiere salir a pasear el Viernes Santo y Policía Caminera está parando por todos lados. Hoy (por el jueves) se vendió bastante, aunque ayer no tanto”, comentó mientras continuaba atendiendo a otro cliente.

Al retirarnos del local, observamos como otro de los empleados quitaba de la vidriera el cartel que indicaba “Hay Botiquines”.

Una situación similar se observó en otros locales céntricos consultados por EL PUEBLO, donde la venta de sillas infantiles para automóviles se incrementó notoriamente. En este caso el costo de las sillas puede ir desde los $ 800 pesos, según el tamaño y el modelo elegido.

MULTAS DE $ 805,57

Desde el pasado sábado 28 de marzo, la Policía Caminera comenzó a fiscalizar el cumplimiento de la nueva legislación en materia de tránsito, lo que incluye, entre otras normas, la obligatoriedad de que los vehículos de cuatro ruedas o más cuenten con un “botiquín de primeros auxilios y seguridad vial”.

Sin embargo, si bien los elementos requeridos –apósitos estériles, gasas, tijera, guantes y linterna, entre otras– son comunes, no se ofrece a los conductores instrucción acerca de cómo o en qué momento deben utilizarse. Se cobra entonces una multa de $ 805,57 (1 Unidad Reajustable) a quien no porte un elemento que, llegada la ocasión y si el conductor no sabe cómo usarlo, su utilidad puede ser relativa.

Esa situación continuará sin cambios por lo menos hasta mitad de año. Según informó al diario El Observador, el secretario de la Unidad de Seguridad Nacional (Unasev), Pablo Inthamoussu, el organismo pretende incorporar en la guía nacional de conducción conocimientos básicos que indiquen a la persona cómo debe actuar si está en la ruta y participa de un siniestro de tránsito y debe asistir a otros, lo que se hará una vez que esté en funcionamiento la libreta de conducir única en todos los departamentos.

DEJAR EL MITO DE “NO TOCAR A LA PERSONA HERIDA”

“No está pensado que (el conductor) sepa primeros auxilios, que sería lo ideal, pero hay una cadena de acciones: tres pasos que son básicos y que no es nada complejo”, explicó Inthamoussu. Lo primero que se debe hacer es revisar bien la escena del accidente. Luego llamar al 911 y por último, mientras llega la asistencia médica, el “primer respondiente” debe atender a quienes hayan resultado heridos.

Tampoco se trata de “ser paramédico”, dijo el secretario de Unasev y explicó que, por ejemplo, el conductor debe saber como algo básico que si hay una hemorragia y se pierde mucha sangre –algo común en los siniestros sobre todo en los que participen motociclistas–, lo primero es contener la salida de sangre y “esa simple presión se debe hacer con los elementos básicos (del maletín): guantes limpios y apósitos”, afirmó Inthamoussu.

Por otra parte, dijo el jerarca, el maletín cuenta con elementos que no son “médicos”, ya que “hay situaciones extremas que uno se tiene que imaginar que pueden pasar”, como puede ser por ejemplo el que una persona por la deformación del chasis no pueda sacarse el cinturón y el vehículo se esté incendiando.

Para ello, entre otras cosas, es la tijera. En ese sentido Inthamoussu explicó que hay que dejar de lado el mito “de que no hay que tocar a la persona”, porque se debe “priorizar el salvar la vida por sobre una lesión”.