Nuevo sistema penal es forjado por la realidad de nuestros países, concluyen los operadores jurídicos que lo impulsan

Nuevo sistema penal es forjado por la realidad de nuestros países, concluyen los operadores jurídicos que lo impulsan
Durante varias horas los jueces penales, los fiscales y los defensores públicos participaron de una jornada sobre la reforma del proceso penal uruguayo, que se encuentra en etapa de definiciones en el parlamento nacional y que se espera que durante esta legislatura quede aprobado y pueda ser instrumentado.
Con el nuevo código del proceso penal, se pretende darle un rol más preponderante al representante del Ministerio Público y Fiscal y relevar de la instrucción al juez, con el fin de que cumpla con el rol de valoración de la prueba y tenga un papel más imparcial durante el proceso, ya que es el encargado de ejecutar la pena.
En esta oportunidad, organizada por el Centro de Estudios Judiciales del Uruguay, con el apoyo de la Unión Europea y de la Presidencia de la República, el evento se llevó a cabo en el Aula Magna de la Regional Norte y contó con un buen marco de público, entre los que se destacaban los dos jueces penales de Salto, los representantes del Ministerio Público y Fiscal local y los defensores públicos salteños, además de varios funcionarios de la misma índole de diversos puntos de la región.
CAMBIO CULTURAL
La jornada comenzó sobre las 9 de la mañana con la disertación de dos destacados expositores extranjeros, los que disertaron sobre “el proceso penal moderno”. Se trató de la abogada proveniente desde México, Gabriela Ortiz Quintero y del Dr. Francisco Gabriel Marrull que llegó desde la provincia argentina de La Pampa.
En este caso, ambos comentaron sus experiencias con respecto al sistema penal de sus países y en ambos casos señalaron que es necesaria una reforma que atienda la realidad social, con tiempos más  adecuados para el justiciable, con mayor intervención de un sistema contradictorio donde las dos partes, la defensa y el fiscal de un sospechoso en un procedimiento penal tengan la posibilidad de argumentar a favor y en contra del hecho que se pretende juzgar y reserven para el juez el rol de imparcialidad porque es el que debe juzgar y ejecutar la sanción sobre lo ocurrido, algo que actualmente en nuestro país no ocurre de esa manera, ya que el juez tiene un rol protagónico desde el principio, participando de la investigación y recibiendo pruebas que luego deberá volver a juzgar para fallar sobre el asunto.
Pero en este caso, la abogada mexicana apeló a “las realidades actuales imponen un cambio en el sistema (penal) y todos debemos apostar a ellos, adecuando las estructuras a ello. Aunque además sé que el cambio cultural es muy difícil y vivimos en un mundo donde estamos sujetos a los cambios, por eso también costó aceptar la revolución del Internet, ahora nos toca con el proceso penal”.
Ortiz Quintero sostuvo que “el día que entre en vigor el nuevo código, el día que le den vida a este nuevo sistema, habrá fallos y errores, pero todo esto será parte del proceso”, dijo.
TODO EL CONTINENTE
Por otro lado, el abogado procesalista argentino Francisco Marrull, sostuvo que “la necesidad de un cambio en los sistemas penales es de toda Latinoamérica. Nuestras sociedades nos lo están exigiendo”, señaló.
Fue un crítico del sistema actual y dijo que en la provincia de La Pampa donde él reside comenzaron a aplicar un nuevo código con similares estructuras a lo que se planea hacer en Uruguay. Reclamó que el sistema penal debe ser “más participativo con decisiones más públicas”.
Sostuvo que con la instrumentación de un nuevo Código del Proceso Penal en Uruguay se debe apelar a un sistema de justicia más “eficiente”.
EL NUESTRO
A grandes rasgos el nuevo sistema penal uruguayo pretende darle un rol de inmediación e imparcialidad al juez, liberarlo de la instrucción que es la investigación del caso desde el vamos, generando un rol del Ministerio Público y Fiscal más preponderante en la investigación de los casos y dando lugar a audiencias orales y públicas.
Asimismo, el juez es el decisor de las acciones y podrá valorar la prueba que se le presente sin tener que exigir que se diligencien determinados medios probatorios que no surgen a impulso de las partes.
La temática fue planteada hasta la tardecita y durante varias horas los participantes presenciaron disertaciones y talleres donde pusieron en práctica la discusión de la eficacia del nuevo CPP que se espera entre en vigor antes de los próximos dos años.
Aunque todos los actores manifestaron la necesidad de que las instituciones que lo apliquen sean dotadas de los recursos técnicos, materiales, humanos y económicos necesarios como para dar cabal cumplimiento a la nueva estructura procesal penal.

Durante varias horas los jueces penales, los fiscales y los defensores públicos participaron de una jornada sobre la reforma del proceso penal uruguayo, que se encuentra en etapa de definiciones en el parlamento nacional y que se espera que durante esta legislatura quede aprobado y pueda ser instrumentado.

Con el nuevo código del proceso penal, se pretende darle un rol más preponderante al representante del Ministerio Público y Fiscal y relevar de la instrucción al juez, con el fin de que cumpla con el rol de valoración de la prueba y tenga un papel más imparcial durante el proceso, ya que es el encargado de ejecutar la pena.

En esta oportunidad, organizada por el Centro de Estudios Judiciales del Uruguay, con el apoyo de la Unión Europea y de la Presidencia de la República, el evento se llevó a cabo en el Aula Magna de la Regional Norte y contó con un buen marco de público, entre los que se destacaban los dos jueces penales de Salto, los representantes del Ministerio Público y Fiscal local y los defensores públicos salteños, además de varios funcionarios de la misma índole de diversos puntos de la región.

CAMBIO CULTURAL

La jornada comenzó sobre las 9 de la mañana con la disertación de dos destacados expositores extranjeros, los que disertaron sobre “el proceso penal moderno”. Se trató de la abogada proveniente desde México, Gabriela Ortiz Quintero y del Dr. Francisco Gabriel Marrull que llegó desde la provincia argentina de La Pampa.

En este caso, ambos comentaron sus experiencias con respecto al sistema penal de sus países y en ambos casos señalaron que es necesaria una reforma que atienda la realidad social, con tiempos más  adecuados para el justiciable, con mayor intervención de un sistema contradictorio donde las dos partes, la defensa y el fiscal de un sospechoso en un procedimiento penal tengan la posibilidad de argumentar a favor y en contra del hecho que se pretende juzgar y reserven para el juez el rol de imparcialidad porque es el que debe juzgar y ejecutar la sanción sobre lo ocurrido, algo que actualmente en nuestro país no ocurre de esa manera, ya que el juez tiene un rol protagónico desde el principio, participando de la investigación y recibiendo pruebas que luego deberá volver a juzgar para fallar sobre el asunto.

Pero en este caso, la abogada mexicana apeló a “las realidades actuales imponen un cambio en el sistema (penal) y todos debemos apostar a ellos, adecuando las estructuras a ello. Aunque además sé que el cambio cultural es muy difícil y vivimos en un mundo donde estamos sujetos a los cambios, por eso también costó aceptar la revolución del Internet, ahora nos toca con el proceso penal”.

Ortiz Quintero sostuvo que “el día que entre en vigor el nuevo código, el día que le den vida a este nuevo sistema, habrá fallos y errores, pero todo esto será parte del proceso”, dijo.

TODO EL CONTINENTE

Por otro lado, el abogado procesalista argentino Francisco Marrull, sostuvo que “la necesidad de un cambio en los sistemas penales es de toda Latinoamérica. Nuestras sociedades nos lo están exigiendo”, señaló.

Fue un crítico del sistema actual y dijo que en la provincia de La Pampa donde él reside comenzaron a aplicar un nuevo código con similares estructuras a lo que se planea hacer en Uruguay. Reclamó que el sistema penal debe ser “más participativo con decisiones más públicas”.

Sostuvo que con la instrumentación de un nuevo Código del Proceso Penal en Uruguay se debe apelar a un sistema de justicia más “eficiente”.

EL NUESTRO

A grandes rasgos el nuevo sistema penal uruguayo pretende darle un rol de inmediación e imparcialidad al juez, liberarlo de la instrucción que es la investigación del caso desde el vamos, generando un rol del Ministerio Público y Fiscal más preponderante en la investigación de los casos y dando lugar a audiencias orales y públicas.

Asimismo, el juez es el decisor de las acciones y podrá valorar la prueba que se le presente sin tener que exigir que se diligencien determinados medios probatorios que no surgen a impulso de las partes.

La temática fue planteada hasta la tardecita y durante varias horas los participantes presenciaron disertaciones y talleres donde pusieron en práctica la discusión de la eficacia del nuevo CPP que se espera entre en vigor antes de los próximos dos años.

Aunque todos los actores manifestaron la necesidad de que las instituciones que lo apliquen sean dotadas de los recursos técnicos, materiales, humanos y económicos necesarios como para dar cabal cumplimiento a la nueva estructura procesal penal.







Recepción de Avisos Clasificados