Octubre: mes de concientización sobre el síndrome de Down

En el marco del mes de la concientización sobre el síndrome de Down desde la Asociación Down de Salto queremos expresar nuestro compromiso con la reivindicación de los derechos de las personas en situación de discapacidad. En este sentido es que mantenemos nuestro objetivo de visibilizar ante todo a la persona y no a la discapacidad, ¿porqué la persona?, porque ella está antes que una “incapacidad” impuesta por la sociedad, la cual reproduce maneras de nombrar y crear etiquetas sobre las personas, las que marcan una manera de ver el mundo y la discapacidad.
Históricamente, las personas en situación de discapacidad han venido siendo etiquetadas como “anormales”, “diferentes”, “especiales” y en casi su totalidad, excluidas de distintos ámbitos sociales. En este sentido, se entiende que no son reconocidas como sujetos de derechos plenos. La discapacidad se la ha pensado históricamente desde un saber biológico, capaz de juzgar lo normal de lo que no lo es.
En este sentido, resulta importante tener en cuenta el posicionamiento y la mirada social en torno a la discapacidad, es por ello que desde el modelo social hacemos hincapié en las personas reconocidas realmente en tanto sujetos de derechos, lo que determina enmarcar un camino de reconocimiento e inclusión social.
Algo que parecería ser natural como la discapacidad no lo es, no hay nada de natural en la discapacidad; no posee una relación con el orden biológico de cuerpos y mentes, sino con un orden social y cultural. Es una construcción social que se funda sobre relaciones de desigualdad bajo el discurso de la igualdad. Una sociedad que busca cuerpos eficaces y eficientes, todo fruto de una ideología dominante.
El punto está en que cuando se cataloga a alguien de “diferente” se lo está marginando, se le están quitando las posibilidades reales de desarrollo de sus capacidades innatas y las que vaya adquiriendo el quedar afuera de los ámbitos de socialización, de la educación, del mercado laboral, etc., partiendo de la base de que para determinar tal condición se lo hace desde la mirada de un “nosotros” que responde a la cultura hegemónica dominante de ese tiempo y espacio.
Ahora bien, no es menor el hecho de que si queremos alcanzar una real inclusión para todos implica una sociedad abierta y en consideración de la diversidad, accesible en sus distintos espacios, una sociedad que respete la diversidad y donde los derechos humanos sean inherentes a la condición de persona, más allá de que se esté en situación o no de discapacidad.
Es por lo manifestado anteriormente es que expresamos que un enfoque de derechos implica entonces dejar de ver a las personas en situación de discapacidad como objetos de protección, para verlos con un enfoque renovado en pro de su inclusión, como sujetos con potencialidades, es decir, como ciudadanos.
La Asociación Down quiere hacer llegar el agradecimiento al Licenciado y Docente Cristian Pinato y a los alumnos del grupo de práctica preprofesional de la Licenciatura de Trabajo Social de la UdelaR por su apoyo y compromiso con la Institución.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...