Pablo Sánchez: artista y creador que apuesta a “Nuevos lenguajes dentro de los plástico y teatral”

El artista y creador Pablo Sánchez se encuentra vivenciando dos proyectos con sus diferentes subdivisiones; por un lado la propuesta plástica individual que incluye varios elementos. Hoy se encuentra con una búsqueda que comienza el año pasado, acerca de nuevo lenguajes dentro de los plástico, haciendo el intento de también de apostar a nuevas propuestas en lo teatral.
“LA BÚSQUEDA CONTINÚA…..”
“La búsqueda continúa y en su transcurrir el encuentro consigo mismo es inevitable.
Considero a este año como bisagra para ese continuar; la toma de otros rumbos provocan nuevos encares que me llevan a centrar la atención en lugares que antes los dejaba pasar por alto. p sánchez 001
Las inquietudes en este momento pasar por el detrás de los hechos, que sucede con los estados de intersticio, es como ir experimentando para atrapar la rareza de la normalidad. Hace ya un tiempo, me di cuenta que creando, inventando entro en sensaciones nuevas y me motivo en esa búsqueda de la imaginación, es mi motor y lo hecho a andar. En ese andamiaje he ido descubriendo cosas, acciones y actitudes que he decidido renunciar a ellas y alejarme y otras me han seducido y parecido más sinceras y menos artificiales.
La energía de esos descubrimientos me llevo al interés por los momentos de preparación en nuestra vida, ya sea para algo muy cotidiano o para una instancia trascendental, el estado en el que entramos antes de; el estado de impulso. Es en ese lugar donde estoy detenido ahora… en el hallazgo de otros significados. Entonces la invitación que me hice para el presente año a nivel teatral y a nivel plástico es encontrar ese punto de inflexión entre el actor y el personaje o entre el plástico y su creación, transitar ese universo intermedio en la semioscuridad en lo interpretativo y la acción hacia la producción plástica.
Un motivador claro es: imaginar el estado de la última vez en las cosas, un estado de desprendimiento, de alejamiento ; actuar y producir plásticamente desde el sabor del final. Encontrar esos estados significa un largo proceso que ya lo empecé a transitar.
Llego a la producción porque tengo cosas para decirle al participante y generalmente es desde la sugerencia y lo simbólico, me interesa que los hilos que unen al participante con la producción teatral o plástica se mantengan tensos y vibrantes. Sigo apostando a lo colectivo, pero ahora le sumo una intencionalidad más hacia el interior de mi individualidad. Este año me invito a jugar con el participante desde ese lugar / estado de salir disparado hacia la producción por última vez. Hacer que el otro sienta sabiendo que es ficción. El espectador inmerso en esos universos sabe que no es real pero puede optar por creer que lo sea. No descuidaré en este proceso las zonas mágicas de la plástica y el teatro, dos de mis pasiones para así llegar a lo imaginado.. Es como la aplicación de métodos de encantamiento. Sería como jugar a engañar al participante hasta que éste quiere serlo para poder disfrutar de la ilusión. Es un trabajo muy emocional y que requiere una entrega absoluta”.