Para técnicos el problema del tránsito es “cultural” y la salida es “educación” y más recursos para UNASEV

Desde Montevideo, por Wenceslao Landarín

“El tránsito es un caos”, “manda la anarquía”, “la UNASEV trabaja bien pero no cuenta con un presupuesto acorde”, “la seguridad vial debe ser una política de Estado”, las cifras marcan que “no estamos cumpliendo con la meta de reducir en 10 % los siniestros fatales en este año”. Estas frases conformaron parte de los dichos de un panel de técnicos que la pasada semana se reunió en seminario para intercambiar ideas sobre el problemático tema del tránsito en nuestro país. El sector “Todos hacia adelante” del Partido Nacional, que lleva como candidato a la presidencia de la República al actual diputado Luis Lacalle Pou, organizó dicha instancia el pasado 24 de julio en la sala Reconquista del Hotel NH Columbia, en Ciudad Vieja (Montevideo). EL PUEBLO estuvo presente en la oportunidad en la que expusieron Alejandro Drapper (ex director de la UNASEV y miembro del Tribunal Asesor de Multas de la Comisión Nacional de Policía Caminera),  Blanca Repetto (directora de la UNASEV), Arturo Borges (del Instituto de Seguridad y Educación Vial), Fernando Camarotta (de la empresa CEPA Safe Drive) y Jorge Tomasi (de la Federación Internacional del Automóvil).
POLÍTICA DE ESTADO
Para Drapper “es necesario una política nacional de educación vial y la formación de educadores y agentes de difusión de normas, cuidados, valores y convivencia ciudadana para lo cual Primaria es cimiento y fuente”.  La seguridad vial “debe constituir una política de Estado inclusiva de sus tres poderes, formulada con la participación y el consenso de las fuerzas políticas del país”. Reconoció que “hoy no hay recursos económicos suficientes” y es necesario que “el gobierno le dé a la UNASEV (Unidad Nacional de Seguridad Vial) los dineros necesarios para desarrollar sus objetivos”.
META INCUMPLIDA
La directora nacionalista de la UNASEV, Blanca Repetto, explicó que algunos aspectos del funcionamiento de la Unidad (órgano desconcentrado del Poder Ejecutivo que trabaja en la órbita de la Presidencia), sus objetivos y cometidos, haciendo mención a algunos datos estadísticos. Las tasas de fallecidos en siniestros varían en todos los departamentos del país, siendo las mayores en los departamentos de Rocha, Maldonado, Lavalleja, Flores y San José.
Según el informe de siniestralidad vial en el primer semestre del 2013 hasta junio resultaron lesionadas más de 15.000 uruguayos, lo que implica un promedio de 83 lesionados por día. De ese total de lesionados, 290 resultaron fallecidos, lo que representa el 1.9%. Es decir que en promedio en este semestre cada 15 horas falleció un uruguayo como consecuencia de un siniestro de tránsito. Del total de fallecidos, un 55% fue en un siniestro ocurrido en ciudades y caminos departamentales y el restante 45% en rutas nacionales.
El resultado global a nivel de todo el país muestra que prácticamente se mantiene incambiado el total de fallecidos registrados respecto al primer semestre del año anterior (290 en 2013 y 288 en 2012), por lo que al final de este primer semestre no se está cumpliendo con la meta de reducción del 10% que se estableció para todo el 2013.
PROBLEMA CULTURAL
Para Arturo Borges, investigador de los siniestros de tránsito, la problemática del tránsito radica en aspectos culturales. “Tenemos leyes escritas, pero tenemos que explicarlas, para que la gente entienda que tiene que protegerse. El problema está en el error humano, ese es el diagnóstico”, agregó el técnico, para quien “todo es la actitud. No se tienen pautas aprendidas desde niño”. Si bien dice que “para el uruguayo el tránsito no es un problema, es en la calle donde estamos más inseguros. Cada uno hace lo que quiere, tenemos una circulación anárquica y eso genera caos”. Por suerte “la UNASEV ha logrado poner el tema en la agenda”.
Para Borges “la educación es la solución, en el ámbito formal, donde el docente participe. Como eje central la educación vial puede incluirse en todas las asignaturas: matemáticas, biología, literatura, historia, etc. Hay que formar a un docente que dentro de su carrera incorpore la educación vial”.

“El tránsito es un caos”, “manda la anarquía”, “la UNASEV trabaja bien pero no cuenta con un presupuesto acorde”, “la seguridad vial debe ser una política de Estado”, las cifras marcan que “no estamos cumpliendo con la meta de reducir en 10 % los siniestros fatales en este año”. Estas frases conformaron parte de los dichos de un panel de técnicos que la pasada semana se reunió en seminario para intercambiar ideas sobre el problemático tema del tránsito en nuestro país. El sector “Todos hacia adelante” del Partido Nacional, que lleva como candidato a la presidencia de la República al actual diputado Luis Lacalle Pou, organizó dicha instancia el pasado 24 de julio en la sala Reconquista del Hotel NH Columbia, en Ciudad Vieja (Montevideo). EL PUEBLO estuvo presente en la oportunidad en la que expusieron Alejandro Drapper (ex director de la UNASEV y miembro del Tribunal Asesor de Multas de la Comisión Nacional de Policía Caminera),  Blanca Repetto (directora de la UNASEV), Arturo Borges (del Instituto de Seguridad y Educación Vial), Fernando Camarotta (de la empresa CEPA Safe Drive) y Jorge Tomasi (de la Federación Internacional del Automóvil).

POLÍTICA DE ESTADO

Para Drapper “es necesario una política nacional de educación vial y la formación de educadores y agentes de difusión de normas, cuidados, valores y convivencia ciudadana para lo cual Primaria es cimiento y fuente”.  La seguridad vial “debe constituir una política de Estado inclusiva de sus tres poderes, formulada con la participación y el consenso de las fuerzas políticas del país”. Reconoció que “hoy no hay recursos económicos suficientes” y es necesario que “el gobierno le dé a la UNASEV (Unidad Nacional de Seguridad Vial) los dineros necesarios para desarrollar sus objetivos”.

META INCUMPLIDA

La directora nacionalista de la UNASEV, Blanca Repetto, explicó que algunos aspectos del funcionamiento de la Unidad (órgano desconcentrado del Poder Ejecutivo que trabaja en la órbita de la Presidencia), sus objetivos y cometidos, haciendo mención a algunos datos estadísticos. Las tasas de fallecidos en siniestros varían en todos los departamentos del país, siendo las mayores en los departamentos de Rocha, Maldonado, Lavalleja, Flores y San José.

Según el informe de siniestralidad vial en el primer semestre del 2013 hasta junio resultaron lesionadas más de 15.000 uruguayos, lo que implica un promedio de 83 lesionados por día. De ese total de lesionados, 290 resultaron fallecidos, lo que representa el 1.9%. Es decir que en promedio en este semestre cada 15 horas falleció un uruguayo como consecuencia de un siniestro de tránsito. Del total de fallecidos, un 55% fue en un siniestro ocurrido en ciudades y caminos departamentales y el restante 45% en rutas nacionales.

El resultado global a nivel de todo el país muestra que prácticamente se mantiene incambiado el total de fallecidos registrados respecto al primer semestre del año anterior (290 en 2013 y 288 en 2012), por lo que al final de este primer semestre no se está cumpliendo con la meta de reducción del 10% que se estableció para todo el 2013.

PROBLEMA CULTURAL

Para Arturo Borges, investigador de los siniestros de tránsito, la problemática del tránsito radica en aspectos culturales. “Tenemos leyes escritas, pero tenemos que explicarlas, para que la gente entienda que tiene que protegerse. El problema está en el error humano, ese es el diagnóstico”, agregó el técnico, para quien “todo es la actitud. No se tienen pautas aprendidas desde niño”. Si bien dice que “para el uruguayo el tránsito no es un problema, es en la calle donde estamos más inseguros. Cada uno hace lo que quiere, tenemos una circulación anárquica y eso genera caos”. Por suerte “la UNASEV ha logrado poner el tema en la agenda”.

Para Borges “la educación es la solución, en el ámbito formal, donde el docente participe. Como eje central la educación vial puede incluirse en todas las asignaturas: matemáticas, biología, literatura, historia, etc. Hay que formar a un docente que dentro de su carrera incorpore la educación vial”.