Para vice intendente de Concordia los valores religiosos de Artigas “nos acercan a una dimensión humana del prócer”

uando nos peleamos entre dos países hermanos (José) Artigas nos interpela”, “no podríamos levantar la mirada ante él de cómo nos hemos independizado entre nosotros, de cómo nos hemos separado y cómo en algunos momentos nos hemos agraviado”, fueron algunas de las palabras que Alejandro Casañas, vice intendente de Concordia, compartió en el marco de la presentación de un libro sobre los valores de nuestro prócer el pasado viernes en la Universidad Católica. Un público variado se hizo presente en dicha ocasión. Además de Pedro Gaudiano, su autor, estuvo presente el artista plástico Eloy Pereira, que ilustró el libro, cuyos originales se expusieron en el hall de la sede. Junto a Casañas fue Mario Kroeff (director departamental de Cultura) quien brindó algunos conceptos sobre la obra, en presencia de un público integrado por autoridades políticas, religiosas, educativas, profesionales y estudiantes, entre otros. Se contó con la presencia de Jeanette Alonso, presidente del Consejo Administrador de la Fundación Omar Ibargoyen Paiva, responsable de la edición del libro.
DIMENSIÓN
HUMANA
Alejandro Casañas en parte de su exposición destacó que el libro “acerca la dimensión humana de un gran prócer que compartimos. Artigas fue un prócer rioplatense y uno de los más preclaros hombres de la unión americana”. Encontrar a Artigas a través de los valores “nos da la posibilidad de acceder al hombre”. Explicó que “cuando vemos la historia de Artigas nos encontramos con dolores muy grandes: la incomprensión, los enemigos, la soledad en el Paraguay. Pero cuando vemos en el libro que era catequista, que rezaba el rosario a diario con la gente, nos damos cuenta que no era un hombre triste. Y ver todas las adversidades que enfrentó solamente una persona que tenía verdaderos valores religiosos pudo superarlos y pudo conducir a un pueblo, si no, era imposible. Y esto es válido para todas las religiones. Artigas fue un hombre profundamente católico que permitió que los demás lo puedan seguir. A él se lo reconoció por sus frutos”.
EL LIBRO
“Los Valores de José Artigas, para iluminar el Bicentenario” se presenta en 33 fichas de 2 páginas cada una, en la que se abordan distintos aspectos de la persona de Artigas y sus valores. De esa forma se expresa que “la misa, el rezo del Rosario y la devoción a la Virgen del Carmen caracterizaban el ambiente cultural en que nació el prócer y que esas realidades pasaron a formar parte de su propia identidad y marcaron su ideario”. Se hace referencia al vínculo con los Franciscanos y con los curas en el Éxodo (se dice que “el clero, tanto secular como religioso, fue un factor fundamental que promovió el Éxodo del Pueblo Oriental en diciembre de 1811”). Asimismo hay fichas sobre la libertad religiosa y la educación popular. Se repasa las oportunidades en que Artigas es padrino de bautismo, la preocupación que tenía por la celebración de la misa, por el rezo del rosario, y por la lectura de la Biblia, su relación con el “Negro Ansina”, con los afrodescendientes de “Camba Cuá”. Dos fichas (la 26 y la 27) refieren a Artigas y la solidaridad: “Apenas 4 meses después de su llegada a Curuguatay, Artigas ya era llamado “el Padre de los indios” por su gran solidaridad. También se lo llamaba “el Padre de los Pobres”. “Él mismo cultivaba sus campos y les distribuía a los pobres la mayor parte de sus cosechas, empleaba su sueldo para aliviarles y prodigaba a los enfermos todos los auxilio que podía disponer”.
Cuenta con 4 anexos, de los que se destaca el informe pericial caligráfico sobre un texto y firma de José Artigas. La primera ficha indica que Artigas era descendiente de la princesa inca Beatriz Tupac Yupanki.
Cuando nos peleamos entre dos países hermanos (José) Artigas nos interpela”, “no podríamos levantar la mirada ante él de cómo nos hemos independizado entre nosotros, de cómo nos hemos separado y cómo en algunos momentos nos hemos agraviado”, fueron algunas de las palabras que Alejandro Casañas, vice intendente de Concordia, compartió en el marco de la presentación de un libro sobre los valores de nuestro prócer el pasado viernes en la Universidad Católica. Un público variado se hizo presente en dicha ocasión. Además de Pedro Gaudiano, su autor, estuvo presente el artista plástico Eloy Pereira, que ilustró el libro, cuyos originales se21 9 12 197expusieron en el hall de la sede. Junto a Casañas fue Mario Kroeff (director departamental de Cultura) quien brindó algunos conceptos sobre la obra, en presencia de un público integrado por autoridades políticas, religiosas, educativas, profesionales y estudiantes, entre otros. Se contó con la presencia de Jeanette Alonso, presidente del Consejo Administrador de la Fundación Omar Ibargoyen Paiva, responsable de la edición del libro.
DIMENSIÓN
HUMANA
Alejandro Casañas en parte de su exposición destacó que el libro “acerca la dimensión humana de un gran prócer que compartimos. Artigas fue un prócer rioplatense y uno de los más preclaros hombres de la unión americana”. Encontrar a Artigas a través de los valores “nos da la posibilidad de acceder al hombre”. Explicó que “cuando vemos la historia de Artigas nos encontramos con dolores muy grandes: la incomprensión, los enemigos, la soledad en el Paraguay. Pero cuando vemos en el libro que era catequista, que rezaba el rosario a diario con la gente, nos damos cuenta que no era un hombre triste. Y ver todas las adversidades que enfrentó solamente una persona que tenía verdaderos valores religiosos pudo superarlos y pudo conducir a un pueblo, si no, era imposible. Y esto es válido para todas las religiones. Artigas fue un hombre profundamente católico que permitió que los demás lo puedan seguir. A él se lo reconoció por sus frutos”.
EL LIBRO
“Los Valores de José Artigas, para iluminar el Bicentenario” se presenta en 33 fichas de 2 páginas cada una, en la que se abordan distintos aspectos de la persona de Artigas y sus valores. De esa forma se expresa que “la misa, el rezo del Rosario y la devoción a la Virgen del Carmen caracterizaban el ambiente cultural en que nació el prócer y que esas realidades pasaron a formar parte de su propia identidad y marcaron su ideario”. Se hace referencia al vínculo con los Franciscanos y con los curas en el Éxodo (se dice que “el clero, tanto secular como religioso, fue un factor fundamental que promovió el Éxodo del Pueblo Oriental en diciembre de 1811”). Asimismo hay fichas sobre la libertad religiosa y la educación popular. Se repasa las oportunidades en que Artigas es padrino de bautismo, la preocupación que tenía por la celebración de la misa, por el rezo del rosario, y por la lectura de la Biblia, su relación con el “Negro Ansina”, con los afrodescendientes de “Camba Cuá”. Dos fichas (la 26 y la 27) refieren a Artigas y la solidaridad: “Apenas 4 meses después de su llegada a Curuguatay, Artigas ya era llamado “el Padre de los indios” por su gran solidaridad. También se lo llamaba “el Padre de los Pobres”. “Él mismo cultivaba sus campos y les distribuía a los pobres la mayor parte de sus cosechas, empleaba su sueldo para aliviarles y prodigaba a los enfermos todos los auxilio que podía disponer”.
Cuenta con 4 anexos, de los que se destaca el informe pericial caligráfico sobre un texto y firma de José Artigas. La primera ficha indica que Artigas era descendiente de la princesa inca Beatriz Tupac Yupanki.