Parroquia San Juan Bautista promueve iniciativa “La Iglesia va a tu casa”

La parroquia San Juan Bautista (Catedral-Basílica) ha elegido para este año, como acción pastoral, salir a visitar las familias de nuestra parroquia, Tener la actitud de María en la visitación, ir al servicio. “La Iglesia va a tu casa”.
Para ello se han organizado distintos talleres de formación. En esta oportunidad se ha convocado a las hermanas de San Pedro Claver, religiosas q están muy vinculadas a las obras misionales pontificias (O.M.P.), ellas nos guiarán en la reflexión y oración.
El Presbítero Leonardo Rodríguez explica que la Dirección Nacional de Obras Misionales Pontificias en Uruguay, se propone para este año 2017, realizar una reflexión sobre la movilidad humana, en ella se descubre un desafío y una oportunidad para la Iglesia discípula – misionera.
Desde siempre, la Iglesia ha manifestado su preocupación sobre el tema en cuestión, más no será nuestra intención, definir criterios pastorales para que las Iglesias emprendan acciones concretas, pues no es nuestra responsabilidad.
En fidelidad a nuestro carisma, animar y formar para la misión de la Iglesia, nos proponemos desarrollar una reflexión que busque entender esta experiencia humana, hoy particularmente evidente, para esto recurriremos a la experiencia bíblica, el análisis sociológico, antropológico y misionológico del tema, especialmente a través de la revista virtual “Uruguay Misionero”.
Consideramos el fenómeno de la movilidad humana en sus múltiples expresiones, un verdadero desafío misionero, pues romper la indiferencia, el prejuicio, el temor, salir al encuentro; así como abandonar la propia tierra, ambiente natural, insertarse respetuosamente en otro medio son dimensiones que van, hoy más que nunca, poniendo en movimiento el desarrollo de actitudes y la concreción de opciones que piden una sólida espiritualidad evangélica.
De la misma manera, este fenómeno, lo descubrimos como oportunidad misionera, si consideramos que el encuentro en la diversidad, el conocimiento mutuo, el diálogo paciente, la admiración y verdadera valoración son caminos de convivencia y crecimiento integral para todos.
Evidentemente, a este punto, no nos bastará una sola consideración científica y teórica del tema, sino que pretendemos, al menos, facilitar un camino de discernimiento y movimiento creativo, valiente en clave de discipulado misionero.
En cada tiempo litúrgico, a través de la página web de las OMP Uruguay se ofrece una catequesis que podrá ser aprovechada por todos.
Fue fundada por Paulina Jaricot en Francia en 1822, con la intención de cooperar espiritual y materialmente con la labor misionera de la Iglesia.
La Sociedad de Misiones Extranjeras de París había fundado en 1817 una asociación de laicos en la que se pedía a sus miembros, además de oraciones, la colaboración material, con una aportación semanal destinada a la propagación de la fe. La joven Paulina Jaricot se unió a ellos, decidida a consagrar su vida al servicio de Dios y de la Iglesia como cristiana seglar en medio del mundo. Su entusiasmo hizo que se incorporaran muchas otras personas, especialmente de entre las obreras de la fábrica textil de su padre en Lyon.
Sin embargo, las colectas resultaban modestas e irregulares. Entonces, en otoño de 1819, Paulina tuvo la inspiración de organizarlas de otra manera: se agruparían diez socios bajo un responsable, que recogería de cada uno lo correspondiente a la aportación de un día cada semana; cada diez responsables de decena habría un responsable de centena, y cada diez jefes de centena habría un responsable de millar. Así resultaba una red de oraciones, de recolección de fondos y de propaganda misional.
La asociación conoció un rápido desarrollo entre las gentes más humildes de Francia: obreros, criados y pequeños artesanos. En 1820 Paulina pudo hacer el primer envío importante a las misiones extranjeras de China.
El 2 de mayo de 1822 nació oficialmente la Obra de la Propagación de la Fe, que fue creciendo mientras Paulina se escondía como una más entre los asociados. Siguió trabajando hasta su muerte, en 1862, para difundir esta gran asociación que tanto beneficiaba a las misiones.
La obra no tardó en extenderse por otros países. El impulso del Papa León XIII contribuyó de manera especial a su difusión universal. En el año 1922 Pío XI concede a la Obra el título de Pontificia y la declara órgano oficial de la Iglesia para las misiones, trasladando su sede central a Roma e implantando subsedes nacionales en cada país.
El mismo “Papa de las misiones”, Pío XI, aprobó en 1926 la institución en todo el mundo católico de una jornada en favor de esta Obra, el “Domingo Mundial de las Misiones”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...