Patricia Nava dijo que en FEMI están “preocupados por la escasez de recursos humanos en el interior”

Al norte del Río Negro hay menos del 7% de los médicos del país

La doctora salteña Patricia Nava (Psiquiatra Infantil) es desde el mes pasado la primera mujer en ocupar la presidencia de FEMI (Federación Médica del Interior).

En diálogo mantenido con EL PUEBLO días pasados, Nava expresó el deseo de dejar bien en claro que “FEMI es el gremio de los médicos del interior, no es lo empresarial, el nuestro es un camino exclusivamente gremial, en defensa de los médicos y de la medicina del interior”.
Y recordó que “se crea hace 53 años como gremios locales, pero después esos 22 gremios locales se unen en FEMI, por eso siempre decimos que somos un gremio de segundo orden”.
En el año 2015 no se le permitió participar del Consejo de Salarios, pero el año pasado pudieron volver a participar. “Volvimos a entrar en la negociación, tanto para lo público como para lo privado”, dijo.

Dra. P. Nava

Dra. P. Nava

Asimismo, quiso dejar claro que los reclamos no pasan solamente por aumentos salariales sino “por condiciones laborales, sobre todo eso, es mucho más importante el tema de las condiciones en que se trabaja”.

-¿Se refiere a que reclaman sobre todo más recursos para la salud?
Recursos es uno de los grandes temas.
Nosotros estamos muy preocupados por la escasez de recursos humanos en el interior del país. Sólo el 30 % de los médicos está en el interior.
Y en la franja del Río Negro hacia el norte hay menos del 7 % de los médicos que tiene el país, esto realmente es preocupante. Estamos asistiendo a una muy escasa radicación de los médicos en el interior. De la cantidad de estudiantes que van del interior a estudiar medicina a Montevideo, muy pocos son los que vuelven a sus lugares de origen.
Nosotros impulsamos, estimulamos, pero no sólo se trata de conquistarlos desde lo económico sino que estamos convencidos que tenemos que apostar a la formación de los recursos en el lugar, esto tiene que ver con que en el interior haya especializaciones, postgrados, residencias de los postgrados y ni que hablar formación del pregrado.
Es decir, tiene que ver con la tan mentada descentralización, de la que todo el mundo habla pero seguimos en un país centralista. Cada vez que se plantea algo en Montevideo se ve el doble discurso, porque se dice: está bárbaro…Pero después, en lo operativo, hay obstáculos.

-Hace algunos días, circuló un comunicado reclamando con urgencia más recursos para las salas de psiquiatría del interior…
Sí, y yo tengo en eso tres implicancias, porque a ese comunicado lo hizo la Asociación de Psiquiatría del Interior, la Sociedad Uruguaya de Psiquiatría de la Infancia y Adolescencia y la Sociedad de Psiquiatría del Uruguay.
La salud mental en Montevideo es una cosa y en el interior es otra.
El año pasado se aprobó la ley de salud mental y está costando mucho ponerla en marcha porque hubo cierto desmantelamiento de los equipos de salud mental, nos estamos quedando sin recursos, en algunos departamentos estamos quedando sin psiquiatras, ni que hablar de psiquiatras de niños, se necesita más psiquiatras, psicólogos, más enfermería especializada…
-¿Cómo está concretamente Salto en ese sentido?
En Salto y Paysandú, como tenemos polos de desarrollo y una Regional fuerte, sentimos la falta de recurso humanos pero no con tanta gravedad como en otros departamentos… Pero hace falta mucho más gente para sostener y aplicar una ley de salud mental que está costando ser aplicada. Cuando se hacen las leyes, hay que pensar que después hay que bajarlas a tierra y para eso se precisa infraestructura y eso falta.

-¿Qué síntesis haría de los objetivos que se traza FEMI con usted en la presidencia?
Defender las condiciones laborales, fomentar la formación de recursos humanos en el interior, no dejar el tema del departamento de educación médica continua, y trabajar sobre un tema que habría que hablar mucho, que es la violencia hacia los equipos de salud.

Entrevista: Jorge Pignataro