Personas en tratamiento por consumo de drogas de Salto se capacitarán preparando su inserción social y laboral

Personas en tratamiento por consumo de drogas de Salto se capacitarán preparando su inserción social y laboral

Desde Montevideo, por Wenceslao Landarín

Días atrás en la Torre Ejecutiva, sede de la Presidencia de la República, se aportaron datos sobre la inserción social que tienen los consumidores problemáticos de sustancias en el marco de las políticas y las estrategias que desde la Junta Nacional de Drogas (que depende de la Presidencia) se lleva adelante desde el año 2011 y hasta el presente.

Por tal motivo, EL PUEBLO estuvo presente y pudo apreciar que la experiencia del departamento de Salto en el tema está en pleno desarrollo. La instalación del denominado Dispositivo Ciudadela en  el marco de la Junta Departamental de Drogas con sede en calle Bilbao 465 de nuestra ciudad, ha permitido hacer realidad la atención del problema.

La financiación de cursos para “capacitar en yeso”  a personas en tratamiento, la existencia de cupos en “Uruguay Trabaja” para Salto, proyectos individuales y de fondos concursables, dan muestras de que se están haciendo cosas y logrando acuerdos entre todos los actores involucrados, que superan la sola presencia del usuario y que involucran a toda la comunidad.

Gustavo Rotunno, del Departamento de Inserción Social de la Junta Nacional de Drogas dialogó con EL PUEBLO respecto a la realidad de Salto en el tema.

Expresó que la experiencia “nace desde la instalación del Ciudadela y del equipo técnico que conoce la realidad salteña”. A partir de allí “se generan propuestas de capacitación y empleo, a través de los acuerdos marcos que tiene la Junta de Drogas a nivel nacional”.

INFORMÁTICA Y “URUGUAY TRABAJA”

Básicamente se implementaron “dos cursos para Salto. Uno que ya comenzó, de informática y habilidades sociales y para la búsqueda de empleo, que ya empezó la semana pasada. Es para unos 25 participantes en tratamiento, que están iniciando un proceso de inserción social. Algunos ya están trabajando con el acompañamiento de Ciudadela Salto, con el equipo técnico de inserción social, que ya lo tienen. Se trata de generar más herramientas para tener opciones más favorables para buscar un trabajo, retomar los estudios y sostener el cotidiano”.

La oferta salteña se está ampliando dijo Rotunno. En 2013 el programa Uruguay Trabaja (del Ministerio de Desarrollo Social) incluyó cupos específicos para usuarios de drogas en todo el país. Para el 2015 habría cupos para Salto.

OPERARIO EN YESO

También en Ciudadela de Salto comenzará un curso de obra seca en Yeso con financiación de la Secretaría de la Junta Nacional de Drogas a partir de los fondos concursables. Estará a cargo del Instituto ProA y busca capacitar a 12 jóvenes que se encuentren en tratamiento ambulatorio por consumo problemático de drogas, según se establece en el convenio al que tuvo acceso EL PUEBLO.

Los fondos concursables se financian con el Fondo de bienes decomisados de la Junta Nacional de Drogas, generado por decomisos en el marco de las políticas de combate al narcotráfico y otros delitos relacionados.

En este caso en particular se trata de una suma cercana a  los 200 mil pesos, que según el convenio proviene de la partida anual que dispone Presidencia de la República destinada a ejecutar acciones en la estrategia contra las drogas, mediante la realización de acuerdos con diversos actores.

¿Qué pasa después de dejar de consumir?

Rotunno destacó que el componente más fuerte del Ciudadela es la “orientación, derivación y tratamiento ambulatorio. Pero todo lo que es inserción es parte del tratamiento. No alcanza con que una persona resuelva su problema de consumir o estar buscando una sustancia. Hay que preguntarse qué pasa después que deja eso. Cuando la vida deja de girar en torno a una sustancia, debe empezar a hacerlo en torno a la familia, los estudios, el trabajo, hacer deportes. No identificarse solo como un consumidor de sustancias sino como un trabajador, una madre o un padre de familia, un miembro de un club deportivo. Esas cosas nos hacen felices a todos, el tener varios lugares de integración, una red social amplia y un nivel de salud sostenido”.

“El consumo no aparece por sí solo, sino porque previamente había una situación a nivel social, familiar que prevalece. Por eso no hay que asociar el consumo a la pobreza. Hay experiencia de personas en proceso de inserción de todos los estratos sociales, de diferentes niveles educativos, de edades que van de los 18 a los 65 años. Y las respuestas tienen que ser ajustadas a esa realidad”.

CONVENIOS

La idea de la Junta Nacional de Drogas es hacer convenios con empresas públicas o privadas a nivel nacional. Luego a nivel local se parte “de las gestiones que hagan las comunidades”. OSE ya tiene convenios. UTE empezó una experiencia al igual que ANTEL. En Rivera la Junta de Drogas generó una propuesta de formación para 10 personas con OSE, en temas de forestación”. En el caso de Salto no hay experiencias a nivel de convenios. “Hubo ensayos” agrega Rotunno, con “particulares y con algunas empresas pero son los primeros intentos”.

esde Montevideo, por Wenceslao Landarín
Días atrás en la Torre Ejecutiva, sede de la Presidencia de la República, se aportaron datos sobre la inserción social que tienen los consumidores problemáticos de sustancias en el marco de las políticas y las estrategias que desde la Junta Nacional de Drogas (que depende de la Presidencia) se lleva adelante desde el año 2011 y hasta el presente.
Por tal motivo, EL PUEBLO estuvo presente y pudo apreciar que la experiencia del departamento de Salto en el tema está en pleno desarrollo. La instalación del denominado Dispositivo Ciudadela en  el marco de la Junta Departamental de Drogas con sede en calle Bilbao 465 de nuestra ciudad, ha permitido hacer realidad la atención del problema.
La financiación de cursos para “capacitar en yeso”  a personas en tratamiento, la existencia de cupos en “Uruguay Trabaja” para Salto, proyectos individuales y de fondos concursables, dan muestras de que se están haciendo cosas y logrando acuerdos entre todos los actores involucrados, que superan la sola presencia del usuario y que involucran a toda la comunidad.
Gustavo Rotunno, del Departamento de Inserción Social de la Junta Nacional de Drogas dialogó con EL PUEBLO respecto a la realidad de Salto en el tema.
Expresó que la experiencia “nace desde la instalación del Ciudadela y del equipo técnico que conoce la realidad salteña”. A partir de allí “se generan propuestas de capacitación y empleo, a través de los acuerdos marcos que tiene la Junta de Drogas a nivel nacional”.
INFORMÁTICA Y
“URUGUAY TRABAJA”
Básicamente se implementaron “dos cursos para Salto. Uno que ya comenzó, de informática y habilidades sociales y para la búsqueda de empleo, que ya empezó la semana pasada. Es para unos 25 participantes en tratamiento, que están iniciando un proceso de inserción social. Algunos ya están trabajando con el acompañamiento de Ciudadela Salto, con el equipo técnico de inserción social, que ya lo tienen. Se trata de generar más herramientas para tener opciones más favorables para buscar un trabajo, retomar los estudios y sostener el cotidiano”.
La oferta salteña se está ampliando dijo Rotunno. En 2013 el programa Uruguay Trabaja (del Ministerio de Desarrollo Social) incluyó cupos específicos para usuarios de drogas en todo el país. Para el 2015 habría cupos para Salto.
OPERARIO EN YESO
También en Ciudadela de Salto comenzará un curso de obra seca en Yeso con financiación de la Secretaría de la Junta Nacional de Drogas a partir de los fondos concursables. Estará a cargo del Instituto ProA y busca capacitar a 12 jóvenes que se encuentren en tratamiento ambulatorio por consumo problemático de drogas, según se establece en el convenio al que tuvo acceso EL PUEBLO.
Los fondos concursables se financian con el Fondo de bienes decomisados de la Junta Nacional de Drogas, generado por decomisos en el marco de las políticas de combate al narcotráfico y otros delitos relacionados.
En este caso en particular se trata de una suma cercana a  los 200 mil pesos, que según el convenio proviene de la partida anual que dispone Presidencia de la República destinada a ejecutar acciones en la estrategia contra las drogas, mediante la realización de acuerdos con diversos actores.
¿Qué pasa después de dejar de consumir?
Rotunno destacó que el componente más fuerte del Ciudadela es la “orientación, derivación y tratamiento ambulatorio. Pero todo lo que es inserción es parte del tratamiento. No alcanza con que una persona resuelva su problema de consumir o estar buscando una sustancia. Hay que preguntarse qué pasa después que deja eso. Cuando la vida deja de girar en torno a una sustancia, debe empezar a hacerlo en torno a la familia, los estudios, el trabajo, hacer deportes. No identificarse solo como un consumidor de sustancias sino como un trabajador, una madre o un padre de familia, un miembro de un club deportivo. Esas cosas nos hacen felices a todos, el tener varios lugares de integración, una red social amplia y un nivel de salud sostenido”.
“El consumo no aparece por sí solo, sino porque previamente había una situación a nivel social, familiar que prevalece. Por eso no hay que asociar el consumo a la pobreza. Hay experiencia de personas en proceso de inserción de todos los estratos sociales, de diferentes niveles educativos, de edades que van de los 18 a los 65 años. Y las respuestas tienen que ser ajustadas a esa realidad”.
CONVENIOS
La idea de la Junta Nacional de Drogas es hacer convenios con empresas públicas o privadas a nivel nacional. Luego a nivel local se parte “de las gestiones que hagan las comunidades”. OSE ya tiene convenios. UTE empezó una experiencia al igual que ANTEL. En Rivera la Junta de Drogas generó una propuesta de formación para 10 personas con OSE, en temas de forestación”. En el caso de Salto no hay experiencias a nivel de convenios. “Hubo ensayos” agrega Rotunno, con “particulares y con algunas empresas pero son los primeros intentos”.






El tiempo


  • Otras Noticias...