Pescadores artesanales denunciaron a empresarios de pesca deportiva por comercialización y omisión de las autoridades

Pescadores artesanales denunciaron a empresarios de pesca deportiva por comercialización y omisión de las autoridades

Proyecto de pesca deportiva dejaría sin trabajo a 30 familias de nuestro medio

La pesca artesanal es un trabajo y una forma de vida que en la mayoría de los casos se transmite de generación en generación. Tal es el caso de Julio Cabrera, delegado de los pescadores del puerto de Salto al norte, que viene de una familia de pescadores. En su caso, durante algún tiempo se dedicó a cortar caña en El Espinillar, pero después que el ingenio cerró sus puertas se pasó de lleno a la pesca.
Hoy en día, está en riesgo de perder su fuente de trabajo y el sustento para su familia, porque el proyecto del gobierno nacional de desarrollar la pesca deportiva en esta zona del río Uruguay sería incompatible con la pesca artesanal y para el año 2019 ya no podrían estar pescando aguas arriba (al norte) del puerto, hasta los 1.000 metros aproximadamente, afirmó el pescador.
Cabrera visitó la redacción de EL PUEBLO junto a Eduardo Rivarola Rodríguez, otro delegado de los pescadores del puerto de Salto al norte y además de reclamar por mantener su fuente de trabajo que para ellos es totalmente compatible, con la pesca deportiva tal como se viene desarrollando hasta ahora, realizaron serias denuncias de quienes sacan y matan pescado bajo la engañosa imagen de la pesca deportiva.
El entrevistado tildó de “arbitraria” la medida del gobierno nacional y sentenció “hoy no es un empresario el que nos está dejando sin trabajo, es el mismo gobierno el que nos está excluyendo de nuestra fuente de trabajo para apoyar un proyecto de pesca deportiva de sociedades anónimas que dicen que son pescadores deportivos. Pero nosotros le hemos enviado a DINARA (Dirección Nacional de Recursos Acuáticos que depende del MGAP) más de una foto y un vídeo con la cantidad de pescados que han sacado y matado”, afirmó el pescador.
“El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca apoya una política de pesca deportiva, cuando en el año 2011 se aprobó la pesca deportiva por ley pero a la fecha todavía no tuvieron tiempo de sentarse a reglamentarla. Tampoco se dan cuenta que con esta medida están perjudicando una cooperativa, COOPESA. Ellos hacen un decreto, apoyan a empresarios de la pesca deportiva pero no miran lo que pasa con los pescadores. Nos quieren dejar sin trabajo y no nos dan una solución”, agregó.
Para Cabrera, ambas actividades no son incompatibles, tanto al pesca deportiva como la pesca artesanal. “Nosotros podemos hacer nuestro trabajo como siempre hicimos y ellos pueden seguir haciendo su pesca deportiva como hasta ahora. Nosotros identificamos nuestras artes de pesca, los nombres de nuestras embarcaciones porque tienen permiso. Ellos (el gobierno) quieren que se haga una reserva del pescado, pero el Dorado que quieren proteger si no lo saco yo o no lo saca el pescador deportivo es porque no hay, porque es un pescado migratorio. Nosotros estamos convencidos que se pueden hacer las dos cosas, pero con los controles necesarios”, puntualizó
Por su parte, Rivarola remarcó que hay 30 pescadores y por lo tanto 30 familias que se van a quedar sin su sustento de trabajo. Incluso algunos pescadores están con más de 50 años de edad y se les hace muy difícil salir a conseguir otra cosa.
EL INTENDENTE LES
MANIFESTÓ SU APOYO
El pasado lunes los pescadores artesanales se reunieron con el Intendente de Salto, Andrés Lima, para darle a conocer esta problemática. “Salimos bastante conformes porque vimos que el intendente Lima está a disposición de defender las fuentes de trabajo”.
Dijo que de ahí en más “seguiremos manteniendo reuniones para tratar de que se tomen las medidas correspondientes respecto a este tema donde los únicos perjudicados somos nosotros, los pescadores artesanales. El intendente habló con nosotros y dijo que nos apoya y que va a gestionar desde la Intendencia de Salto una reunión con el propio ministro Tabaré Aguerre, para saber por qué se da esta decisión”, comentó Rivarola.
EN LUCHA
DESDE EL 2008
Los pescadores recordaron que su lucha viene desde el año 2008, con medidas que los han venido perjudicando. “En ese entonces tuvimos que instalarnos con una carpa frente a la Intendencia por más de un mes, porque durante el gobierno de (Ramón) Fonticiella se dispuso una veda total de la pesca. Se nos dio un subsidio por única vez, pero los pescadores de la represa hacia arriba, hasta los 1.000 metros, seguimos afrontando vedas y se nos recortaron los elementos que usamos para la pesca”, dijeron.
Comentaron que ahora “la gente de la DINARA que hace un año que no venía, nos comunicó que ellos tenían un plan piloto a dos años dentro de los cuales no íbamos a poder pescar ni los días sábados, ni domingos y tampoco los feriados. Ahora, pasaron ocho meses y el último miércoles dijeron que eso ya no era un proyecto sino algo inevitable. Ellos dicen que quieren fomentar la pesca deportiva con devolución para favorecer el turismo, pero nosotros sabemos que la pesca deportiva es algo que no está reglamentado en nuestro país y que mucha gente que saca a pasear por la pesca deportiva no está autorizada. Sin embargo siguen fomentando eso”, dijo Rivarola.
“A nosotros no nos perjudica la pesca deportiva, pero la responsabilidad en esto es de la gente de la DINARA, que están a 500 km de nosotros. El MGAP tomó una medida arbitraria y con eso involucra a 30 familias. Dicen que no quieren más pescadores artesanales del puerto de Salto hasta la represa y 1.000 metros para arriba. Al enterarnos de eso es que salimos a pedir ayuda a los que están gobernando el departamento y por eso acudimos a la Intendencia”, concluyó Cabrera.