Pescadores cuestionan impacto del Parque Temático y pretenden participar del proceso de discusión

Pescadores cuestionan impacto del Parque Temático  y pretenden participar del proceso de discusión

Temen que más de 70 trabajadores de la pesca queden sin trabajo

Preocupados por lo que consideran flancos débiles del proyecto del parque temático Guaraní, que podría dejar sin trabajo a unos 70 pescadores artesanales y la falta de confianza que les merece el manejo del mismo, los delegados del sindicato nacional de pescadores, Francisco Amaro, Jorge Vignolo e Ismael Sequeira, y José Buslón representando al plenario departamental del PIT CNT, estuvieron ayer en EL PUEBLO con la finalidad de dar a conocer sus posturas y de anunciar propuestas concernientes a este sector.
En ese marco, anunciaron que los pescadores de Salto, nucleados en el Sindicato Único de Trabajadores del Mar y Afines (SUNTMA), mantendrán una asamblea de trabajo en la presente jornada donde tratarán diversos proyectos que atañen a su sector, como es el hecho de poder acopiar los productos que obtienen de la pesca artesanal para flexibilizar los precios en el mercado, ya que advierten que luego de que el producto sale de manos del pescador, llega a la mesa a precios mucho más altos que a los que el trabajador los vende.
En parte, se pretende lograr esto a través de un mercado de concentración donde se pueda vender el producto por parte del propio pescador y hacerlo a los postores que estén en ese momento en el lugar, para lo cual mantendrán una entrevista con la Intendencia de Salto, con la intención de lograr un espacio físico destinado a esto.
La intención de esto, según explicó el delegado del SUNTMA, Jorge Vignolo, es poder eliminar la especulación de la compra del pescado y poder garantizarle a la población un producto de bajo valor. Y además, la idea de gestionar el mercado de concentración del pescado, sea a través de la creación de una cooperativa en la que además de los pescadores, también participen sus familias.
Los pescadores se refieren a que sus propuestas apuntan a resolver un tema social, donde se pretende “poner alimentos a bajo precio en la mesa de todas las casas, con productos de buena calidad” y en ese sentido, aducen querer “garantizar la soberanía alimentaria”.
FALTA ALGO
Pretenden que el poder político sea muy “cauteloso” a la hora de aprobar proyectos de inversión. Los sindicalistas no ven con buenos ojos el hecho de que quienes estén detrás de este proyecto sea manejado por una sociedad anónima “aún en formación y ahí hay una realidad concreta, ¿realmente existen esos 5 millones de dólares para la primera inversión inicial que plantean los impulsores del proyecto?”, cuestionó Vignolo.
Criticaron que “ni siquiera la Junta Departamental tiene el proyecto real en sus manos, sino que apenas posee un esbozo del mismo. Y esto no debe ser así, sino que se debe estudiar en detalle el proyecto antes de aprobarlo, porque se plantea entregar las tierras a un extranjero, que son de la soberanía nacional y de todo el pueblo uruguayo, para que explote un recurso natural a un extranjero durante 50 años para que explote el contenido de un proyecto que nadie conoce”.
Por su lado, el presidente del SUNTMA, Francisco Amaro, dijo que “en definitiva a lo que aspiramos es tener participación. Estar en los ámbitos de discusión, integrar las comisiones que se dediquen al estudio del proyecto”.
Y cuestionó lo que calificó de una “super celeridad” que dijo “se le quiere dar al proyecto sin que se tenga un conocimiento real en cuánto nos va a afectar. Porque los pescadores tenemos en la zona A del Río Uruguay, trazada por la dirección nacional de recursos acuáticos, que comprende desde Bella Unión hasta la represa de Salto Grande, unos 70 compañeros trabajadores pescadores artesanales, que según el esbozo del proyecto, serían eliminados de esa zona y eso nos preocupa tremendamente”.
Sostuvo que si bien mantuvieron un encuentro formal con el empresario que está impulsando el proyecto, no han mantenido nuevas instancias de diálogo para hacer un estudio de impacto con respecto a lo que va a pasar con los pescadores que están trabajando en esa área.
E incluso, Amaro sostuvo que un proyecto de ésta índole, lo que necesita es ser discutido a nivel nacional, “escapa a la decisión de una legislatura local, debería ser analizado por el parlamento nacional y vamos a llegar a las comisiones parlamentarias respectivas en Montevideo para que se interioricen de esta situación”.
Los sindicalistas señalaron asimismo, que sus aspiraciones son las de “participar del proceso de discusión para que no haya un impacto negativo para los trabajadores de la pesca comprendidos en el área en que se llevaría a cabo este proyecto de inversión”.