Policía comenzó a colocar las cámaras de vigilancia, las dos primeras están en el centro aunque aún no están habilitadas

Policía comenzó a colocar las cámaras de vigilancia, las dos  primeras están en el centro aunque aún no están habilitadas
Dos semanas después de que arribaran a Salto, las cámaras de seguridad que la Policía decidió colocar en diferentes puntos de la ciudad con la finalidad de combatir la delincuencia y poder captar  además imágenes que de otra manera sería imposible hacerlo, comenzaron a ser instaladas por los técnicos a cargo de este tema.
Según pudo saber EL PUEBLO ayer, la empresa Isbel de Montevideo, subcontratada por la firma china ZTE, fabricante de los equipamientos y proveedora de los mismos para el Ministerio del Interior, comenzó la colocación de las filmadoras en los puntos considerados claves en el centro de la ciudad.
En ese sentido, dos de los más de 30 puntos estratégicos que fueron elegidos por la Policía terminaron siendo revelados ayer con la instalación de estas cámaras, las que por ahora no están en funcionamiento, sino que esperarán a conectarse todas en red y así comenzarán a funcionar, registrando imágenes que serán monitoreadas desde la mesa de control de comunicaciones de la Jefatura de Policía.
Fuentes consultadas por EL PUEBLO señalaron que la empresa tiene plazo hasta el próximo 20 de noviembre, para lograr la instalación de la totalidad de las cámaras de seguridad que fueron adquiridas por la policía de Salto, que son 37. Aunque a este plazo están sujetos los eventos climáticos que puedan suceder, y en caso de que así ocurran el tiempo de instalación podría durar un poco más.
Las mismas serán colocadas en varios puntos de la ciudad y más allá de que los puntos críticos tienen la prioridad, también hay distintos barrios salteños que serán alcanzados por esta medida para poder abatir el nivel de delitos que se está produciendo actualmente.
Asimismo, según consignaron a este diario fuentes policiales consultadas al respecto, por el momento resolvieron no colocar cámaras de seguridad en la cárcel departamental, debido a que las mismas son consideradas “necesarias” afuera del recinto.
Y como son solamente 37 los equipos que llegaron a nuestro medio, se pretende tener la cobertura de seguridad en los puntos considerados “claves” de la ciudad primero, antes de ir a otros lugares más específicos.
La instalación de las cámaras de seguridad viene de la mano con la puesta en funcionamiento de los equipos GPS para los móviles policiales, ya que las autoridades policiales estiman que de esa manera habrá un mayor control de las operaciones policiales.
Los funcionarios quieren conocer de primera mano el tiempo de actuación que se da entre un llamado por un hecho delictivo y el arribo de un móvil policial, para esto prevén un monitoreo de las actuaciones contando con tecnología de última generación.
Estiman que la reducción del índice de delitos en Salto “pueda llegar a bajar”, al menos en los puntos más complejos, aunque descartaron por otro lado, que debido a la existencia de cámaras de seguridad se vaya a concretar un corrimiento del delito y que los delincuentes opten por tomar desprevenidas a sus víctimas en lugares donde no puedan ser identificados.
Asimismo, la Policía pretende inaugurar todo el sistema de filmaciones en conjunto y lo hará sin revelar la mayoría de los lugares donde habrá instalado las cámaras de seguridad.
“Sabemos que con esto no vamos a resolver todos los problemas de inseguridad que tenemos, no somos necios ni nos creemos que vamos a resolver todas las situaciones de inseguridad que se den en la ciudad, para eso tenemos que actuar con mayor audacia y estar más activos, pero todo es mejorable, además estos equipos lo que nos van a reportar son más soluciones a los problemas que ya tenemos, por lo menos nos van a ser de mucha ayuda para combatir muchos delitos que se den en los puntos donde estén colocados”, había dicho el jefe de Policía de Salto, Carlos Ayuto, a EL PUEBLO cuando fue consultado sobre este asunto hace algunas semanas.
En la presente jornada, los técnicos de la empresa subcontratada seguirán trabajando para colocar el resto de las cámaras de seguridad en los distintos lugares donde quedaron de hacerlo.

Dos semanas después de que arribaran a Salto, las cámaras de seguridad que la Policía decidió colocar en diferentes puntos de la ciudad con la finalidad de combatir la delincuencia y poder captar  además imágenes que de otra manera sería imposible hacerlo, comenzaron a ser instaladas por los técnicos a cargo de este tema.

Según pudo saber EL PUEBLO ayer, la empresa Isbel de Montevideo, subcontratada por la firma china ZTE, fabricante de los equipamientos y proveedora de los mismos para el Ministerio del Interior, comenzó la colocación de las filmadoras en los puntos considerados claves en el centro de la ciudad.

En ese sentido, dos de los más de 30 puntos estratégicos que fueron elegidos por la Policía terminaron siendo revelados ayer con la instalación de estas cámaras, las que por ahora no están en funcionamiento, sino que esperarán a conectarse todas en red y así comenzarán a funcionar, registrando imágenes que serán monitoreadas desde la mesa de control de comunicaciones de la Jefatura de Policía.

Fuentes consultadas por EL PUEBLO señalaron que la empresa tiene plazo hasta el próximo 20 de noviembre, para lograr la instalación de la totalidad de las cámaras de seguridad que fueron adquiridas por la policía de Salto, que son 37. Aunque a este plazo están sujetos los eventos climáticos que puedan suceder, y en caso de que así ocurran el tiempo de instalación podría durar un poco más.

Las mismas serán colocadas en varios puntos de la ciudad y más allá de que los puntos críticos tienen la prioridad, también hay distintos barrios salteños que serán alcanzados por esta medida para poder abatir el nivel de delitos que se está produciendo actualmente.

Asimismo, según consignaron a este diario fuentes policiales consultadas al respecto, por el momento resolvieron no colocar cámaras de seguridad en la cárcel departamental, debido a que las mismas son consideradas “necesarias” afuera del recinto.

Y como son solamente 37 los equipos que llegaron a nuestro medio, se pretende tener la cobertura de seguridad en los puntos considerados “claves” de la ciudad primero, antes de ir a otros lugares más específicos.

La instalación de las cámaras de seguridad viene de la mano con la puesta en funcionamiento de los equipos GPS para los móviles policiales, ya que las autoridades policiales estiman que de esa manera habrá un mayor control de las operaciones policiales.

Los funcionarios quieren conocer de primera mano el tiempo de actuación que se da entre un llamado por un hecho delictivo y el arribo de un móvil policial, para esto prevén un monitoreo de las actuaciones contando con tecnología de última generación.

Estiman que la reducción del índice de delitos en Salto “pueda llegar a bajar”, al menos en los puntos más complejos, aunque descartaron por otro lado, que debido a la existencia de cámaras de seguridad se vaya a concretar un corrimiento del delito y que los delincuentes opten por tomar desprevenidas a sus víctimas en lugares donde no puedan ser identificados.

Asimismo, la Policía pretende inaugurar todo el sistema de filmaciones en conjunto y lo hará sin revelar la mayoría de los lugares donde habrá instalado las cámaras de seguridad.

“Sabemos que con esto no vamos a resolver todos los problemas de inseguridad que tenemos, no somos necios ni nos creemos que vamos a resolver todas las situaciones de inseguridad que se den en la ciudad, para eso tenemos que actuar con mayor audacia y estar más activos, pero todo es mejorable, además estos equipos lo que nos van a reportar son más soluciones a los problemas que ya tenemos, por lo menos nos van a ser de mucha ayuda para combatir muchos delitos que se den en los puntos donde estén colocados”, había dicho el jefe de Policía de Salto, Carlos Ayuto, a EL PUEBLO cuando fue consultado sobre este asunto hace algunas semanas.

En la presente jornada, los técnicos de la empresa subcontratada seguirán trabajando para colocar el resto de las cámaras de seguridad en los distintos lugares donde quedaron de hacerlo.