Policía tiene escasos recursos para frenar la ola delictiva que, según el Ministerio del Interior, aumentó en Salto

Policía tiene escasos recursos para frenar la ola delictiva que, según el Ministerio del Interior, aumentó en Salto

Brigada de Tránsito con un solo vehículo para traslados.

Una moto Yasuky con chapa oficial para en la escena de un accidente ocurrido hace algunas horas. A bordo un funcionario policial de la Brigada de Policía de Tránsito que venía a cumplir con el deber de atender lo ocurrido. Lo miran y le preguntan por motos de color blanco, de origen chino, adquiridas por el Ministerio del Interior en el año 2011, en las que habitualmente se desplazan estos funcionarios.
Pero al rato, EL PUEBLO pudo saber que las mismas están fuera de circulación por tener desperfectos mecánicos y se encuentran en el taller de la Jefatura de Policía esperando ser reparadas y en ese aspecto, para poder atender los siniestros ocurridos en toda la ciudad, los funcionarios que prestan el servicio en la Brigada de Policía de Tránsito, cuentan solamente con una moto, la misma que estaba parada sobre una de las aceras del lugar donde había ocurrido un accidente y que utilizaban para servicio de cadetería.
El caso llamó la atención de EL PUEBLO ante la creciente cantidad de siniestros de tránsito que ocurren cada día, además por tratarse la Policía local de una institución cuyo servicio ha cobrado una magnitud de importancia considerable por la creciente población con la que cuenta el departamento.
CONTINÚAN LOS PATRULLAJES DE PREVENCIÓN DE DELITOS
Por tal motivo, EL PUEBLO consultó al Comisario Mayor, Gustavo López, quien informó respecto a la marcha de los patrullajes que se vienen llevando adelante en la ciudad, en el marco de diversos operativos tendientes a la prevención de los delitos, los cuales comenzaron a intensificarse en oportunidad de las pasadas fiestas tradicionales.
El jerarca manifestó que se encuentran abocados a tal fin entre 40 y 50 efectivos policiales en toda la ciudad por cada turno de 8 horas, quienes recorren los distintos puntos de la ciudad de Salto, diversificándose en recorridas a pie, motorizados y en móviles, función a la que se le suman los funcionarios apostados en las distintas comisarías.
Dichos operativos, que cuentan con los policías recientemente egresados del Instituto Departamental de Educación Policial, buscan garantizar el resguardo de la población, con una mayor presencia de las fuerzas del orden, ante el inminente aumento de los delitos, especialmente de los hurtos y de las rapiñas, que tiene a nuestro departamento como uno de los lugares de mayor proliferación de los mismos, de acuerdo a los últimos datos emitidos por parte del Ministerio del Interior en un informe reciente.
Allí detallan que el aumento de los robos en Salto en el año 2016 fue del 35 por ciento, una cantidad considerable teniendo en cuenta que se trata de un aumento del tercio de la cantidad de robos que eran cometidos.
Al tiempo que también se registraron un aumento de las rapiñas del orden 26%, es decir que aumentó en un cuarto de las que se registraban hasta el año 2015, cifra por demás considerable teniendo en cuenta la población existente.
Pese a ese aumento de los delitos, que para el Ministerio del Interior se trata de un corrimiento de los delitos desde la capital del país hacia el interior, la Jefatura de Policía de Salto cuenta con los mismos recursos materiales y humanos para enfrentar esta situación.
CÁRCEL LLENA
Por otro lado, desde el Centro de Rehabilitación de Salto informaron a este diario días pasados que el local se encuentra con cerca de 300 internos lo que supone un número muy importante que colma su capacidad locativa, teniendo en cuenta que en el mes de enero no hay funcionamiento de los juzgados por la Feria Judicial y en ese aspecto, los pedidos de libertad o las salidas transitorias quedan en un cajón hasta que se retomen la actividad el próximo 1º de febrero.
Este tipo de situaciones complica aún más el trabajo de la fuerza policial, que si bien debe actuar de igual manera ante la ola de denuncias, los recursos que faltan se hacen notar en las respuestas policiales.