Ponen en funcionamiento bonos de contribución para reconstruir el muro de la Casa San José

La Comunidad de hermanas Cooperatrices Parroquiales de Cristo Rey está instalada en la Casa de Retiros San José, en la zona del Parque Solari de nuestra ciudad y en estos momentos se halla abocada a una obra que estaba siendo imprescindible.
La hermana Claudia de la Peña nos informó que la Casa es la primera que el padre Vallet fundó en Uruguay en el año 1928. La actividad central es la de brindar ejercicios espirituales para hombres adultos y retiros para jóvenes y para matrimonios. Es sede de encuentros diocesanos y de jornadas de sacerdotes, ya que cumple con las condiciones para que la gente esté cómoda y para que se pueda trabajar bien.
Nos indicó que “el problema que tenemos es que tuvimos que tirar abajo el muro perimetral existente, ya que no tiene cimientos buenos y no tiene columnas. Posiblemente la vibración de los camiones que pasan y de las máquinas de una industria cercana hayan afectado su estructura”. El proyecto es que desde el día de hoy se proceda a la colocación de las columnas, para luego colocar las planchas de hormigón.
Para poder financiar esta obra se están ofreciendo unos bonos de contribución que tienen dos premios: un LCD (que sortea el 11 de junio) y un Cuatriciclo (sortea el 13 de agosto). Cada bono tiene dos números y se vende a $ 200. Ya hay varias personas que están vendiendo, como la hermana María Jesús Muñoz (otra integrante de la Comunidad) que ha salido a vender por la zona de Corralito, y se venden  también en nuestra casa, ubicada en Ferreira Artigas 1331.
Contamos con la solidaridad de la gente salteña, que nunca nos ha fallado. Con el trabajo de los grupos que vienen a la casa nos da para la mantención de la comunidad de hermanas; pero para mantener el edificio es necesario contar con otros beneficios, como el tradicional chocolate que las damas auxiliares preparan, la venta de bonos y una cena. Con estos ingresos vamos año a año cubriendo los gastos  mejorando las condiciones del edificio y de infraestructura.
Manifestó finalmente la hermana que el tiempo y el ritmo de trabajo dependerá de lo que se vaya recaudando, estimándose en un mes la construcción del muro, que se ubica al frente de la casa y en sus laterales. Agradeció “a toda la gente que está colaborando en la venta de bonos, a todas las personas que ya nos compraron y a todas aquellas que nos van a comprar, ya que para nosotros es una ayuda fundamental. Sin esa colaboración no se podría llevar adelante esta obra”.