Precio de las naranjas aumentó 6 veces en mes y medio en Salto debido a la escasez de fruta afectada por la mosca

«Tenés naranjas?”, preguntó el cliente que venía cansado, de verdulería en verdulería, buscando conseguir naranjas a buen precio. “Pepitas de oro querrás decir”, le comentó el verdulero haciendo alusión al precio. Y prosiguió: “tenés la Valencia a 59 pesos el kilo”. “¡¿59?!” le dijo el cliente, indignado por el precio de esa fruta justamente en la capital del citrus.
“Sí, 59, es que hay un problema con una peste o algo así, entonces hay dos empresas que están capitalizando todo el mercado y la gran mayoría de la mercadería la exportan, porque tienen mercado para eso. Y el resto lo importan al sur y al este del país porque se está vendiendo bien. Y acá te dejan la resaca”, espetó el vendedor.
“Yo lo aclaro, porque te entiendo por la cara que pusiste, cómo justo en Salto vamos a estar pagando 59 pesos un kilo de naranjas, pero no nos dan alternativa, porque una plancha de Valencia cuesta 750 pesos”, comenta el verdulero mientras le muestra la boleta al ofuscado cliente, que compraba la mercadería sin tener mucha alternativa.
En la capital del citrus, el precio de las naranjas se fue por las nubes y por esa razón, EL PUEBLO consultó a personas referentes de la producción hortícola del departamento, las que si bien aclararon que los productores citrícolas son los más indicados para tratar el tema, dieron a conocer las razones por las cuales el mercado del citrus está en alza.
A fines de noviembre se llegaba a pagar en cualquier almacén dos kilos de naranjas 20 pesos. Hoy un kilo vale 6 veces más. Para conocer más en detalle el problema por el que atraviesa el mercado de la naranja en Salto, hablamos con un referente del movimiento Salto Hortícola, Ítalo Tenca.
LAS ÚLTIMAS VALENCIA
“El problema que hay es con la naranja Valencia, es la que está costando carísima por su escasez. La Valencia, es la última de todas las variedades es la que sale más avanzado el fin de año. A partir de noviembre ya hay, noviembre o diciembre. Incluso para exportación empieza a salir a partir de octubre”, comentó el productor consultado.
“Pero lo que sucede es que la naranja Valencia es una fruta que atraviesa todos los meses de calor. Pero el gran inconveniente este año, más allá de la peste que rumorean que es el HLB (huanglongbing es una enfermedad provocada por bacterias y afecta a las plantas cítricas como el limón, la naranja y la mandarina y todavía no existe en el Uruguay. Se le conoce por las iniciales HLB y también por el nombre inglés de Greening. Produce daños como deformaciones en los brotes, coloraciones variadas en los frutos y otras anomalías). Aquí hoy el problema es que ha habido grandes ataques de moscas en las frutas, entonces cuando a la naranja la pica la mosca la fruta cae al suelo y esa fruta se pierde”, dijo Tenca.
Dijo además que el problema pasa porque “las curas para las moscas son muy costosas, lo que se suma a que el sector citrícola venía de un año muy complicado, porque venía con valores muy deprimidos en el mercado y eso hizo que mucha gente dejara de curar y eso hizo que los montes, las frutas que había sobre las plantas cayeran y la que hoy hay en plaza es la de algunos productores grandes y que han ido manteniendo y a pesar de las dificultades lo curaron porque tenían resto económica u otras cosas, entonces como consecuencia de todo esto es que quedó muy poca fruta de ese tipo, es decir naranja Valencia en el país, por eso es que cuesta tan cara”.
NO HAY HLB
No obstante, Tenca afirmó que la situación por la que está atravesando el mercado de la naranja “no es atribuido al HLB”, aunque dijo que el caso del HLB “es una enfermedad que está en la región, donde Uruguay se está cuidando y el INIA está haciendo muchos trabajos, pero no tiene nada que ver con esto. Esto es específicamente a que hubo mucha mosca en las frutas por las altas temperaturas, picó mucha fruta y esa fruta cayó al suelo, esa fruta ya no está. Entonces la que hoy hay es muy poca y cuesta mucha plata, concretamente es ese el problema de la naranja y es la única variedad que hay ahora”.
Aclaró que cuando vengan nuevas variedades como la Satsuma, que empieza a parecer a mediados de febrero y que es la primera variedad de mandarina temprana que aparece. A partir de ahí, los valores en los cítricos se van a empezar a normalizar, porque “después entran las otras variedades de mandarina, pero por ahora la única que hay es la Valencia y que es la que se cayó”, aclaró el productor.
“Este es un proceso que para ser revertido, tiene que aparecer otra variedad en plaza y cuando lo haga será la Satsuma que es la primer mandarina que sale y a principios de marzo empiezan a aparecer otras variedades. Por ahora la que uno va a comprar a la verdulería es la Valencia y que cuesta muy cara”, dijo.
Añadió que en Salto “no se han detectado focos de HLB”. Y agregó que “no hay en el Uruguay, pero nuestra región preocupa mucho porque sí hay en Argentina y en el sur de Brasil, lo que hay acá en Salto es el vector que se llama Diaforina Citri que es el vector que se ha detectado, pero por ahora no trasmite la enfermedad. Y por eso digo que no es cierto que el problema de escasez de naranja se deba al HLB sino que obedece a otros factores como la falta de cura, el aumento de la presencia de moscas que las han picado e hicieron perder la fruta. Por lo tanto hay escasez y la falta de naranjas produjo que los precios sean altos”.