Preocupa la proliferación de alcohol, violencia doméstica y niños en la calle

Villa Constitución, por Catalina Trinidad. En nuestra villa las reuniones bailables que apuntan a la diversión de los chicos, pero lamentablemente  se originan enfrentamientos, riñas, grescas,  niños y adolescentes en la vía pública expuestos a los peligros de la noche y sus vicios, algunos casos de violencia doméstica fue lo que nos llevó y motivó en ir en busca de respuestas y posibles soluciones.
Partiendo de esta base acudimos a profesionales y jóvenes.
En primera instancia charlamos con el secretario de la junta local, Luis Valerio, con quien se entabló el siguiente diálogo.
– ¿Qué opina sobre el alcohol como elección de diversión por parte de jóvenes?.
– Si partimos de la base de las responsabilidades de cada uno de nosotros como integrantes de una sociedad, seamos padres o tutores debemos tener muy en claro que la familia es la base de toda sociedad, como padres nos debemos al cuidado y la educación de nuestros hijos hasta su plenitud ó sea capacidad corporal, intelectual y sociales mas un deber y un derecho para con nuestros hijos.
Ahora bien, si nosotros como padres permitimos y aceptamos que nuestros hijos a muy corta edad frecuenten lugares que seguramente estarán expuestos a los vicios de la noche, tarde o temprano no resistirían la tentación de probar y ver que pasa, ese paso puede ser la diferencia en un potencial alcohólico.
Nuestra sociedad lamentablemente posee una cultura de este tipo por lo que s e hace muy difícil preparar a nuestros hijos ante ella además de otras cosas teniendo en cuenta que la calle brinda hoy muchas tentaciones y el mercado es “prometedor”.
– Cómo comienza la costumbre del alcohol en los chicos
– Muchas veces en reuniones familiares vemos como normal ofrecer una bebida alcohólica y lo hacemos como gracia por estar en familia pero no nos damos cuenta que los incentivamos a dicha cultura y más aún que son nuestros imitadores. Estamos necesitando de ejemplos o referentes, está en nosotros guiarlos y tomar la decisión correcta  y difícil frente a lo que ofrece el mercado televisivo
– ¿Si salvamos la parte familiar?.
– No menos importante es la sociedad en donde nos movemos si dijimos que somos parte de ella también somos responsables de como es o como pretendemos que sea ya que entre todos la creamos.
– ¿Y en nuestra sociedad los actores que existen aportan algo para ayudar a los chicos?
– Existen actores concretos y con deberes claros agentes que hacen al control de las bocas expendedoras de este elemento que hoy es reguero en tierra de nadie, se vende en cualquier lugar, a cualquier hora a menores o mayores da igual, ni por asomo nos acordamos de nuestro progimo ni detenernos a pensar del daño que hacemos al que se le vende, a la familia y ala sociedad a la que seguramente se criticará muy sabiamente sobreponiendo sus intereses personales por encima de toda ética.
– Si hablamos de responsabilidades agentes o actores concretos.
– Evidentemente existe alguien que no cumple con su deber, al que seguramente entre todos le  estamos pagando el sueldo. Si ha esta altura tenemos el alcohol circulando libremente por las calles a cualquier hora y en cualquier lugar sin distinción de edades lo veremos como algo normal, nos reímos festejamos hasta incluso lo promovemos pero luego señalamos, si bien es cierto el alcohol puede actuar de varias formas dependiendo de cada organismo ya que no todos son iguales provocando reaccionas distintas, las que mas sobresalen son las conductas violentas que siempre expresan algo reprimido y lo vuelcan al primero que se le cruza detonando en algo a lamentar, también puede detonar en un acto de exhibicionismo detrás de un volante de un auto o de una moto truncando vidas a corta edad.
Pero ante todo esto seguimos mirando para otro lado actuando con total indiferencia quizás por que en esa oportunidad no nos tocó directamente por no ser nuestro hijo el protagonista, culpar a otro y decir el problema está en frente, es ahí donde le erramos.
Para terminar somos parte de la cosa con derechos y deberes y obligaciones depende de nosotros que sociedad queremos “Nada debemos esperar si no es de nosotros mismos”.