Preocupa riesgo de contaminación de acuíferos y agotamiento de reservas naturales por “explotaciones no convencionales”

El grupo sanducero “Paysandú Nuestro”, desde hace dos años está movilizado a trabajar en temáticas relativas al medio ambiente que significan un considerable daño y de notorias complicaciones hacia el medio ambiente.

Se ha investigado y trabajado sobre la realidad de los agrotóxicos y el tema del fracking.

Javier Dalmás, quien integra dicho movimiento en Paysandú se refirió a las movilizaciones, actividades y charlas respecto al tema, que se están llevando a cabo en el interior del país, que ha despertado inquietudes a nivel de todos los departamentos.

Se ha generado un honda inquietud, teniendo en cuenta que los sistemas de explotación de los recursos están colapsando  el medio ambiente y hacen peligrar los acuíferos.

Se percibe una dicotomía en algunos caminos que ha tomado el actual gobierno en cuanto al cambio en materia energética hacia una matriz basada en energías renovables “que nos está llevando a que dentro de tres años seamos el país con una participación de más del 50% .

Ello por una parte es motivo de satisfacción para Uruguay en este mundo donde impera el cambio climático.

Por otro lado se observa cómo está tendiendo a este tipo de explotaciones de hidrocarburos llamadas no convencionales y se les llama así porque a nivel mundial se están agotando las reservas”.

Dónde se encontraba petróleo se extraía con bombas y manaba fácilmente.

En este caso se denomina no convencional porque el petróleo o gas está impregnado en rocas, éstas últimas llamadas esquistos que tienen un alto contenido de hidrocarburo.

El gas de esquisto, diferente del aceite de esquisto, y también conocido en inglés como shale gas, es una forma de gas natural que se extrae de terrenos donde abunda el esquisto.

Se encuentra en los esquistos arcillosos sedimentarios, aunque el interior rocoso del esquisto presenta baja permeabilidad.

Por ende, para la extracción comercial de dicho gas, es necesario fracturar la roca hidráulicamente, acción que genera un fuerte debate medioambiental.

FRACTURA HIDRÁULICA

Y LOS RIESGOS DE

CONTAMINACIÓN

Esta técnica que se esté proponiendo para Uruguay, llamada fractura hidráulica, lo que hace en definitiva es una perforación hasta esa capa de roca, luego una perforación en horizontal dentro de esa capa que lleva a veces dos o tres kilómetros de largo y en ella se inyectan explosivos, se produce la fractura de la roca y después para poder extraer ese gas que aún no está disponible, se inyecta cientos de miles de litros de agua con solventes, productos químicos y fórmulas secretas porque las empresas no quieren revelar cuál es la misma por más que se hayan investigado luego  los residuos de las aguas.

Son elementos que tienen compuestos extremadamente perjudiciales para la salud.

En zonas de riesgos sísmicos, se ha comprobado que este sistema ha provocado terremotos.

Aquí el riesgo mayor responde a la contaminación, si a donde se produce la fractura se le inyectan esos 600 productos químicos en la roca, es imposible controlar lo que acontece en las profundidades “y esa realidad es reconocida por las propias empresas que lo hacen”.

De esos miles de litros de agua que se utilizan durante el proceso, no se tiene ninguna garantía de que no suceda lo que en otros países, donde se ha suscitado una contaminación profunda de acuíferos y en este caso puede afectar seriamente el Acuífero Guaraní, puede ir hacia los acuíferos superficiales e inclusive salir a la superficie.

“Si por un lado avanzamos hacia las energías renovables y por otro se dan varios pasos atrás hacia una técnica basada en combustibles fósiles y de las más dañinas para el medio ambiente, se plantea una disociación en la forma de percibir el futuro energético del país en el gobierno.

Ello como sociedad nos preocupa porque se compromete el futuro nuestro y de la humanidad, en materia de agua dulce” – enfatizó Dalmás.

El Movimiento “Paysandú Nuestro” está atento a todos estos temas, pues esto se manejó en un contrato secreto con la empresa norteamericana con la que se firmó, que es especializada en fractura hidráulica y hubo que recurrir a dos instancias judiciales para poder acceder a las cláusulas que establecen el poder de decisión de la empresa acerca de cómo se va a explotar y que se va a hacer con ese recurso.

El movimiento considera que es una escisión de soberanía sobre un importantísimo territorio de nuestro país, más de un millón y medio de hectáreas.

Si se comprueba fehacientemente que nuestros acuíferos el día de mañana están contaminados, ello va a ser elevado al Centro Internacional de Referendos y Controversias, un organismo supragubernamental privado donde el país deberá invertir millonarias sumas para poder defenderse, quizá con pocas posibilidades en la demanda.

Es entonces, una escisión de soberanía a espaldas del pueblo, que debe recurrir a la Justicia para poder conocer de primera mano, la forma en que se han manejado las cosas y los contratos que se han firmado, un detalle para nada menor.

Una pregunta que surge de la inquietud es que si la comunidad conoce a ciencia cierta la propuesta de megaminería existente en cada departamento.

SENSIBILIZACIÓN

“Paysandú Nuestro está trabajando actualmente en una etapa de sensiblización, pues  se entiende que hay que trasladar toda la información a la sociedad y “que ésta pueda de alguna forma aquilatarla y determinar su importancia”.

Se tratará de recorrer los departamentos, juntar firmas, dialogar a nivel de las Juntas Departamentales, pero primeramente hacer surgir una demanda desde la ciudadanía.

El modelo capitalista imperante  – que no distingue izquierdas ni derechas – está sobrepasando la capacidad del planeta de generar recursos, evidenciados en el cambio climático.

A lo largo y ancho del país se están exponiendo los diferentes proyectos puestos en práctica, las megafábricas de celulosa, los monocultivos de eucaliptos, los cultivos de soja y los agrotóxicos, con un hilo conductor de que nos estamos percatando que estos sistemas no son viables, no para nosotros ni las generaciones que nos sucedan.

Lo cierto es que el sector político no está aún registrando el tema, habrá que generar más conciencia y movilización.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...