Presentaron ayer cooperativa “Las Gaviotas”, integrada por 24 trabajadores

Clasificadores con alas propias

6Tras dos años de dedicación a la tarea cristaliza el proyecto cooperativo

Gustavo Sánchez estaba contento. Hace 10 años que trabaja como clasificador en el vertedero municipal y lo hace en condiciones bastante paupérrimas. Pero como haya que ganarse el pan porque los niños tienen que comer, el esfuerzo bien valía la pena. Gustavo es el presidente de la flamante cooperativa Las Gaviotas, de los Clasificadores Unidos Salteños.

Ayer se lo vio contento, por el hecho de ver nacer a la vida formal la cooperativa, con la que junto a otras 24 personas y sus respectivas familias trabajaron durante varios años y ahora es una realidad.

Es que ayer en Casa de Gobierno se dio la buena nueva. Ahora estas personas cumplen una tarea digna pero bastante complicada por las condiciones en las que se realizan.

Junto al intendente de Salto, Germán Coutinho, que los animó a seguir saliendo adelante y a mantener el espíritu de sacrificio y de unidad que han mantenido hasta ahora para conquistar sus metas, los clasificadores que se desempeñan en el Vertedero Municipal presentaron a los salteños su cooperativa.

Tras casi dos años de trabajo de trabajo constituyeron y fortalecieron un grupo que permitirá que 24 personas y sus respectivas familias logren mejoras sustanciales en sus condiciones de vida.

De la individualidad a la cooperativa

Según se informó desde la Intendencia de Salto, la conformación de la cooperativa Las Gaviotas que nuclea a los clasificadores de Salto, es uno de los resultados de un largo proceso de trabajo que fue iniciado en el mes de enero del año 2009, a través del proyecto denominado “Un Salto para todos” de la Intendencia de Salto y la Unión Europea a través del Programa “Uruguay Integra”.

Con el valioso aporte del equipo técnico del Programa “Uruguay Clasifica”, impulsado por el Ministerio de Desarrollo Social, secretaría de estado que es socia de la Intendencia de Salto en la concreción de esta iniciativa, se logró constituir y fortalecer un grupo que ahora conforma una cooperativa de trabajo, una forma jurídica que les permitirá hacerse cargo de la gestión de la planta de clasificación de residuos que se está construyendo en el lugar.

Hasta ahora la tarea de clasificación se cumple en condiciones de suma precariedad, en medio de la propia basura y con bajos niveles de productividad. Se estima que del total de los residuos que ingresan al vertedero, sólo se clasifica un 2 %. Esa situación cambiará radicalmente con la puesta en funcionamiento de la planta de clasificación que la intendencia construye en el mismo vertedero y que permitirá a los trabajadores llegar a tener condiciones dignificantes para el desarrollo de su tarea.

La operativa de la planta demandará un alto nivel de organización que redundará en el incremento de los niveles de material clasificado y, en consecuencia, de los ingresos que puedan llegar a obtener los clasificadores.

Esta oportunidad de unirse en una cooperativa genera en ellos un empoderamiento del lugar en el que trabajan con las consecuencias lógicas de esto, y fortalece los lazos en el grupo humano de trabajo de un mismo sector. Ya que los integrantes del grupo recordaron que antes de iniciarse la intervención del proyecto, no existían lazos fuertes que los unieran.

En general tenían “una muy baja autoestima y evitaban acercarse a sus pares”, cataloga un informe. “La tarea se desarrollaba de manera individual y competitiva”, refiere el mismo diagnóstico.

A partir de esa situación, el trabajo de los técnicos se orientó al abordaje de conceptos tales como autoestima, organización, participación, comunicación y relaciones humanas. El aporte de los profesionales ayudó a que los clasificadores modifiquen positivamente la imagen de sí mismos y ahora se preparen para vivir un momento trascendente en sus historias personales.

Tras el acto de aprobación de los estatutos de la cooperativa y la elección de sus autoridades, los protagonistas informaron sobre el logro alcanzado.

Por esta razón, ayer por la tarde en Casa de Gobierno, con la presencia del Intendente Germán Coutinho, el director de Desarrollo, álvaro Compá, el coordinador del proyecto, Alejandro Secco y el representante de los clasificadores Enrique Fagoaga, fue presentada formalmente la cooperativa Las Gaviotas.

Allí, dejaron claras muestras de agradecimiento por la oportunidad de poder contar con apoyo institucional para mejorar su calidad de vida, mientras que las autoridades también dijeron lo suyo. Secco agradeció a “todos por la oportunidad de poder sacar adelante ese proyecto” y dijo que eran un “buen ejemplo” de “trabajo en equipo”.

Mientras que el jefe comunal, los alentó a seguir adelante y dijo que “eran el claro ejemplo de que se puede salir adelante y crecer juntos, todos por un mismo país”. Luego les entregó un diploma a cada uno donde consta su participación en el proyecto.