Presidente del Fondo Nacional de Recursos indicó que Salto cuenta con excelentes posibilidades para el IMAE

Presidente del Fondo Nacional de Recursos indicó que Salto cuenta con excelentes posibilidades para el IMAE

Foto: Alejandro Noboa (Director de la Regional Norte de la Universidad de la República) y Dr. Enrique Soto (Fondo Nacional de Recursos)

Centro de Referencia tiene que asegurar una buena calidad de salud

Dr. Enrique Soto, presidente (alterno) de la Comisión Honoraria Administradora  del Fondo Nacional de Recursos (FNR), hizo un momento en ocasión de la charla abierta celebrada en el Aula Magna “Esc. Eugenio Cafaro” de la Regional Norte, y manifestó que “el FNR es una institución que existe desde hace 30 años en Uruguay, y tiene una función muy específica de acompañar los proyectos de medicina altamente especializada  muy costosos y buscar que ese dinero se distribuya en forma equitativa en la población buscando que la misma pueda acceder a aquellos tratamientos y diagnósticos muy costosos que de otra manera no podrían acceder”.

ELABORACIÓN DE UN PROYECTO JUNTO A LA SOCIEDAD

Indicó que “quisimos venir a Salto a dialogar con la sociedad y con la comunidad para explicar lo que es el FNR y decirles que forma parte del Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS), de la planificación de salud que se está llevando adelante, y en ese marco tenemos el interés de solucionar problemas concretos de la población, en este caso especial la cardiopatía isquémica, en particular el infarto del miocardio, que es una de las patologías prevalentes en determinada edad en nuestra población y que con una prevención adecuada y con un tratamiento oportuno podemos lograr disminuir su incidencia”. Relató que se está en “la elaboración de un proyecto que contemple estos aspectos y la idea es acercarlo a aquellos lugares del país en donde por razones de distancia y de tiempo están lejos de tener acceso a las mejores soluciones que deseamos”. La visita “busca seguir elaborando ese proyecto en conjunto con la sociedad, desde una perspectiva regional, y viendo como podemos instrumentar la ubicación de Centros de Referencia para el tratamiento de la cardiopatía isquémica”.  El FNR está “manejando y analizando desde el punto de vista técnico, la posibilidad de ubicar un centro o más, para acercar a la población recursos de tratamiento de los que hoy no dispone”. Esto requiere un análisis técnico y debe comprenderse así, porque “abrir Centros de Referencia de este tipo tiene como objetivo tener un buen control de calidad de asistencia, para que se brinde la mejor, con los estándares más altos posibles”. Abrir un Centro Cardiológico o un IMAE (Instituto de Medicina Altamente Especializada) “tiene una serie de implicancias, responsabilidades, seguimientos que tenemos que asegurarnos que cumpla la función que debe cumplir. Hay estándares internacionales mínimos que se requieren para que tengan realmente éxito. El FNR se ha “preocupado en resaltar los elementos positivos que poseemos para consolidarlos, pero es necesario que se avance en los aspectos referidos a la descentralización y la equidad”. Expresó preocupación porque “la masa de dinero que administra el FNR no llega en forma igual a los usuarios del sector público que del sector privado y tenemos que ver porqué pasa eso y solucionarlo”. También preocupa que “gran parte de esos recursos son utilizados por los usuarios del sur del Uruguay, principalmente de Montevideo y departamentos que lo circundan y menos en el resto del país.

CENTRO DE REFERENCIA EN EL NORTE DEL RÍO NEGRO

En relación a la idea que se tiene de los IMAE cardiológicos “estamos convencidos que tiene que existir un centro de referencia al norte del río Negro, siempre que aseguraremos la mejor calidad posible que se le pueda dar a esos pacientes”. Hay varios elementos a tener en cuenta, entre ellos “el relacionado con el número de procedimientos que se hacen, ya que los resultados están directamente relacionados con el volumen, sea por las pruebas de aprendizaje de los técnicos y por la experiencia que van acumulando”. Se está analizando la posibilidad de introducir en el proyecto no solo la tecnología clásica del IMAE, sino también fármacos (fibrinolíticos) que se utilizan en otras partes del mundo en estas situaciones, en donde las personas están lejos del Centro de Referencia pero monitoreados, a través de toda una red asistencial que posibilite la implementación y eficacia de esos fármacos”. Suministró algunos datos significativos de la región: “tenemos aproximadamente unas 600 mil personas que son susceptibles de tener infartos, y según datos estimativos Uruguay tiene unos 3 mil infartos al año de los cuales unos 500 son al norte del río Negro. La cantidad de angioplastias que se realizan en la región son unas 300 aproximadamente, lo cual justificaría la ubicación de un centro de referencia”. De todas maneras “lo que estamos viendo en esta etapa son las fortalezas existentes a nivel departamental, en todo el norte del país, donde están ubicados los Centros de Tratamiento Intensivo, los Centros de Cuidados Especiales en localidades más chicas, cómo podemos dotar a esos centros de los elementos indispensables para hacer un seguimiento de los pacientes, y tener una comunidad médica y un equipo de salud instruido en los protocolos de tratamiento en fácil comunicación con el Centro de Referencia, para poder monitorear. Esto implica una red bastante compleja en la cual no solo actúa el IMAE sino que adquiere  otras responsabilidades. Tenemos que recoger la opinión técnica, que estamos relevando y la idea es empezar a transitar en conjunto con la sociedad una solución. La mejor manera siempre es trabajar en conjunto, escucharnos, elaborar  protocolos serios que garanticen una salud a la población del mejor nivel. Tenemos que apostar a un Centro de Referencia que sea el mejor, para segurar una buena calidad de salud”.

POSIBILIDADES DE UN CENTRO EN SALTO

Ante la pregunta de si ese Centro puede estar en Salto, Soto respondió que “cuenta con excelentes posibilidades para que esté acá, pero tenemos que hacer un análisis técnico, porque no solo hay que preocuparse de que el centro esté referido a la población de Salto sino a la población de toda la región. Hay que ver cómo aprovechamos de la mejor manera posible lo que tenemos, lo mejor de Salto, con lo mejor de otros departamentos, sin confrontar, sin oponerse, y construir entre todos salud”. Respecto del costo que conlleva la instalación expresó que “lo importante es no solo el costo final en términos de dinero, sino también en costo de eficacia. En salud no solo hay que mirar el costo en dinero, sino que lo que se invierte realmente sirva. Podemos hacer grandes inversiones en dinero pero que tienen desde el punto de vista del resultado sanitario es muy bajo, y ahí estamos fracasando y dilapidando los recursos. Eso no lo podemos hacer. Si se invierte tenemos que asegurarnos que se logre el mejor rédito, que es la salud de la gente”.