Primeros días de octubre llegarán a nuestro país 5 familias sirias (42 personas), en gesto de cooperación internacional

Visitó nuestra ciudad convocada para realizar varias conferencias la magíster Susana Mangana, Directora del Departamento de Negocios Internacionales e Integración, responsable de la Cátedra de Islam y Mundo Árabe del Departamento de Formación Humanística, con un Doctorado en Estudios árabes e Islámicos, Universidad Autónoma de Madrid (España), Magíster MBA, Universidad Pontificia de Comillas (Madrid, España).  Magíster en Comercio Exterior e Integración, Instituto Integración (Montevideo, Uruguay). Licenciada en Economía y Filología Árabe, University of London (Reino Unido).
Una de dichas conferencias la realizó el pasado viernes por la tarde en la sede Salto de la Universidad Católica del Uruguay sobre el tema “Familias Sirias refugiadas: Uruguay ¿país de acogida?”, mientras el sábado en la mañana disertó en el CeRP (Centro Regional de Profesores) sobre el tema “Algunos puntos calientes en medio oriente y Africa, Congo, conflicto Palestino Israelí, la situación de Jordania”.
EL PUEBLO, dialogó con la especialista, quien formó parte del grupo encabezado por el Ministro de Relaciones Exteriores Luis Almagro, el pasado mes de abril en la zona del campo de refugiados Jordano de Zaatari, a una hora de la frontera siria y que estuvo a cargo de la selección de las 5 familias que llegarán a nuestro país en el mes de octubre.
URUGUAY TUVO UN
GESTO SOLIDARIO
Mangana, comentó que hace dos semanas viajó a Líbano para participar del proceso de entrevistas y selección de las familias sirias que vendrán a asentarse voluntariamente a nuestro país. Lamentó la crisis humanitaria sin precedentes que se da en la zona, dijo que ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) ha hecho varios llamados en los últimos tres años que lleva esta guerra civil (desde abril de 2011), con un saldo nefasto en cuanto al número de personas fallecidas y casi 10 millones de desplazados y refugiados en la región.
La Mag. señaló que estos refugiados viven en una situación de extrema vulnerabilidad y resaltó el apoyo del gobierno uruguayo a esta situación con lo que llamó “un gesto solidario que es muy bien recibido a nivel de la comunidad internacional” por el esfuerzo de recibir e integrar refugiados, que lo único que quieren es “vivir en paz, poder enviar a sus hijos a la escuela y poder ver crecer a sus familias”.
UN PANORAMA TRISTE QUE
LLEVA A QUERER COLABORAR
“Nosotros viajamos al Valle de la Beca, a los asentamientos irregulares de refugiados instalados cerca de la frontera con Siria, donde llegan a diario alrededor de 5.000 personas buscando refugio. Se ve una situación muy triste, ver tantos rostros de niños desanimados, muchos de ellos viven sin un padre o una madre, tienen que apoyarse entre los hermanitos, son casi todos niños de muy corta edad y prácticamente ninguno está escolarizado, por lo cual hay una generación entera de sirios que está perdida, son infancias robadas y yo creo que todos los países que puedan tender una mano a los niños sirios es un gesto importante y necesario.
Los niños no evidencian desnutrición galopante, pero se ve que comen de una manera muy limitada, comen demasiada papa o boniato, demasiadas cosas que no son tan nutritivas. Son personas que no tienen  recursos económicos y dependen de las agencias internacionales, lo cual es un panorama que nos debe generar conciencia, porque esta guerra todavía va para largo y podría durar entre 5 y 10 años, lo que puede además de generar más muertes y miseria, ahondar el terreno para que surjan otros grupos más radicales aún que exploten la situación de caos y lancen actos de barbarie.
Allí no se puede tener miedo, no podemos darnos ese lujo cuando hay tantas familias que están pasando realmente mal y los niños te siguen y sonríen cuando ven que alguien llega, eso solo nos da las ganas de poder ayudar”, comentó Mangana al describir la situación en la región.
SE SELECCIONARON 5
FAMILIAS (42 PERSONAS)
El proceso de entrevistas y  selección de las familias se realizó durante una semana en la Embajada de Uruguay en Beirut (Líbano), luego de un proceso de pre selección realizado por ACNUR de entre las familias interesadas en participar de este programa. Según dijo Mangana, las familias que participaron de esta selección no forman parte de las clases más marginadas, ya que no les es fácil acceder a este procedimiento y destacó que lo que los especialistas buscan son familias que puedan adaptarse a la forma de vida y las circunstancias económicas, sociales y culturales de Uruguay y la posibilidad de continuar su desarrollo en nuestro país.
“A principios de octubre estarían llegando 5 familias a Uruguay con un total de 42 personas que las integran y que serán alojadas en el Hogar de la Congregación de los Maristas a las afueras de Montevideo. Un lugar con mucho verde y apacible para iniciar este proceso, donde comenzarán a tener clases de español para poder comunicarse mejor. Son familias jóvenes que tienen muchos niños a su cargo, que se van a ir adaptando rápidamente. Son padres y madres con sus hijos y una señora viuda con 5 hijos a su cargo”, informó Mangana.
Este es el primer grupo que llega de refugiados sirios y en el mes de febrero vendrá otro más hasta completar un total de 117 personas.
Señaló que en la selección se buscó primeramente familias, y dentro de ésta se prestó mucha atención en la edad de los hijos, porque dijo, “son familias de 10 o 12 integrantes y en Uruguay van a necesitar que trabaje alguien más además del padre”, destacando también que los niños deben estar en una edad que les permita adquirir el idioma de Uruguay más fácilmente. Dijo también que la mayoría de los seleccionados no tenía mucho conocimiento de Uruguay y algunos habían buscado en internet días antes dónde quedaba nuestro país, pero todos mostraron un gran interés en participar de este proyecto.
Respecto al recibimiento que puedan tener en nuestro país, dijo “yo creo que en un principio va a haber una chorrera de apoyo y colaboración, luego creo que esto irá cayendo en el olvido y ahí es donde tenemos que ver qué tipos de lazos van generado con la comunidad local y cómo van a continuar su camino, teniendo una vida digna”.
NO SE DESATENDERÁ A
LOS NIÑOS CARENCIADOS
DE URUGUAY
Ante la consulta de EL PUEBLO por las críticas que ha tenido este proyecto en nuestro país, Mangana dijo “ante los recelos de algún sector de la población que dice que hay niños en Uruguay que hay que ayudar también, yo creo que ya existen una serie de instituciones en el país que se encargan de trabajar por la infancia y en ningún caso la ayuda a los niños sirios tiene que significar una  merma a la ayuda que ya se les da a esos niños. Creo que hay que tener un gesto solidario para con estos niños sirios y un país que se ha hecho de inmigrantes no puede dar la espalda a esta situación”.

Visitó nuestra ciudad convocada para realizar varias conferencias la magíster Susana Mangana, Directora del Departamento de Negocios Internacionales e Integración, responsable de la Cátedra de Islam y Mundo Árabe del Departamento de Formación Humanística, con un Doctorado en Estudios árabes e Islámicos, Universidad Autónoma de Madrid (España), Magíster MBA, Universidad Pontificia de Comillas (Madrid, España).  Magíster en Comercio Exterior e Integración, Instituto Integración (Montevideo, Uruguay). Licenciada en Economía y Filología Árabe, University of London (Reino Unido).

Una de dichas conferencias la realizó el pasado viernes por la tarde en la sede Salto de la Universidad Católica del Uruguay sobre el tema “Familias Sirias refugiadas: Uruguay ¿país de acogida?”, mientras el sábado en la mañana disertó en el CeRP (Centro Regional de Profesores) sobre el tema “Algunos puntos calientes en medio oriente y Africa, Congo, conflicto Palestino Israelí, la situación de Jordania”.

EL PUEBLO, dialogó con la especialista, quien formó parte del grupo encabezado por el Ministro de Relaciones Exteriores Luis12 9 14 047 Almagro, el pasado mes de abril en la zona del campo de refugiados Jordano de Zaatari, a una hora de la frontera siria y que estuvo a cargo de la selección de las 5 familias que llegarán a nuestro país en el mes de octubre.

URUGUAY TUVO UN GESTO SOLIDARIO

Mangana, comentó que hace dos semanas viajó a Líbano para participar del proceso de entrevistas y selección de las familias sirias que vendrán a asentarse voluntariamente a nuestro país. Lamentó la crisis humanitaria sin precedentes que se da en la zona, dijo que ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) ha hecho varios llamados en los últimos tres años que lleva esta guerra civil (desde abril de 2011), con un saldo nefasto en cuanto al número de personas fallecidas y casi 10 millones de desplazados y refugiados en la región.

La Mag. señaló que estos refugiados viven en una situación de extrema vulnerabilidad y resaltó el apoyo del gobierno uruguayo a esta situación con lo que llamó “un gesto solidario que es muy bien recibido a nivel de la comunidad internacional” por el esfuerzo de recibir e integrar refugiados, que lo único que quieren es “vivir en paz, poder enviar a sus hijos a la escuela y poder ver crecer a sus familias”.

UN PANORAMA TRISTE QUE LLEVA A QUERER COLABORAR

“Nosotros viajamos al Valle de la Beca, a los asentamientos irregulares de refugiados instalados cerca de la frontera con Siria, donde llegan a diario alrededor de 5.000 personas buscando refugio. Se ve una situación muy triste, ver tantos rostros de niños desanimados, muchos de ellos viven sin un padre o una madre, tienen que apoyarse entre los hermanitos, son casi todos niños de muy corta edad y prácticamente ninguno está escolarizado, por lo cual hay una generación entera de sirios que está perdida, son infancias robadas y yo creo que todos los países que puedan tender una mano a los niños sirios es un gesto importante y necesario.

Los niños no evidencian desnutrición galopante, pero se ve que comen de una manera muy limitada, comen demasiada papa o boniato, demasiadas cosas que no son tan nutritivas. Son personas que no tienen  recursos económicos y dependen de las agencias internacionales, lo cual es un panorama que nos debe generar conciencia, porque esta guerra todavía va para largo y podría durar entre 5 y 10 años, lo que puede además de generar más muertes y miseria, ahondar el terreno para que surjan otros grupos más radicales aún que exploten la situación de caos y lancen actos de barbarie.

Allí no se puede tener miedo, no podemos darnos ese lujo cuando hay tantas familias que están pasando realmente mal y los niños te siguen y sonríen cuando ven que alguien llega, eso solo nos da las ganas de poder ayudar”, comentó Mangana al describir la situación en la región.

SE SELECCIONARON 5 FAMILIAS (42 PERSONAS)

El proceso de entrevistas y  selección de las familias se realizó durante una semana en la Embajada de Uruguay en Beirut (Líbano), luego de un proceso de pre selección realizado por ACNUR de entre las familias interesadas en participar de este programa. Según dijo Mangana, las familias que participaron de esta selección no forman parte de las clases más marginadas, ya que no les es fácil acceder a este procedimiento y destacó que lo que los especialistas buscan son familias que puedan adaptarse a la forma de vida y las circunstancias económicas, sociales y culturales de Uruguay y la posibilidad de continuar su desarrollo en nuestro país.

“A principios de octubre estarían llegando 5 familias a Uruguay con un total de 42 personas que las integran y que serán alojadas en el Hogar de la Congregación de los Maristas a las afueras de Montevideo. Un lugar con mucho verde y apacible para iniciar este proceso, donde comenzarán a tener clases de español para poder comunicarse mejor. Son familias jóvenes que tienen muchos niños a su cargo, que se van a ir adaptando rápidamente. Son padres y madres con sus hijos y una señora viuda con 5 hijos a su cargo”, informó Mangana.

Este es el primer grupo que llega de refugiados sirios y en el mes de febrero vendrá otro más hasta completar un total de 117 personas.

Señaló que en la selección se buscó primeramente familias, y dentro de ésta se prestó mucha atención en la edad de los hijos, porque dijo, “son familias de 10 o 12 integrantes y en Uruguay van a necesitar que trabaje alguien más además del padre”, destacando también que los niños deben estar en una edad que les permita adquirir el idioma de Uruguay más fácilmente. Dijo también que la mayoría de los seleccionados no tenía mucho conocimiento de Uruguay y algunos habían buscado en internet días antes dónde quedaba nuestro país, pero todos mostraron un gran interés en participar de este proyecto.

Respecto al recibimiento que puedan tener en nuestro país, dijo “yo creo que en un principio va a haber una chorrera de apoyo y colaboración, luego creo que esto irá cayendo en el olvido y ahí es donde tenemos que ver qué tipos de lazos van generado con la comunidad local y cómo van a continuar su camino, teniendo una vida digna”.

NO SE DESATENDERÁ A LOS NIÑOS CARENCIADOS DE URUGUAY

Ante la consulta de EL PUEBLO por las críticas que ha tenido este proyecto en nuestro país, Mangana dijo “ante los recelos de algún sector de la población que dice que hay niños en Uruguay que hay que ayudar también, yo creo que ya existen una serie de instituciones en el país que se encargan de trabajar por la infancia y en ningún caso la ayuda a los niños sirios tiene que significar una  merma a la ayuda que ya se les da a esos niños. Creo que hay que tener un gesto solidario para con estos niños sirios y un país que se ha hecho de inmigrantes no puede dar la espalda a esta situación”.