Profundo malestar en elenco salteño por ser “censurado” para participar del Encuentro Regional de Teatro

Fue en el CENUR Litoral Norte

Entre el jueves y el sábado de la pasada semana se desarrolló en nuestra ciudad, concretamente en el Cenur Litoral Norte de la Universidad, el “Encuentro Regional de Teatro”, del que participaron elencos de Uruguay y Argentina. Además de la presentación de obras, la actividad incluyó charlas, talleres, foros, y fue organizada por el Plan Anual de Cultura – Unidad de Comunicación del CENUR Litoral Norte – Salto / UdelaR. Pero no todo fue bueno. Al menos así lo sintieron los integrantes del Grupo Le Varieté, que dirige el Arq. Jorge Menoni.

EL COMUNICADO
Ante permanentes consultas de por qué no participó del evento, el grupo redactó y ha hecho circular un comunicado que en su parte medular expresa: “al grupo teatral Le Variété este evento le dejó un fuerte sabor amargo: nos fue explícitamente negada la posibilidad de participar, porque la pieza teatral que teníamos preparada para este fin, fue censurada por los organizadores de este evento”. Y más adelante plantea esta reflexión: “Parece inverosímil que quienes tenían la potestad de seleccionar las propuestas participantes del encuentro, actuando en nombre de la Universidad de la República, recurrieran a la prohibición de una pieza teatral. Parece inverosímil porque esto ocurrió en el contexto socio-histórico actual (abril/mayo de 2019). Parece inverosímil porque esta exclusión no se dio por cuestiones técnicas o prácticas (no fue por la duración de la pieza, o por recursos materiales necesarios para su desarrollo pero inexistentes en las instalaciones que oficiaron de espacios escénicos durante estos tres días… no había ningún impedimento de este tipo). Se censuró por su contenido, por la problemática abordada, por la forma que es tratada”.

Jorge Menoni: “censurar una expresión artística es algo que no puedo entender”
Conocido el comunicado, EL PUEBLO procuró la palabra del director Jorge Menoni, quien explicó que el mismo fue redactado antes de cumplirse el evento, pero fue dado a conocer ahora que finalizó, por entender los integrantes de Le Varieté que si lo hacían antes podría mal interpretarse que se oponían a su realización. Dijo además que ante todo “sería bueno que la gente viera la obra, porque una cosa es contar y otra verla”, y que entienden que “censura y arte están en lados bien opuestos, censurar una expresión artística es algo que no puedo entender, salvo que mediante el arte se haga apología de un delito”.
-¿De qué trata la obra?
Es basada en un cuento de Fontanarrosa. Hicimos una adaptación para teatro con una característica particular, la ambientamos en un pueblo uruguayo y hasta le cambiamos el nombre, la llamamos Sueño de barrio. Fue hecha en la época de la dictadura como crítica a la dictadura, a eso de que bastaba con que alguien dijera: él es comunista o es tupamaro para que el Estado procediera contra esa persona sin tener pruebas. Lo aggiornamos un poco y apuntamos a la fuerza que a veces tiene la palabra sin pruebas. Nos pareció una temática importante que no se toca mucho y se tapa en algunos casos. Lo tomamos por ese lado, la fuerza de la palabra que no necesita ser acreditada.
-¿Qué narra en concreto?
Que un personaje tuvo un sueño en el que estaba con una de las muchachas más lindas del pueblo y después contó el sueño en el bar, con los amigos. La madre de la muchacha se entera por las clásicas viejas chusmas y arma un lío que terminan todos en la comisaría. La obra se desarrolla en la comisaría, con la investigación del sueño del personaje. Se aclara de principio a fin que se está investigando un sueño, o sea es un absurdo. Incluso el comisario se da cuenta pero aprovecha que le gusta el teatro y crea en ese momento una obra. El mensaje es ese, cómo a veces un chusmerío puede más que los hechos. La madre de la muchacha dice: él la violó, él la violó… Pero lo único que se prueba es que fue un sueño…
-¿Y por qué no fue aceptada la obra?
Al CENUR le pareció que no correspondía porque ellos tienen una postura muy tomada sobre las violaciones, los abusos sexuales, la violencia de género, se basaron en eso. Ellos sabían del argumento porque les pasamos un link. La obra no se trata de una violación, se trata de un sueño. Pero bueno, prefirieron decir que no. Quedamos bastante molestos y no podemos apoyar ningún evento que promueva la censura en el arte.