Pronostican otro verano cargado de argentinos en las playas de Uruguay, pese a medidas en su país

Hasta el momento, no han tenido consecuencias las medidas aplicadas en el vecino país a quienes viajan al exterior. Se prevé que los turistas lleguen masivamente desde Argentina como en años anteriores.

Los brasileños crecen exponencialmente año a año en número de visitantes. Estadounidenses y europeos mantienen la tendencia percibida en los últimos años, aumentando significativamente el turismo extrazona.

Como en anteriores temporadas estivales, los argentinos serán la mayoría exclusiva de un turismo de verano que parece no haber acusado ningún impacto de  las medidas económicas y cambiarias que adoptó Argentina recientemente.

El presidente de la Cámara Uruguaya de Turismo, Luis Borsari, dijo a El Espectador que los argentinos “siempre se las ingenian” para venir al Uruguay:

”Sin duda alguna que decir que no paso nada es una fantasía, lo que si decimos es que lo que pasó no ha repercutido aun tanto. Realmente esta medida de restricción específica no ha generado mas que algunos movimientos porque los argentinos se la tienen que ingeniar para efectivizar sus alquileres, las cosas van caminando por el carril correcto”, dijo.

Borsari aclaró que si bien estas disposiciones pueden llegar a afectar en alguna medida a los argentinos que vienen a Uruguay, no son específicas contra nuestro país. Las mismas, subrayó, son para todos los que viajan, sea a Punta del Este, Brasil, Miami o Europa.

El presidente de la Cámara de Turismo, se refirió también a las posibles consecuencias que eventualmente podrían  tener las recientes manifestaciones del presidente francés Nicolás Sarkozy, incluyendo a Uruguay en una lista de paraísos fiscales.

 A este respecto afirmó que esto no tiene “nada que ver con la temporada, sino que podría tener que ver con las inversiones, pero eso ya es otra cosa, va por otro carril”, dijo Borsari.

Agregó estar convencido que el turismo extrazona seguirá creciendo en Uruguay, como también la cantidad de visitantes no argentinos de la región, aunque aseguró que los argentinos “fueron, son, y seguirán siendo la mayoría cuantitativa absoluta”.

”El otro público, el resto del mundo, cada año pesa más sobre todo el brasileño, que ha descubierto a Uruguay y hoy por hoy podemos verlos en todo el año y en cualquier parte del país”.

Mientras tanto, empresarios hoteleros de Maldonado, creen que no serían importantes para ese sector de actividad los efectos que podrían tener las medidas cambiarias argentinas.

El presidente del Centro de Hoteles de Punta del Este, Fernando Mazza, dijo a El Espectador que aún es prematuro aventurar consecuencias.

La mayor parte de las operaciones en esa actividad se hace con tarjetas de crédito.
”Esta claro que obviamente complica el hecho de  que el argentino no pueda cambiar su dinero. Pero específicamente en lo que hace a la hotelería, las dos terceras partes de la modalidad de pago que se utilizan son las tarjetas, el peso argentino se acepta como cualquier otra moneda y por tanto no veo que tenga un efecto demasiado grande”, dijo Mazza.
El empresario agregó que a pesar de haber tenido “escenarios adversos” en el pasado, los niveles de ocupación en los últimos veranos han sido muy buenos.

A nivel de precios, Mazza destacó que en la región los mismos siguen siendo competitivos:

“Siempre surge alguna cosa para impedir que vengan atrayendo al consumo interno, escenario más adverso que el que tuvimos con los puentes cortados no podía haber y se hizo. Hemos tenido muy buenos niveles de ocupación y nos hemos adaptado para ser competitivos, esto es una traba más. El argentino decidido va a seguir viniendo”, sentenció.