¿Quién es el «dueño» del número de celular?

Claro y Movistar apoyan portabilidad numérica; gobierno mantiene rechazo

Mi número de celular es…» es una conversación habitual entre dos uruguayos, sin embargo pocos saben que en realidad la línea telefónica que están utilizando es propiedad de la empresa de telefonía (previa cesión del Estado) y que el cliente la está arrendando por un tiempo determinado.
Lograr la propiedad del número de celular es lo que se busca impulsar con la portabilidad numérica, una pretensión planteada en varios proyectos de ley encajonados en el Parlamento y que es apoyada por las telefónicas privadas que operan en Uruguay (Movistar y Claro) —Antel no respondió a la consulta pese a reiterados intentos de El País. Sin embargo, la Dirección Nacional de Telecomunicaciones (Dinatel) no lo considera «una buena medida», una posición sostenida anteriormente por jerarcas del gobierno.
El último de esos proyectos fue presentado por el senador colorado José Amorín Batlle en la presente legislatura (lo había hecho inicialmente en 2012) y propone la creación de la Entidad Administradora de la Portabilidad Numérica, quien se encargaría de generar «una base de datos única y centralizada de números portados» con la información de todas las compañías telefónicas.
Esa solución ha sido la utilizada internacionalmente para avanzar hacia la portabilidad numérica. Según detalla el texto, varios países de la región como México, Brasil, Argentina, Colombia, Perú, Ecuador, Chile y Paraguay, ya han implementado este sistema o están en proceso.
«Este es un tema que en el mundo está saldado e implementada la portabilidad, incluso hay países que la tienen hace 20 años, y acá ni siquiera hemos podido dar el debate», dijo a El País el gerente de Marketing de Claro, Sebastián Aguiar. La compañía «apoya discutir la portabilidad numérica», en el entendido que «vuelca a los usuarios más beneficios, pone la competencia más dura y exige más a las telefónicas en calidad del servicio y experiencia que le brindan al cliente».
Una posición similar tiene Movistar respecto al tema en debate: «Estamos a favor de todo lo que implique mayor libertad para los clientes al momento de elegir su prestador de servicios», expresó a El País el director de Marketing de la compañía, Fernando Leis.
Mientras que Omar Paganini, vicerrector de Gestión Económica y Desarrollo de la Universidad Católica y especialista en temas de tecnología, opinó que la portabilidad numérica «es una ventaja para el consumidor porque elimina una de las barreras para cambiarse de compañía y mantener el número, y además funciona como un incentivo para la competencia».
En la exposición de motivos, el proyecto de ley de Amorín Batlle sostiene que de implementarse la iniciativa «se logra la libertad de elección para el abonado, el que se orientará a la evaluación de condiciones de calidad y precio, sin el riesgo de que al cambiarse de operador, pierda su número telefónico».
Como parte de una movida que se reflotó tras la polémica por los cambios en los contratos para celulares de Antel a inicios de 2018, hay una campaña digital de recolección de firmas para aprobar la portabilidad numérica. Uno de sus impulsores, el ex- diputado del Partido Nacional, Martín Elgue, informó a radio Monte Carlo que piensan llevar en marzo al Parlamento las adhesiones que consigan para pedir que se trate el proyecto.
Debate
En diálogo con El País, el titular de la Dinatel, Rodrigo Díaz, brindó los argumentos que maneja el gobierno (en base a estudios hechos por una consultoría contratada en el período pasado) para afirmar que la portabilidad numérica tiene «más desventajas que ventajas». Detalló que la implementación de un nuevo sistema con una entidad externa que gestione una base de datos que debe ser consultada previo a cada comunicación implica mayores costos, un delay (retraso) en las llamadas y hasta problemas de confiabilidad en la transmisión.
«Si bien los clientes lo verían con cierto interés porque es una facilidad mantener el número, su implementación implica una serie de complicaciones técnicas que aumentan los costos, y eso alguien lo tiene que pagar. También hay otras complejidades, porque en redes muy confiables como las de Uruguay agregar nuevos elementos implicaría sumar posibles puntos de fallos y por ende una confiabilidad menor en las llamadas», manifestó.
Sobre el tema de los costos, Paganini señaló que «puede que tengan que invertir (las telefónicas) algunos millones, pero respecto de las inversiones que suelen hacer no es tanto». En esa línea, el gerente de Marketing de Claro dijo que «no hay ningún motivo» para afirmar que esos mayores gastos serían traspasados a los clientes y recordó que la compañía compró por US$ 30 millones en 2017 nuevas frecuencias del espectro radio-eléctrico para ampliar su cobertura «y no ajustamos los precios del servicio».
Desde Movistar comentaron que la incorporación de «plataformas específicas» para lograr la portabilidad numérica significaría «costos importantes» para las compañías. A su vez, Leis señaló que no cree que este cambio «vaya a tener un impacto directo en otros elementos comerciales como (el precio de) planes o tarifas».
Respecto a este último punto, Paganini indicó que la mayor competencia entre las telefónicas haría que las tarifas «bajen un poco» sumado a que «harán mayores esfuerzos para generar planes especiales para que los clientes no se les vayan». El texto presentado en el Parlamento por el senador colorado subraya que no solo aquellos que cambien de telefonía se beneficiarán, sino que los demás también obtendrán «ofertas mejoradas en calidad y precio» por la mayor competencia.
En respuesta a estas visiones, Díaz expresó que el mercado de telefonía móvil local «es muy competitivo, tiene tarifas bajas comparativamente a nivel de América Latina y la calidad del servicio es muy buena».
Hay más de 5 millones
de celulares en Uruguay
Los últimos datos de la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicación (Ursec) marcan que a diciembre de 2016 había en Uruguay unos 5,42 millones de servicios de telefonía móvil. La cantidad incluso era levemente superior en 2015 y 2016. De ese total, el 94% correspondía a teléfonos celulares y el 6% restante a dispositivos con datos incorporados como tablets y computadoras. Mientras eran 3,365 millones los servicios móviles prepagos, había 2,055 millones que mantenían un contrato con una telefónica.
Aunque pocos cambien de
compañía, es un «disuasivo»
Cuando hace varios años se había debatido la portabilidad numérica, la actual ministra de Industria y por entonces presidenta de Antel, Carolina Cosse, dijo al semanario Búsqueda que el tema no estaba en la agenda de la empresa estatal y afirmó: «A nivel internacional yo diría que ha fracasado, porque finalmente no se aplica, se destinan millones de dólares a implementarla y después se portan (de una compañía a otra) un ínfimo porcentaje de abonados.».
Paganini aceptó que «generalmente sucede que poca gente se cambia» tras la efectivización de la medida, pero subrayó que «eso no necesariamente es algo malo porque se genera un incentivo en las compañías para retener a sus clientes». También advirtió que decir por ejemplo «solo el 2% de los usuarios de telefonía se cambiará» de prestador, implica un alto número por la cantidad de celulares que hay en el mercado (ver aparte).
Los últimos datos disponibles marcan que Antel es la empresa líder en el mercado de servicios móviles con 54% del total (2,92 millones de equipos), seguida por Movistar con el 32% (1,73 millones) y Claro con el 14% (771.000). Consultada esta última compañía sobre si la portabilidad numérica la favorecería para atraer clientes de sus competidoras, su gerente de Marketing señaló que dicho cambio «por sí mismo no modifica las participaciones en el mercado, porque aunque pueda implicar algún pequeño movimiento en el corto plazo en el largo plazo son los mejores o peores servicios» lo que explican las variaciones en el número de clientes.
Sobre dicho punto, el director de Marketing de Movistar evaluó que existieron «diferentes situaciones» en los distintos países donde se implementó la portabilidad numérica, aunque reconoció que actualmente hay casos donde «el cambio de número es un inhibidor para el cliente al momento de cambiarse de compañía».
(En base a EL PAÍS)







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...