Reclaman a autoridades de la Salud integrar al Sistema Nacional a pacientes con discapacidad en atención bucal

En noviembre de 2009 entrevistamos por primera vez a las odontólogas Lourdes Arburúas y Fabiana Beneditto por este mismo tema y lamentablemente todo sigue igual. Las profesionales reclaman mayor sensibilidad en las autoridades para incorporar al Sistema Nacional Integrado de Salud a aquellos pacientes especiales que necesitan ser abordados odontológicamente de forma distinta. Tanto Arburúas como Beneditto hace más de diez años que trabajan juntas en esta materia y dan testimonio de cómo les cambia la vida a aquellas personas con alguna discapacidad que tienen problemas en su dentadura.
PACIENTES ESPECIALES
“Nosotras estamos especializadas en la atención de pacientes especiales”, comenzó diciendo a EL PUEBLO Arburúas, “dentro de la categoría de pacientes especiales está el paciente discapacitado, pero también se considera a los niños muy pequeños de 3, 4 o 5 años que no pueden ser atendidos en forma ambulatoria en un consultorio o personas que están bajo quimio, bajo radio, personas diabéticas o que tienen problemas de corazón, o sea, todas las personas que necesitan cuidados especiales para ser abordadas odontológicamente”.
“La inmensa mayoría de la población discapacitada tiene una cobertura de ASSE (Administración de los Servicios de Salud del Estado), pero justamente ASSE no tiene este tipo de atención odontológica especializada bajo cobertura. Es decir, si bien en el hospital hay un área odontológica, los odontólogos no se dedican a esta parte específicamente”.
¿Cómo mejora la calidad de vida de los pacientes especiales como las personas con algún tipo de discapacidad aguda cuando tienen este tipo de atención? “En general estos pacientes están con dolor, pero muchos de ellos por su patología no lo pueden expresar, entonces tienen conductas de irritabilidad, de falta de sueño, de autoagresión. Al tener la boca en salud, mejoran las conductas, se mejora su salud general y por supuesto se mejora el entorno familiar”.
“Hemos tenido casos graves donde por los dolores que tenían antes que nosotras pudiésemos atenderlos les han tenido que poner casco adentro de la casa según nos han contado sus padres porque se golpeaban la cabeza y no sabían por qué. Y después de la intervención odontológica todo cambió para bien”.
EL USUARIO TIENE
DERECHO A LA ATENCIÓN
Y DEBE PEDIRLO
“Yo fui representando a Uruguay al Primer Congreso Latinoamericano de Odontología Especial en Lima (Perú) –comentó Arburúas-, donde cada país tuvo que hacer un informe en qué situación estaba la odontología. A mí me tocó informar sobre la odontología en Uruguay y lo que expresamos es que la mayoría de estas personas especiales no acceden a este tipo de atención por ser usuarios de ASSE. Volví de Lima con la misión que se nos encomendó a todos quienes participamos de este Congreso Latinoamericano de hacer promoción de este servicio y de informar también a los usuarios que ellos tienen derecho a su salud bucal porque está contemplado dentro del Sistema Integrado de Salud. Entonces pensamos que es el usuario que tiene que conocer su derecho y después también pedirlo”.
Si bien hay pocos odontólogos con esta especialidad, “pacientes especiales hubo siempre –agregó Beneditto-, pero la formación a nivel universitario desde nuestra Facultad se empezó a partir de nosotros, de esa generación salimos nueve. En este momento por supuesto ya hay una generación más en todo el país, concentrados básicamente en Montevideo”.
“Nuestra inquietud es que tenemos la formación, no solo la que nuestro país nos ha dado sino que también nos hemos profesionalizado en el exterior, pero no contamos con la forma de poder hacer que esa formación sea volcada a la población en general porque en nuestros consultorios particulares, lamentablemente no todo el mundo tiene acceso. Entonces lo que estamos buscando desde hace mucho tiempo es lograr un programa que pueda abarcar a estos pacientes desde las propias instituciones, desde ASSE. Desde el Centro Médico, por ejemplo, hemos logrado encontrar una forma de poder asistir a estos pacientes, pero no así a los pacientes que pertenecen al hospital, que vienen a nuestra consulta y hoy por hoy lo único que se les está brindando es una odontología extraccionista”, concluyeron.
SE RECLAMA
SENSIBILIDAD
“Estamos reclamando tres cosas. La sensibilidad de las autoridades para que estos pacientes sean incluidos en algún programa dentro del Sistema Nacional Integrado de Salud. La sensibilidad del equipo que atiende a estos pacientes, porque insólitamente los odontólogos no lo integramos. O sea que la odontología queda postergada, entonces tenemos una consulta en general tardía. Así que debemos sensibilizar a los profesionales de la salud a que empiecen a ver la boca y a derivar. Y tercero, sensibilizar a los padres de la importancia de la consulta precoz, porque cuanto antes se consulte, la patología va a ser menor”.

En noviembre de 2009 entrevistamos por primera vez a las odontólogas Lourdes Arburúas y Fabiana Beneditto por este mismo tema y lamentablemente todo sigue igual. Las profesionales reclaman mayor sensibilidad en las autoridades para incorporar al Sistema Nacional Integrado de Salud a aquellos pacientes especiales que necesitan ser abordados odontológicamente de forma distinta. Tanto Arburúas como Beneditto hace más de diez años que trabajan juntas en esta materia y dan testimonio de cómo les cambia la vida a aquellas personas con alguna discapacidad que tienen problemas en su dentadura.

PACIENTES ESPECIALES

“Nosotras estamos especializadas en la atención de pacientes especiales”, comenzó diciendo a EL PUEBLO Arburúas, “dentro de la categoría de pacientes especiales está el paciente discapacitado, pero también se considera a los niños muy pequeños de 3, 4 o 5 años que no pueden ser atendidos en forma ambulatoria en un consultorio o personas que están bajo quimio, bajo radio, personas diabéticas o que tienen problemas de corazón, o sea, todas las personas que necesitan cuidados especiales para ser abordadas odontológicamente”.

“La inmensa mayoría de la población discapacitada tiene una cobertura de ASSE (Administración de los Servicios de Salud del Estado), pero justamente ASSE no tiene este tipo de atención odontológica especializada bajo cobertura. Es decir, si bien en el hospital hay un área odontológica, los odontólogos no se dedican a esta parte específicamente”.

¿Cómo mejora la calidad de vida de los pacientes especiales como las personas con algún tipo de discapacidad aguda cuando tienen este tipo de atención? “En general estos pacientes están con dolor, pero muchos de ellos por su patología no lo pueden expresar, entonces tienen conductas de irritabilidad, de falta de sueño, de autoagresión. Al tener la boca en salud, mejoran las conductas, se mejora su salud general y por supuesto se mejora el entorno familiar”.

“Hemos tenido casos graves donde por los dolores que tenían antes que nosotras pudiésemos atenderlos les han tenido que poner casco adentro de la casa según nos han contado sus padres porque se golpeaban la cabeza y no sabían por qué. Y después de la intervención odontológica todo cambió para bien”.

EL USUARIO TIENE DERECHO A LA ATENCIÓN Y DEBE PEDIRLO

“Yo fui representando a Uruguay al Primer Congreso Latinoamericano de Odontología Especial en Lima (Perú) –comentó Arburúas-, donde cada país tuvo que hacer un informe en qué situación estaba la odontología. A mí me tocó informar sobre la odontología en Uruguay y lo que expresamos es que la mayoría de estas personas especiales no acceden a este tipo de atención por ser usuarios de ASSE. Volví de Lima con la misión que se nos encomendó a todos quienes participamos de este Congreso Latinoamericano de hacer promoción de este servicio y de informar también a los usuarios que ellos tienen derecho a su salud bucal porque está contemplado dentro del Sistema Integrado de Salud. Entonces pensamos que es el usuario que tiene que conocer su derecho y después también pedirlo”.

Si bien hay pocos odontólogos con esta especialidad, “pacientes especiales hubo siempre –agregó Beneditto-, pero la formación a nivel universitario desde nuestra Facultad se empezó a partir de nosotros, de esa generación salimos nueve. En este momento por supuesto ya hay una generación más en todo el país, concentrados básicamente en Montevideo”.

“Nuestra inquietud es que tenemos la formación, no solo la que nuestro país nos ha dado sino que también nos hemos profesionalizado en el exterior, pero no contamos con la forma de poder hacer que esa formación sea volcada a la población en general porque en nuestros consultorios particulares, lamentablemente no todo el mundo tiene acceso. Entonces lo que estamos buscando desde hace mucho tiempo es lograr un programa que pueda abarcar a estos pacientes desde las propias instituciones, desde ASSE. Desde el Centro Médico, por ejemplo, hemos logrado encontrar una forma de poder asistir a estos pacientes, pero no así a los pacientes que pertenecen al hospital, que vienen a nuestra consulta y hoy por hoy lo único que se les está brindando es una odontología extraccionista”, concluyeron.

SE RECLAMA SENSIBILIDAD

“Estamos reclamando tres cosas. La sensibilidad de las autoridades para que estos pacientes sean incluidos en algún programa dentro del Sistema Nacional Integrado de Salud. La sensibilidad del equipo que atiende a estos pacientes, porque insólitamente los odontólogos no lo integramos. O sea que la odontología queda postergada, entonces tenemos una consulta en general tardía. Así que debemos sensibilizar a los profesionales de la salud a que empiecen a ver la boca y a derivar. Y tercero, sensibilizar a los padres de la importancia de la consulta precoz, porque cuanto antes se consulte, la patología va a ser menor”.