Reclaman por caso de niña gravemente enferma en el Hospital

Familiares creen que no fue atendida en tiempo y forma

Blanquita, una pequeña de 3 años de edad espera en una cama del CTI que un milagro le salve la vida

Una salteña de 3 años de edad se debate entre la vida y la muerte en una cama del CTI de Niños del Hospital local debido a una gravísima patología que la afectó de repente y que por ahora nadie, ni siquiera los médicos que la vienen tratando desde hace varios días, pueden determinar de qué se trata.

Lo único cierto es que el estado de salud de la pequeñita es actualmente desesperante y sus familiares no logran explicarse como una niña que llegó con un malestar estomacal el viernes último por la noche a atenderse en la sala de emergencia del Hospital, 48 horas después fue operada de urgencia por un presunto apendicitis y luego de algunas horas, se encuentra en estado acuciante, en CTI y con respirador mecánico.

Lo peor del caso, es que los médicos ya le avisaron a su familia que estén “preparados” porque lo irreparable puede devenir en los próximos días. Pero sin embargo, ellos, como todo ser humano, no quieren dar el brazo a torcer y pelean para saber qué fue lo que en tan solo pocas horas le sucedió a esa niña de 3 años de edad, la que nunca había padecido enfermedad alguna hasta el viernes, cuando tan solo un síntoma desencadenó una terrible pesadilla para ella y su familia. Era viernes de noche y Blanquita de 3 años de edad, no se sentía muy bien. En su casa viven sus dos padres y sus cinco hermanos. Es el barrio Arralde y la familia Filippini decide si la lleva a consulta médica o espera a que evolucione. El jefe de la familia es cardíaco y no trabaja más que de algunas changas de ocasión, mientras que su esposa, la madre de los seis niños, es ama de casa. Su hermana mayor que ya tiene 15 años de edad, dijo que su hermana se sintió mal dos días antes y pensaron lo más común, “algo que comió” le cayó mal.

Pero la madre no se quiso quedar quieta y decidió ir hasta el Hospital para que a la niña la vea un médico y pese a las dificultades que impone la distancia para el traslado, marchó con Blanquita en brazos hasta el principal nosocomio local como a las ocho de la noche del viernes.

“La revisaron y principalmente le miraron la garganta”, dijo su hermana de 15 años de edad que vino acompañada por su vecina, Florencia Umpierre de 21, ayer por la tarde hasta EL PUEBLO. Ambas sumamente compungidas por la situación.

Aunque los médicos la estaban atendiendo a Blanquita mientras hacían las preguntas de rigor, hubo algunas fricciones entre la familia y los médicos porque entendían que cuestionaban otros aspectos que ellos creían que no hacían al asunto por el cual habían ido a consultar. Pero igualmente siguieron adelante.

“Fuimos por el vómito y el dolor “de panza” que tenía porque ella todo lo que comía lo vomitaba, y después pasaba durmiendo todo el día. Pero la médica que la vio dijo que era una infección de la garganta. Entonces le mandaron un inyectable para cortar el vómito. Aunque nos llamó la atención de que esto continuaba y ella hasta la mamadera que tomaba la vomitaba. Por lo tanto al día siguiente mi madre decide volver con ella al Hospital y al rato regresaron a casa con que le habían dado otro inyectable para calmarla pero nada más”, dijeron las dos allegadas a la pequeña.

Las cosas no resultaban y la niña no evolucionaba. Los malestares seguían y la desesperación por saber cómo resolver esta situación comenzó a calar hondo en la familia de la pequeña. Volvía al hogar con la misma atención médica y nunca le mandaban a realizar ningún análisis para determinar cuales serían las causas que aquejaban el intenso malestar en la niña. Los familiares comenzaron a presionar, y el domingo de noche volvieron por tercera vez en tres días al Hospital, a clamar que la atención se profundizara.

Fue así que los análisis se hicieron y resultó que entrada la madrugada del lunes, el médico que la atendió decidió pasarla en forma inmediata al block quirúrgico y Blanquita fue operada de apendicitis. Aunque pese a esta intervención las cosas no mejoraron para la niña y salió de la sala de operaciones directamente al CTI.

“El médico que la operó le estaba adelantando a mi madre las cosas que le iban a pasar a mi hermana, le iba diciendo, mirá que puede suceder esto o aquello, y siempre le decía que si bien era un problema del apéndice, el estado de salud de mi hermana era delicado”, comentó.

Si bien a ciencia cierta, no hay un diagnóstico concreto que determine la patología que posee Blanquita y por ende, el conocimiento de qué tratamiento seguir, a la pequeña de 3 años de edad ya le fue diagnosticada la posibilidad de fallecer en las próximas horas.

Nerviosa y en un estado catártico su hermana contó que “la internaron en CTI, le dieron transfusión de sangre porque nos dijeron que en su sangre había perdido los glóbulos blancos y que los rojos estaban despareciendo, pero además nos dijeron que la infección del apéndice también había llegado a los pulmones y que de allí se había desplazado a la sangre. Y encima los dedos de las manos y de los pies se le engangrenaron, dijo la joven de apenas 15 años de edad.

Agregó que «los médicos no saben qué tiene la niña, además le hicieron la placa varias horas después que su madre la pidió y todo hace pensar que hizo una peritonitis. Es más le pidieron extraerle una muestra para examinarla porque no saben lo que es. Al principio le dijeron que cortándole los brazos y las piernas la iban a salvar, pero después le dijeron que ni amputándola había seguridad de que la niña sea salvada”, comentó Florencia Umpierre, una vecina que acompañó a la familia en todo este difícil y amargo proceso.

CONFIRMADO

El lamentable hecho de que Blanquita está internada en CTI y con altísimo riesgo de vida, fue confirmado anoche a EL PUEBLO por el jefe médico del CTI del Hospital, el Dr. Néstor Campos. “El caso existe aunque no puedo aventurar de qué se trata porque desconozco la historia clínica de la niña. Aunque es lamentable lo que ocurrió, hay patologías que no pueden diagnosticarse de un día para otro porque requieren un estudio cuidadoso de la situación y del estado del paciente afectado”, afirmó el médico a este diario.

Por otro lado, el director del Hospital local, Dr. Juan Pablo Cesio, también fue consultado, admitiendo que no conoce el caso concreto y que por lo tanto, no podía referirse al tema. Pero se comprometió a interiorizarse hoy mismo para saber qué ocurrió con la pequeña.

Lo cierto es que mientras los familiares viven un calvario interminable por el terrible caso que en pocas horas provocó un giro inesperado en sus vidas, Blanquita, permanece internada en el CTI del Hospital esperando que solo un milagro le salve la vida.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...