Reclusos preocupados por estigmatización de sus hijos si van con ellos a cárcel piloto en Constitución

Reclusos preocupados por estigmatización de sus hijos  si van con ellos a cárcel piloto en Constitución
El Proyecto “Tacuabé” que el Ministerio del Interior aún analiza instalar en el ingenio del ex “El Espinillar”, cercano a la localidad de Villa Constitución fue presentado en la cárcel departamental días pasados.
En una instancia a la que acudieron desde los docentes de secundaria que dictan clases en ese centro penitenciario, hasta el director de Cultura de la Intendencia de Salto, Mario Kroeff y varios de los reclusos que estuvieran interesados escuchar sobre la planificación del proyecto, un grupo de delegados del Ministerio del Interior informó sobre los pormenores del asunto y aclaraban las dudas que los interesados en ser parte de este proyecto, tuvieran.
Asimismo, la actividad se llevó a cabo en uno de los salones donde se dictan los cursos de secundaria en el centro de rehabilitación de Salto y contó asimismo con la presencia de las autoridades del centro carcelario, así como de jerarcas que llegaron desde la secretaría de Estado.
Pero hubo reclusos que en esa oportunidad plantearon su preocupación porque si se trasladan junto a su familia a ese lugar, tal como lo prevé el proyecto, sus hijos puedan ser estigmatizados por ser hijos de reclusos al interactuar con la población de la zona.
TACUABÉ
Tiempo atrás, los responsables de la Coordinadora Nacional  de Desarrollo Penitenciario del Ministerio del Interior, informaron a EL PUEBLO que el proyecto Tacuabé, por el que se instalará próximamente una Unidad de Internación con reclusos en el predio donde se ubican actualmente viviendas donde estuvo instalado el ingenio azucarero de El Espinillar, aún está en estudio.
El predio donde están establecidos es de 41 hectáreas, donde estaba previsto que trabajaran cuadrillas de reclusos para cumplir tareas de mantenimiento.
En esa oportunidad se afinó lo que se pretendía fuera el arreglo de las casas donde alojarían a los reclusos que tendrían que irse a trabajar allí.
La responsabilidad técnica de la selección de los reclusos que formarán parte del proyecto “Tacuabé” la tiene el Instituto Nacional de Criminología (INACRI) que pertenece a la coordinación técnica del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR). Ya se está haciendo el proceso de selección y, según indicaron fuentes del proyecto a EL PUEBLO en su momento, el trabajo está a cargo del sociólogo Gustavo Belarra, director del INACRI.
El proyecto Tacuabé es progresivo y el planteo pasa por el involucramiento de la familia de los reclusos ya que este proyecto prevé que se dé esta situación, algo que no es visto como “muy sencillo” por parte de quienes vienen trabajando en el proyecto.
Agregaron que “en el Uruguay ya hay una experiencia parecida en el Centro 2, en el departamento de San José”. En él, las personas privadas de libertad de alta confianza “que viven en la chacra del Centro 2 reciben a su familia los fines de semana y viven con ellos. Y no hay que descartar que se den este tipo de cosas en El Espinillar. No estamos cerrados a ninguna posibilidad”, señalaron los responsables del programa que pretende ejecutar el Ministerio del Interior.
ABIERTO AL
TRABAJO CON PRIVADOS
Asimismo, los responsables ya habían explicado que incluso este programa  está abierto al trabajo en conjunto con la comunidad donde se instalará el nuevo establecimiento y con los operadores privados que deseen acompañar la iniciativa.
Entonces dijeron que si una empresa tiene interés en participar de un proyecto productivo en la Unidad Penitenciaria que se prevé instalar en la zona, se estudiará y se discutirá en qué condiciones se dará esta posibilidad.
Los encargados de verificar todo este asunto, sostienen que con la existencia de la ley de asociación público privada, les favorecería acordar con capitales privados para hacerlo.
En la reunión ocurrida en la cárcel departamental la semana pasada se planteó la posibilidad de que se preparara a los reclusos y sobre todo a sus familias para los casos de “estigmatización” que pueda llegar a haber con las familias de los presos, que sean las que más interactúen con la población de la comunidad donde esté instalado el centro de reclusión.
Asimismo, los impulsores del proyecto dijeron que sabían que podrían darse este tipo de casos, pero que eso dependía de la educación de la población local. “¿Qué pasa si un hijo nuestro es señalado con el dedo por la gente o los propios compañeros como hijo de un preso? Porque esas cosas pasan”, exclamó una reclusa.
A lo que los disertantes manifestaron en ese momento “sabemos que están expuestos y que puede pasar y la sociedad es complicada en ese sentido, más si es un lugar chico como Constitución”.
Según pudo saber EL PUEBLO, por el momento no hay muchos entusiastas en participar del proyecto impulsado por el Ministerio del Interior.

El Proyecto “Tacuabé” que el Ministerio del Interior aún analiza instalar en el ingenio del ex “El Espinillar”, cercano a la localidad de Villa Constitución fue presentado en la cárcel departamental días pasados.

En una instancia a la que acudieron desde los docentes de secundaria que dictan clases en ese centro penitenciario, hasta el director de Cultura de la Intendencia de Salto, Mario Kroeff y varios de los reclusos que estuvieran interesados escuchar sobre la planificación del proyecto, un grupo de delegados del Ministerio del Interior informó sobre los pormenores del asunto y aclaraban las dudas que los interesados en ser parte de este proyecto, tuvieran.

Asimismo, la actividad se llevó a cabo en uno de los salones donde se dictan los cursos de secundaria en el centro de rehabilitación de Salto y contó asimismo con la presencia de las autoridades del centro carcelario, así como de jerarcas que llegaron desde la secretaría de Estado.

Pero hubo reclusos que en esa oportunidad plantearon su preocupación porque si se trasladan junto a su familia a ese lugar, tal como lo prevé el proyecto, sus hijos puedan ser estigmatizados por ser hijos de reclusos al interactuar con la población de la zona.

TACUABÉ

Tiempo atrás, los responsables de la Coordinadora Nacional  de Desarrollo Penitenciario del Ministerio del Interior, informaron a EL PUEBLO que el proyecto Tacuabé, por el que se instalará próximamente una Unidad de Internación con reclusos en el predio donde se ubican actualmente viviendas donde estuvo instalado el ingenio azucarero de El Espinillar, aún está en estudio.

El predio donde están establecidos es de 41 hectáreas, donde estaba previsto que trabajaran cuadrillas de reclusos para cumplir tareas de mantenimiento.

En esa oportunidad se afinó lo que se pretendía fuera el arreglo de las casas donde alojarían a los reclusos que tendrían que irse a trabajar allí.

La responsabilidad técnica de la selección de los reclusos que formarán parte del proyecto “Tacuabé” la tiene el Instituto Nacional de Criminología (INACRI) que pertenece a la coordinación técnica del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR). Ya se está haciendo el proceso de selección y, según indicaron fuentes del proyecto a EL PUEBLO en su momento, el trabajo está a cargo del sociólogo Gustavo Belarra, director del INACRI.

El proyecto Tacuabé es progresivo y el planteo pasa por el involucramiento de la familia de los reclusos ya que este proyecto prevé que se dé esta situación, algo que no es visto como “muy sencillo” por parte de quienes vienen trabajando en el proyecto.

Agregaron que “en el Uruguay ya hay una experiencia parecida en el Centro 2, en el departamento de San José”. En él, las personas privadas de libertad de alta confianza “que viven en la chacra del Centro 2 reciben a su familia los fines de semana y viven con ellos. Y no hay que descartar que se den este tipo de cosas en El Espinillar. No estamos cerrados a ninguna posibilidad”, señalaron los responsables del programa que pretende ejecutar el Ministerio del Interior.

ABIERTO AL

TRABAJO CON PRIVADOS

Asimismo, los responsables ya habían explicado que incluso este programa  está abierto al trabajo en conjunto con la comunidad donde se instalará el nuevo establecimiento y con los operadores privados que deseen acompañar la iniciativa.

Entonces dijeron que si una empresa tiene interés en participar de un proyecto productivo en la Unidad Penitenciaria que se prevé instalar en la zona, se estudiará y se discutirá en qué condiciones se dará esta posibilidad.

Los encargados de verificar todo este asunto, sostienen que con la existencia de la ley de asociación público privada, les favorecería acordar con capitales privados para hacerlo.

En la reunión ocurrida en la cárcel departamental la semana pasada se planteó la posibilidad de que se preparara a los reclusos y sobre todo a sus familias para los casos de “estigmatización” que pueda llegar a haber con las familias de los presos, que sean las que más interactúen con la población de la comunidad donde esté instalado el centro de reclusión.

Asimismo, los impulsores del proyecto dijeron que sabían que podrían darse este tipo de casos, pero que eso dependía de la educación de la población local. “¿Qué pasa si un hijo nuestro es señalado con el dedo por la gente o los propios compañeros como hijo de un preso? Porque esas cosas pasan”, exclamó una reclusa.

A lo que los disertantes manifestaron en ese momento “sabemos que están expuestos y que puede pasar y la sociedad es complicada en ese sentido, más si es un lugar chico como Constitución”.

Según pudo saber EL PUEBLO, por el momento no hay muchos entusiastas en participar del proyecto impulsado por el Ministerio del Interior.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...