REDAM difunde importantes consignas apuntando a desarrollar concientización de los Derechos Humanos

Mirta Turino – delegada de la REDAM Salto (Red del Adulto Mayor) anunció importantes actividades enmarcadas en el día que a nivel internacional se toma conciencia de los maltratos y abusos hacia los adultos mayores. “Nuestro objetivo en la red es la promoción, divulgación y sensibilización y concientización de los derechos humanos y dignidad de las personas mayores” – reflexionó.14 6 16 021
Desde el foco de la toma de conciencia de esta realidad, se puede considerar este día como una celebración. Se insta a una jornada de reflexión; a lo largo y ancho del país la realidad del abuso y el maltrato hacia el adulto mayor se da a nivel intrafamiliar; luego también está presente en las instituciones y en la sociedad en su conjunto. Es un tema muy doloroso y no porque la red piense que solamente a los mayores se los debe respetar; de ninguna manera. A nosotros nos toca trabajar en este tema y creemos que tenernos que tomar el tiempo para hacer una reflexión al respecto y preguntarnos ¿Cómo se trata al adulto mayor? ¿Cómo me tratan, ¿Cómo quiero ser tratado? Los medios de comunicación tienen mucho que ver en este tema.
Durante el Consejo de Ministros llevado a cabo en el pasado mes de abril la REDAM mantuvo una entrevista con la Ministra de Desarrollo Social Marina Arismendi, donde se hizo entrega de un documento que detalla la realidad de los abusos y maltratos hacia los adultos mayores, que es invisible ante los ojos de la sociedad en general, pero existe”.
ABUSOS Y MALTRATOS
Desde la red se abordan todos los temas relacionados a los adultos mayores y cada vez se tiene más en claro que se trabajará intensamente para que las situaciones cambien. Se trata de un tema prioritario que es considerado grave y urgente en las 19 agendas territoriales. Se constatan hechos gravísimos en la esfera intrafamiliar y en los establecimientos de larga estadía que ponen en riesgo la vida de los adultos mayores. Se considera esta situación como emergencia socio – sanitaria que debe atenderse en forma urgente.
“Los adultos mayores tienen derecho a recibir un trato digno y a ser respetados y valorados, independientemente de la raza, color, sexo, idioma, cultura, religión, opinión política o de otra índole y origen social. Para ello hacemos oír nuestra voz, para reclamar y exigir el cumplimiento de nuestros derechos. La vejez se debe vivir en forma digna, puesto que es una etapa del ciclo de la vida; todos somos sujetos de derecho y no los perdemos por la edad.
De forma frecuente los ancianos ocupan espacios en los medios de, la prensa por incendios, abuso físico, psicológico, patrimonial, sexual, institucional, por alimentación insuficiente o por no tener acceso al trabajo, al estudio, a la recreación o al ocio. El Estado por ende, debe cumplir con el compromiso de brindar atención a esta problemática.
Los instrumentos jurídicos dicen de nuestros derechos a la participación ciudadana. Debemos hablar de participación, de nuestra participación como derecho y herramienta de cambio. ¿Por qué? Porque solo en ella está el verdadero y auténtico poder. Solamente quienes son partícipes son dueños del discurso y celosos guardianes en el control y monitoreo de las políticas públicas que diseña, implementa y evalúa el Estado, a veces sin considerarnos.
¿Qué ocurre cuando hablamos del derecho a la participación? Que no hay accesibilidad, física o actitudinal en todas las áreas, incluyendo al adulto mayor en el medio rural. Barreras de toda clase nos cortan el derecho a la participación. Esa participación que es un camino y un destino para nuestra inclusión en una sociedad para todas las edades. La participación que nos permite ejercer ciudadanía y como colectivo empoderado, con capacidades y debilidades; ser actores fundamentales de una nueva institucionalidad del estado.
Se considera que ante las reuniones con las altas autoridades se deben reclamar las condiciones mínimas de accesibilidad que generen un espacio digno para la participación.