- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

REDAM Salto impulsa el cumplimiento de varias acciones tendientes a la inclusión y buen trato hacia el adulto mayor

Con una intensa movida que abarcó la Plaza de los Treinta y Tres en pleno movimiento día de semana, la Filial Salto de la Red Nacional de Adultos Mayores (REDAM), celebró el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, por lo cual convocó a la ciudadanía a participar de una serie de actividades que habían sido planificadas.
A la mañana de ese día se llevó a cabo una vacunación simbólica en la Plaza 33 en el horario de 10.00 a 12.00, donde también se hizo entrega de una especie de “carnet de buen trato” hacia las personas mayores donde se plasman en el mismo una serie de sugerencias encaminadas a lograr por parte de todas las generaciones el buen trato hacia el adulto mayor.
Luego por la tarde en AJUPENSAL se brindó una charla en la que se exhibió por primera vez un spot publicitario, que fue confeccionado por la Secretaría de Género y Generaciones de la Intendencia de Salto. En tal sentido, el Comisario Pablo Minguta compartió una charla sobre violencia intrafamiliar haciendo especial hincapié en el adulto mayor.
AVANCES
Por su parte, la representante de REDAM Salto, Mirta Turino, hizo referencia a los “avances significativos” en estos años a partir del surgimiento del Instituto del Adulto Mayor y la elaboración de dos planes de vejez y envejecimiento que no existían en el país.
También ha sido de extrema importancia la aprobación de la Convención Interamericana de Defensa de los Derechos de las Personas Mayores. “En cuanto a la legislación, a las declaraciones y a la normativa, vamos muy bien. Lo que aspiramos con nuestra labor diaria es que este tema sea de todas las personas, pues a todos nos atañe. Que el tema vejez sea parte del discurso y de acción de los políticos. Y que las personas mayores se empoderen de esta temática”, enfatizó Turino.
A nivel departamental existe una perseverancia en el trabajo con personas “muy empoderadas y que tienen muy en claro cuáles son los derechos”.
A lo largo de siete años se han hecho capacitaciones de carácter local y nacional. En breve se hará un encuentro de carácter regional que involucrará a cinco departamentos y más adelante se hará una reunión con ministros y parlamentarios.
El vínculo se hace cada vez más profundo y formativo, tanto para los jóvenes como para los adultos mayores, estableciéndose un ida y vuelta. En el plan anterior se plantearon siete ejes con uno por cumplir referidos a la salud, abuso y maltrato, vivienda, educación, cuidados, accesibilidad, demencias y adultos mayores en el medio rural.
Se ha tratado de presionar para que las acciones se cumplan. En el segundo plan se habla de la igualdad y no a la discriminación, acceso a la Justicia y otros temas que son de gran trascendencia.
“Estamos iniciando un trabajo con (la Unidad de) Género y Generaciones de la Intendencia de Salto y creemos que vamos bien rumbeados porque hay ejes que son de exclusiva responsabilidad del gobierno departamental”, explicó Mirta Turino.
¿CÓMO QUEREMOS SER TRATADOS Y TRATAMOS A LOS MAYORES?
Aunque la magnitud del maltrato de los ancianos se desconoce, su importancia social y moral salta a la vista. En tal virtud, exige una respuesta mundial multifacética que se centre en la protección de los derechos de las personas de edad.
Las formas de definir, detectar y resolver el maltrato de los ancianos tienen que enmarcarse en el contexto cultural y considerarse junto con los factores de riesgo que tienen una especificidad cultural.
Por ejemplo, en algunas sociedades tradicionales se obliga a las viudas de edad a casarse de nuevo, mientras que en otras las mujeres mayores que viven solas son acusadas de practicar la brujería.
Desde los puntos de vista sanitario y social, si los sectores de atención primaria de salud y servicios sociales no están bien dotados para detectar y resolver el problema, el maltrato de los ancianos seguirá estando semioculto.
EN CUANTO AL ABUSO FINANCIERO A ADULTOS MAYORES
Las investigaciones recientes resaltan que la explotación financiera y el abuso material de los ancianos es un problema frecuente y grave. Entre un 5 y 10 por ciento de las personas mayores en todo el mundo pueden experimentar algún tipo de explotación financiera.
Sin embargo, a menudo estas situaciones no se denuncian, debido, en parte, a la vergüenza que sienten las víctimas o su incapacidad para dar a conocer formalmente estos hechos, por ejemplo, debido al deterioro de sus facultades cognitivas. La mayoría de los datos disponibles provienen de encuestas realizadas directamente a estas personas.
Las formas que toma la explotación financiera difieren de unas regiones a otras. En los países desarrollados, a menudo se trata de robos, falsificaciones, uso indebido de propiedades o poderes notariales, así como la negación del acceso a fondos. En los países menos desarrollados, la abrumadora mayoría de la explotación financiera se manifiesta en acusaciones de brujería, que se utilizan para justificar la apropiación de bienes, expulsión de los hogares y la negación de la herencia familiar a las viudas. Los factores de riesgo para la víctima de la explotación financiera van desde el aislamiento social y el deterioro de las facultades cognitivas, hasta la dependencia emocional, física o financiera del autor de los abusos. Ciertas condiciones de vida, como la pobreza y la falta de redes de apoyo, además de la discriminación por razón de edad y otros tipos de prejuicios, normas discriminatorias en relación con las herencias.