Representante empresarial en el BPS promueve la eliminación del complemento de la cuota mutual

En su última visita a Salto, la Cra. María Elvira Domínguez mantuvo una reunión con el Intendente, Dr.  Carlos Gabrielli, a efectos de dialogar en referencia a dos inquietudes.
PRESION FISCAL
Y CUOTA MUTUAL
Por una parte – nos explicó –  nos interesa tratar de lograr la disminución de la presión fiscal  sobre el empresario pequeño. Además estamos promoviendo la eliminación del complemento de cuota mutual. Creemos que en la medida en que se incorporan nuevos colectivos aportando, ahora entraron los bancarios (al BPS) que tienen sueldos altos y el año próximo se habrán de incorporar otras empresas que tienen seguros convencionales de salud. En tanto consideramos que el complemento de cuota mensual hace que el pequeño empresario, pague una tasa de aporte patronal  mucho mayor que aquel empresario que puede pagar salarios por encima de 10 mil pesos. Por encima de esta cifra, el aporte patronal porcentual es del 12,625 %. Sin embargo un empresario pequeño que paga sueldos de entre 5 y 6 mil pesos, este aporte patronal se le transforma en un 22 %.
AFECTA A LAS
PEQUEÑAS EMPRESAS
Creemos que estos es una barrera en la formalidad que afecta justo a las empresas que tienen mayores dificultades, porque  son más vulnerables a estar informales y más difíciles de controlar.
Es por esto que queremos que se elimine el complemento de cuota mutual, queremos que se extienda cobertura de salud a los empresarios. Este planteo lo venimos trabajando desde hace casi dos años y hay bastante apoyo. Incluso el directorio del BPS nos acompaña en esta iniciativa que iniciaría fundamentalmente a los empresarios que atiende su empresa en forma personal.
Para entender mejor: hoy tiene el beneficio de salud el unipersonal con hasta un trabajador, si contrata un segundo trabajador pierde el beneficio. Nosotros queremos que puedan tener en forma opcional,  la cobertura de salud todos los empresarios, independientemente incluso de la forma jurídica que adopte, porque aquel empresario más grande, que de pronto tiene una sociedad anónima, por suerte y como figura como director o gerente de la empresa puede tener el beneficio como empleado.
Sin embargo, si es una sociedad de responsabilidad limitada o si el pequeño empresario integra al personal su cónyuge, se considera que es una sociedad de hecho y pierde el beneficio, de él y de sus hijos.
LOS UNICOS EXCLUIDOS
En el marco de la Ley 18211, los únicos excluidos hoy son los empresarios y sus hijos. Los empresarios que adoptan formas personales y sus hijos los que no tienen cobertura.
Eso nos preocupa mucho, sobre todo teniendo en cuenta que la OIT (Organización Internacional del Trabajo), está promoviendo la extensión de cobertura de seguridad social y la prestación de salud es una de ellas que integra el sub sistema de la seguridad social.
LA NECESIDAD
DE CONSENSOS
En otro orden la representante empresarial sostuvo que a su entender el directorio del BPS debería de buscar consensos cuando se trata de temas claves.
“Si no nos obligamos a los consensos, las mayorías terminan dominando y por lo tanto la representación social termina invalidada, por eso creemos en la necesidad del consenso en temas claves”, señaló la Cra. Domínguez.
Hay que recordar – prosiguió – que el BPS tiene siete directores, cuatro de ellos políticos y tres sociales. Estos representan al sector trabajador, a los empresarios y a los pasivos respectivamente.
PROBLEMA
PREOCUPANTE
Explicando su reciente presencia en Salto, señaló: nos invitaron en el mes de noviembre último y el 14 de Diciembre estuvimos reunidos aquí con un grupo importante de productores hortícolas, preocupados por las dificultades que enfrentaban para formalizar a sus trabajadores en la zafra.
Se trata fundamentalmente de la zafra de la cebolla y del arándano. Los productores sostienen que cuando llega la zafra ellos necesitan un volumen importante de gente y en el mismo momento compiten dos cosechas, la cebolla y el arándano y ambas requieren mucha mano de obra. No hay personal suficiente y los trabajadores que vienen a estas cosechas son personal que muchas veces está cobrando el subsidio de desempleo por la citricultura o similar.
Por este motivo no pueden trabajar formalmente, porque no pueden estar activos y en el subsidio al mismo tiempo. Por lo tanto cuando se los quiere registrar declaran no tener la Cédula de Identidad o dan un número que no corresponde y cuando la Gestoría va a dar el alta en GAFI, se encuentra con que esa persona no existe.
INQUIETUD EMPRESARIAL
Por lo tanto el empresario corre el riesgo que en caso de que se produzca un accidente el seguro no le cubra y puede tener que llegar a hacer frente con todo su patrimonio para salvar la situación.
Consultada sobre el funcionamiento del directorio en si señaló: “si no nos obligamos a los consensos, las mayorías terminan dominando y por lo tanto la representación social termina invalidada, por eso creemos en la necesidad del consenso en temas claves”.
En relación al tema puntual de su concurrencia a Salto, donde participó de una reunión con la Mesa Hortícola de Salto dijo “planteamos esta situación ante el BPS y el representante de los trabajadores (Ariel Ferrari), como a los demás directores no les quedaba muy claro si esta era la situación real o nó. Por eso se decidió venir, con representantes de trabajadores, que nos acompañaron en esta reunión, y empresarios para poner en claro si la situación es real o nó. Por lo que conversamos, efectivamente es así y por otra parte nosotros nunca lo dudamos obviamente.
PROBLEMA CULTURAL
Es un problema casi “cultural”. El trabajador que ha terminado una zafra, estando aún en el seguro de desempleo sale a buscar y a complementar sus ingresos en lo que se llama “changas”.
El objetivo de esta visita fue la de esbozar diferentes ideas para ver como podemos salir de esta situación que no es buena para nadie. Para el empresario responsable que sabe que esto le puede traer más perjuicios que beneficios y tampoco para el trabajador que pierde de declarar ingresos que le servirán el día que se jubile.
En cuanto a la incorporación de representantes sociales al directorio del BPS, sistema que lleva ya 16 años de impuesto, la entrevistada consideró que “la particularidad de la integración de este último directorio es que los representantes sociales fueron elegidos por voto a padrón abierto, no lo hicieron las cámaras empresariales o el PIT-CNT, como había sido hasta ahora.
“Creemos que es positivo estar en los órganos porque sirve para controlar, pero nos parece que deberíamos obligarnos a lograr consenso por lo menos en algunos temas que son claves, cosa que no ocurre. Muchas veces se termina votando los temas por mayoría y de esta manera se invalida la expresión de los representantes sociales porque en todos estos órganos el ejecutivo tiene mayoría”, añadió.