Reservas monetarias argentinas caen por debajo de 50.000 millones de dólares

Buenos Aires, 16 sep (EFE).- Las reservas monetarias de Argentina cayeron este lunes por debajo de los 50.000 millones de dólares, un nivel que no registraba desde diciembre pasado y cuyo descenso se da en el contexto de las tensiones financieras desatadas en agosto.
Según informó el Banco Central de la República Argentina, las reservas cerraron hoy en 49.968 millones de dólares, lo que implica una pérdida de 117 millones con respecto del nivel de cierre del pasado viernes.
El ritmo de descenso en el «stock» de reservas de Argentina se ha acelerado a partir de las tensiones en el mercado cambiario desatadas tras el revés del presidente Mauricio Macri, quien aspira a la reelección, en las elecciones primarias del pasado 11 de agosto.
Sólo en ese mes las reservas monetarias de Argentina cayeron en 13.799 millones de dólares. La calificadora de riesgo Moody’s advirtió el pasado miércoles de que la caída de las reservas podría continuar pese a los controles cambiarios impuestos por el Gobierno de Macri hace casi dos semanas.
La agencia dijo en un informe que, si bien las medidas deberían ayudar a calmar la presión negativa sobre el tipo de cambio, es probable que las pérdidas de reservas continúen a medida que los depósitos en moneda extranjera huyan del sistema bancario. El pasado día 1 el Gobierno decretó restricciones a las compras de dólares y las transferencias al exterior para aliviar la presión negativa sobre el tipo de cambio y frenar la caída de reservas del Banco Central.
Según agregó Moody’s en su informe, una porción «significativa» de la caída en las reservas se explica por las retiradas de depósitos bancarios en moneda extranjera y, en menor medida, por las ventas diarias de dólares que el Banco Central ha hecho en la plaza bancaria para contener el alza del precio de la moneda estadounidense.
La calificadora señaló que, si bien los controles cambiarios han tenido «cierto éxito» para limitar la depreciación del peso argentino, la caída de reservas ha continuado por la retirada de dólares depositados en los bancos.