Resolución Política del Comité Central del Partido Comunista cuestiona aspectos de la Rendición de Cuentas

En su sesión realizada los días 16 y 17 de junio, denominada camaradas César Brien y Omar González, el Comité Central del PCU aprobó, por unanimidad, la siguiente Resolución Política.
Uruguay, y el proceso transformador de nuestro país en el que estamos luchando, vive hoy uno de los momentos más complejos de los últimos 15 años. Esto es así por la crisis estructural y orgánica del capitalismo, que en su desarrollo, además de las graves consecuencias sociales y humanas, implica un grave peligro para la paz y para la vida misma. Por la contraofensiva política, ideológica y militar del imperialismo y las oligarquías en el mundo, con especial intensidad en nuestro continente, y también en nuestro país, que busca recuperar los espacios de poder político que perdieron y consolidar los económicos y mediáticos, que siempre tuvieron y mantienen. Como ya dijimos en nuestro XXXI Congreso, y en la resolución de nuestro Comité Central de marzo, el impacto combinado de estos factores y las respuestas populares a ellos provocan una agudización de la lucha de clases. Eso es lo que se vive en el mundo, en nuestro continente y en nuestro país.
Discutimos y nos organizamos para enfrentar esta agudización de la lucha de clases y cumplir con el objetivo central para esta etapa, definido por nuestro XXXI Congreso: Derrotar en Uruguay la contraofensiva del imperialismo y abrir, con lucha, caminos para avanzar en democracia, hacia el socialismo. Para ello nos planteamos el desarrollo de la lucha en el terreno programático, político y reivindicativo con una línea de masas y de movilización, que desate la ofensiva popular; que ayude, desde lo particular y lo general, a colocar el eje en el enfrentamiento entre los dos proyectos de país; unitaria, que defienda y desarrolle las herramientas políticas y sociales de la unidad del pueblo y aporte a la consolidación del bloque político y social, democrático y radical de los cambios. Para organizar nuestra militancia y nuestra lucha ratificamos para este período los 7 ejes de acción política definidos en marzo: 1) Rendición de Cuentas, discutida con amplitud con el movimiento popular, que responda al cumplimiento del programa de gobierno del Frente Amplio.2)Consejos de Salarios.3) Trabajar en la aplicación de las resoluciones del Congreso del PIT-CNT, del fortalecimiento del movimiento sindical, de las orientaciones estratégicas aprobadas.4) Congreso del FA.5) Aprobación de leyes populares: De empleo para personas con discapacidad de la actividad privada, fondo de insolvencia patronal, ley de mano de obra local y ley de alquileres, entre otras.6) Memoria, verdad y justicia y nunca más.7) Solidaridad antimperialista y lucha por la paz. En el marco de la situación internacional, caracterizada más arriba, expresamos nuestra solidaridad con el pueblo de Palestina y la criminal agresión israelí que ya lleva cientos de muertos. Con el pueblo de Guatemala, que además de la enorme tragedia por la erupción del volcán de Fuego, agravada por la desidia criminal del gobierno, enfrenta la brutal violencia de la oligarquía: en menos de un mes fueron asesinados 7 dirigentes campesinos. Con la lucha democrática del pueblo brasileño, reclamando el fin de la represión y los asesinatos y la inmediata libertad del compañero Lula, injustamente preso. Con la lucha del pueblo colombiano y la defensa de la paz, contra la persecución los asesinatos y la apuesta a la guerra que implica el ingreso a la OTAN de ese país, acordada por el gobierno de Juan Manuel Santos. Nuestra solidaridad con el pueblo de Nicaragua y el apoyo a un proceso de diálogo que construya la paz y una salida política a la situación de violencia en ese país hermano. En especial, ratificamos nuestra solidaridad con la Revolución Bolivariana y con el derecho a la autodeterminación de ese pueblo, y repudiamos las amenazas y agresiones de EEUU, la OEA y los títeres del imperialismo agrupados en el denominado Grupo de Lima. Nuestra solidaridad con Cuba y su revolución y el reclamo del fin del criminal bloqueo de EEUU. En cuanto al proyecto de Rendición de Cuentas, cuyas líneas principales han sido presentadas al PIT-CNT y a la bancada del Frente Amplio por el Equipo Económico, el PCU reconoce y valora que este proyecto de Rendición de Cuentas no es gasto cero y menos es recorte, implica un incremento, aún en la difícil situación regional y mundial. Intentando mantener la responsabilidad fiscal, esta Rendición de Cuentas tiene prioridades sociales claras, en las antípodas de los recortes y retrocesos de los otros países de la región y de lo que propone la derecha social y política en nuestro país. Siendo cierto lo anterior, el PCU lo considera insuficiente para dar respuesta a las necesidades del desarrollo productivo de nuestro país, a las justas demandas de importantes sociales y para cumplir con los compromisos programáticos de nuestro Frente Amplio. En términos políticos, consideramos los lineamientos presentados un error importante, ya que erosionan la unidad del bloque político y social de los cambios, dicho en otros términos, aíslan a nuestro gobierno de su fuerza política y a ambos de su base social. Compartimos la preocupación por las restricciones impuestas por una compleja situación externa e interna, pero creemos que, pese a todos los avances conquistados, continuamos con una matriz productiva cada vez más primarizada, lo que repercute en la no expansión de los puestos de trabajo y de la calidad de los mismos, apostando a la Inversión Extranjera Directa como casi única variable de impulso económico, disminuyendo el papel de la inversión pública estatal, estableciendo el llamado “equilibrio fiscal” como única preocupación y dejando por el camino acciones para avanzar hacia la redistribución de la riqueza. De no modificarse, esta visión, conspira contra el mantenimiento de los avances logrados por el Frente Amplio y la lucha popular desde 2004. La Rendición de Cuentas anunciada es insuficiente para las necesidades de áreas estratégicas del país (educación, salud, vivienda, inversión pública que genere puestos de trabajo, etc.). Incluso desconoce las necesidades identificadas por la ANEP y la UDELAR. Preocupa especialmente lo relacionado con los incrementos presupuestales destinados a Educación y Salud. En el ámbito de la educación pública estatal, de quedar sin modificaciones el proyecto presupuestal, estaremos lejos del 6% del PBI para la misma y el 1% para desarrollar investigación nacional. Esto implicará no poder cubrir creaciones de cargos, inversiones en infraestructura edilicia y equipamientos (nuevas construcciones, reparaciones y ampliaciones de las ya existentes), sistema de becas para estudiantes, aumentos salariales y mayor presupuesto para investigación y desarrollo. En Salud Pública, si se mantiene lo previsto, no permitiría cumplir con compromisos ya asumidos con los funcionarios y con inversiones imprescindibles para sostener y profundizar la reforma de la Salud. Nuestro Partido, el movimiento sindical y varios sectores del Frente Amplio han planteado iniciativas fiscales y tributarias que graven más al gran capital y sus ganancias para generar mayores recursos económicos genuinos para asignar a la inversión pública estatal, (aumento IRAE, reposicionamiento del Impuesto al Patrimonio, etc.), las que volvemos a reivindicar frente a las opciones que dicen que no existen alternativas. Reclamamos una discusión abierta del proyecto de Rendición de Cuentas antes de su ingreso al Parlamento, que incluya al FA como tal y no solo a su bancada parlamentaria. Nos comprometemos a continuar trabajando en todos los ámbitos donde nuestro Partido desarrolla su actividad y militancia para lograr, antes del plazo máximo constitucional para enviar el mensaje presupuestal al Parlamento (30/6), modificar sustancialmente dicho mensaje de Rendición de Cuentas en el sentido antedicho.
Para contribuir a ese esfuerzo el Comité Central designó un grupo de trabajo para plantear en breves días propuestas concretas para mejorar el proyecto de Rendición de Cuentas, solicitar entrevistas con el presidente de la República, Tabaré Vázquez, y con las autoridades de la ANEP, la UDELAR, la UTEC y ASSE para conocer directamente sus necesidades y propuestas a nivel presupuestal.
Reiteramos que concebimos esta lucha como “un proceso histórico y se libra en toda la sociedad, todos los días. Esto es la disputa por la hegemonía, por el poder. Lo acumulado por nuestro pueblo, en organización y conciencia, nos trajo hasta aquí. Es necesario un nuevo nivel en la acumulación de fuerzas del pueblo para avanzar”.
Ese esfuerzo por superar las insuficiencias y dar un salto en el nivel de acumulación de fuerzas del pueblo incluye la necesidad de construir un PCU y una UJC a la altura de lo que reclama la etapa histórica que vivimos y los desafíos que enfrentamos. Ratificamos el compromiso, en primer lugar de este Comité Central, y de todas y todos los comunistas, para con el Plan 2018-2020 como herramienta central, levantar un PCU y una UJC, más fuertes, más organizados, con más peso e incidencia en la sociedad, como nuestro principal aporte a la lucha de nuestro pueblo por avanzar.
Montevideo 17 de junio de 2018
Comité Central Partido Comunista de Uruguay







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...