Rotura en caño de OSE que abastece agua a Ceibal y Salto Nuevo dejó ayer a miles de usuarios sin servicio

Rotura en caño de OSE que abastece agua a Ceibal y  Salto Nuevo dejó ayer a miles de usuarios sin servicio

Molestos, así estaban los vecinos de la populosa zona que une los barrios Ceibal y Salto Nuevo ayer al caer la tarde, luego que se quedara sin agua todo el lugar tras la rotura de uno de los caños de OSE más importantes para esa área ya que le brinda el suministro de agua potable a miles de personas que viven allí.

La jornada de ayer fue de las más calurosas del verano en lo que va hasta ahora y sumado a la falta de agua que tuvo una importante cantidad de gente cuando llegaba a sus hogares, la situación obligó a muchos a recurrir a casas de familiares, de amigos, de conocidos e incluso a solicitarle hasta a sus compañeros de trabajo el poder conseguir un poco de agua potable para beber e higienizarse.
La rotura del caño maestro se produjo en el cruce de las avenidas Patulé y Treinta y Tres en el barrio Salto Nuevo, IMG_7131donde según fuentes del ente estatal, la maquinaria pesada de una empresa privada que viene realizando trabajos de obra en el lugar contratada por la Intendencia de Salto, habría estado implicada en la adversa situación. Sin embargo, desde OSE dijeron que “estaban en conocimiento del problema” y que “sabían que eran muchas las personas afectadas”, por lo cual indicaban que sobre la medianoche de ayer la situación quedaría resuelta. En principio el comunicado recibido en el PUEBLO a las 16,55 horas, daba cuenta que los trabajos en la zona se realizarían entre 23 horas del lunes y 05,00 de hoy martes.

VECINOS MOLESTOS
Pasadas las siete de la tarde de ayer las llamadas caían una tras otra a la Redacción, donde varios vecinos señalaban su molestia por la situación, dado que al llegar a sus casas del trabajo, tenían cortado el suministro habitual de agua potable.
Los vecinos que hablaron en forma reiterada con este diario, señalaron que los funcionarios del ente les decían que hubo “una rotura” y que les dijeron que fue “un accidente de una de las máquinas que trabaja en la zona”, pero que además “no les dieron mayores explicaciones”, solamente que “el servicio quedaría repuesto sobre las 12 de la noche”.
Manifestaban que el problema lo sufrían más por el intenso calor que se estaba viviendo en la jornada, lo que conllevaba incluso a que mucha gente acudiera a los almacenes cercanos a comprar agua mineral sin gas, ya sea en botellas o bidones, al menos para refrescarse y también para higienizarse, contaron a EL PUEBLO los vecinos.
Delia llegó a su casa desde el centro de la ciudad, estaba en su trabajo y no tenía idea del problema que la esperaba cuando llegara al barrio. Tenía que encontrarse con sus tres nietos que aguardaban por ella en su casa ya que se quedan allí, hasta que su madre saliera de su lugar de trabajo.
Pero al entrar vio lo que estaba pasando. “Y me quería morir, no había agua, hacía mucho calor y empezamos a consultar entre los vecinos a la OSE y a todos lados, y supimos que al parecer las máquinas que están arreglando la zona tuvieron un percance y tocaron un caño grande, ahora OSE está trabajando (era de tardecita), pero el problema empezó a eso de las seis de la tarde y por ahora tengo a las criaturas con lo que puedo, la única agua que hay en casa es la que tengo en la heladera y con eso nos vamos a tener que arreglar”, dijo.
Como el caso de Delia, muchos otros vecinos de la zona tuvieron que acudir a la casa de otros familiares. Pero a ella, la llamó su hija, la madre de sus nietos, quien vive en el Ceibal a unas cuadras de donde ella reside y padeció el mismo problema.
“Mi hija me llamó y me pidió para venir a bañarse acá, pero yo le dije que si bien estamos a unas cuadras de distancia, el problema que tenemos es exactamente el mismo, las dos estamos sin agua, las máquinas están trabajando en Patulé y Treinta y Tres, pero somos muchísima la gente la que está afectada”, comentó Delia a EL PUEBLO.
Desde OSE respondieron a este diario que fueron miles las personas afectadas y que a la medianoche de ayer, el problema quedaría resuelto, en tanto, los vecinos estaban muy molestos, las redes sociales explotaban en comentarios y fotos y muchos se comunicaron con nuestro medio para expresar su desahogo.