“Sabíamos que en algún minuto tendría que llegar (el sismo)”, cuenta la chilena Ignacia Mediavilla

Cuando el mundo todavía no superaba la tragedia de Haití, donde un terremoto de 7,7 grados en la escala Richter sucumbía entre los escombros a la nación caribeña, un hecho aún mayor y bastante más cercano a nuestro país, nos dejaba mudos y expectantes ante el poder de la madre naturaleza.
Por esto, es que Chile vive hoy con temor, nerviosismo e incertidumbre tras la ola de sismos que afectaron al país en forma tremenda y generaran un estado de pánico en la sociedad.
Luego de que en la madrugada del pasado 27 de febrero, un terremoto de 8,8 grados en la escala de Richter sacudiera a la nación trasandina y ocasionara uno de los desastres naturales más importantes que ha sufrido ese país en su historia, los chilenos tratan de superar como pueden, un hecho que se trató incluso de uno de los eventos de esa naturaleza más impactantes en la historia de la humanidad.
Tras esto, varias réplicas de ese terremoto se han vivido en los últimos días y los chilenos se encuentran enfrentando uno de los desafíos más impensables e importantes con unidad, debiendo afrontar las inesperadas adversidades que les dejó esta catástrofe natural rescatando valores como la solidaridad y el altruismo. Generando así una reacción en cadena entre los pobladores de ese país y un estado de alerta aún mayor al que ya se tenía en todo el mundo.
El creciente problema del cambio climático, que está afectando al mundo entero, dejó sus huellas en pocos meses en dos naciones bien dispares de nuestra América Latina. Una de ellas fue Haití, nación que ya se encontraba en manos de la ayuda internacional puesto que su condición como el país más empobrecido del continente, ya era un problema. Y el terremoto solo sirvió para terminar de dejarlo bajo los escombros de la miseria.
El otro es Chile, una de las naciones más prósperas y desarrolladas de nuestra América Latina. Pero que tuvo uno de los golpes más duros tras este terremoto y que ahora mide sus fuerzas, entre el desarrollo alcanzado y la capacidad generada a lo largo de estos años, para poder superarse como nación.
El mundo ha puesto los ojos en ellos y confía que tanto uno como otro país, con sus complejidades y sus diferencias, pero sobre todo con sus semejanzas, logren sortear cuanto antes uno de los dramas más desagarradores que les ha tocado vivir y que a nosotros nos deja de espectadores, mirando y aprendiendo.
Ignacia Mediavilla es una chilena que pasó a principios de febrero por nuestra ciudad. Nació y vive en Santiago de Chile, la capital del país que tiene 4,5 millones de habitantes y es una de las metrópolis más importantes de América.
Ignacia tiene 20 años de edad y es estudiante de periodismo en la Universidad Diego Portales, una de las más destacadas e importantes del país por su calidad académica.  En diálogo con EL PUEBLO desde su ciudad natal, esta chilena nos deja su impronta contándonos cómo se vive en este momento en su país, el cual luego de haber soportado un duro embate, apuesta a rescatarse desde sus entrañas, sobre todo, desde el corazón de su propia gente que no baja los brazos y que trabaja duro para recuperar a la nación chilena.  Esto nos contaba Ignacia Mediavilla desde Chile el pasado viernes 26 de marzo.
-¿Cómo vive la sociedad de Chile tras el sismo que sacudió al país y que conmovió al mundo?
-Con temor, incertidumbre, nerviosismo. Ha pasado un mes y recién en el sur se están normalizando los servicios básicos, hay niños que aún no entran al colegio y gente que lo perdió todo. Hay un estrés post traumático del terremoto en gran parte de la sociedad chilena, sin embargo de a poco se va tratando de que las cosas mejoren, todavía es muy reciente.
-¿Despertó un sentimiento de unidad en el pueblo chileno esta situación?
Yo creo que de todas maneras. Todo el país se unió por una causa, y eso quedó demostrado no sólo en la realización de la Teletón, donde se juntaron aproximadamente 60 millones de dólares, sino también en el gran interés que tenía la gente de participar en la reconstrucción del país. Como te contaba antes, las fundaciones colapsaron de voluntarios que se ofrecían para ir al Sur, todos ayudaban con alimento, ropa, etc. Fue muy bonito ver como todo un país se puede movilizar para el bien de sus compatriotas.
-¿Esta catástrofe demostró las carencias del sistema chileno para atender una situación de esta naturaleza o entienden que la capacidad de respuesta fue la adecuada?
-Creo que es una mezcla, en algunos casos el país se mantuvo muy bien, por ejemplo en las construcciones, a pesar de que sí se cayeron casas en el sur y muchas (donde fue el epicentro), Santiago sobrevivió bastante bien, resistiendo un terremoto de más de 7 grados. En ese aspecto yo considero que estuvo bien. Sin embargo se vio una clara falencia por ejemplo en el sistema de telefonía. Acá no se usa la telefonía satelital, y eso claramente hizo falta al minuto de querer comunicarse con las demás personas. La respuesta por parte del gobierno intentó ser lo más rápida posible.
-A varios días de haber ocurrido esta tragedia, ¿cómo encara este proceso de reconstrucción el pueblo chileno, con esperanzas, con miedo, o con optimismo?
-El miedo todavía no se va, todos los días se sienten réplicas de 5 grados pero de a poco estamos acostumbrándonos a vivir con eso. La esperanza y el optimismo están de todas maneras, de a poco la situación se ha ido regularizando y la gente está volviendo a su vida normal. A pesar de que claramente no es tan fácil reconstruir un país de un día para el otro.
-¿Creen que hay un antes y un después para la vida del país?
-No creo, este es un país sísmico y siempre se ha sabido que cada 20 o 25 años aproximadamente hay un terremoto, todos sabíamos que en algún minuto tendría que llegar. Siempre afecta, hubo gente que lo perdió todo, pero no creo que sea como para marcar un antes y un después en la vida de un país que suele tener movimientos telúricos.
-¿Qué expectativas tienes tu, como estudiante, joven y chilena, sobre todo esto?
-Yo hoy me siento profundamente orgullosa de mi país, de verdad es impresionante como la gente se ha movilizado para ayudar y sobre todo los jóvenes. Es rico ver como frente a catástrofes de tal magnitud nos unimos como país para salir adelante juntos.
(Entrevista de Hugo Lemos)







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...