Salteño presentará ponencias en Congreso Mundial de Filosofía de la Educación en Atenas, en el mes de agosto

Salteño presentará ponencias en Congreso Mundial de  Filosofía de la Educación en Atenas, en el mes de agosto
Máximo Núñez es salteño y es estudiante de Filosofía de la Educación en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de la República, en Montevideo.
Núñez se prepara junto a un grupo de compañeros suyos, con una serie de ponencias sobre el devenir de la educación en nuestros días, que expondrán en el Congreso Mundial de Filosofía de la Educación, que se llevará a cabo durante los primeros días del mes de agosto en la capital de Grecia, Atenas.
Se trata del único salteño de la delegación uruguaya que estará viajando en los próximos días al país europeo, donde buscarán conectarse con el mundo acerca de la misma problemática, sobre la que trabajaron investigando un montón de temas relacionados.
Ayer, visitó EL PUEBLO antes de volver a Montevideo, donde prosigue sus estudios en la Facultad de Humanidades.
EDUCACIÓN Y FILOSOFÍA
En diálogo con este diario, Núñez explica que en realidad, la idea básica de la ciencia que estudia “es articular la educación y la filosofía, y de ahí buscar elementos que sean consistentes en función del sistema, pero del sistema parado desde el lugar donde me pregunto qué tipo de educando quiero tener, qué tipo de ciudadano quiero que sea el resultante de lo que le estoy enseñando o de lo que le quiero transmitir”.
Sostuvo que “desde ahí va la filosofía de la educación, tratando de aportar aquellas cosas que son más de la práctica, como los argumentos teóricos. En el departamento donde trabajo en la Facultad de Humanidades, estamos haciendo una investigación sobre la inquietud y el conocimiento, volver a los orígenes de la filosofía, aquella filosofía socrática, que cuestionaba pero interpelando la esencia de cada sujeto”.
En ese aspecto insistió en que “desde Ciencias de la Educación nos paramos a observar al hombre que se está construyendo en la sociedad, y ahí empezamos a ver cuáles son aquellas cosas que realmente construyen al hombre”.
Agregó que todo lo lleva a “pensar en cosas como la felicidad, la verdad, a retomar filósofos que de repente todo el mundo le tiene un poco de miedo como el caso de Platón o Aristóteles, pero ver que ellos también lo que buscaban era sumamente puntual, más allá de lo ideal, y desde ahí ver cómo aplicar eso a la educación. Porque la educación en realidad tiene muchos desafíos porque es una educación que tiene mucha demanda y a veces parece que lo que estamos ofreciendo no tiene mucho resultado”.
Conforme a esto dijo que hay que perspectivar hacia el futuro. “Entonces pensemos bien qué es lo que queremos. Queremos este tipo de sujeto, este tipo de ciudadano. Bien, ¿Qué es lo que le podemos enseñar, qué es lo que podemos construir con él? Desde ahí nos paramos nosotros, desde ahí nos preguntamos, y desde ahí vamos viendo qué es lo que podemos construir”, expresó Núñez.
“Nosotros conversamos con las diferentes disciplinas, yo me paro como licenciado en educación y veo qué puedo aportar desde mi rol. Principalmente generando crítica. Lo importante es que siempre tengo que saber que las personas que tengo enfrente, son personas que piensan, que razonan y que no hacen las cosas automáticamente. En realidad es eso, no nos metemos a cuestionar lo que enseñan las otras disciplinas, no cuestionamos eso, sino que simplemente acompañamos que ese desarrollo sea de la mejor manera posible”, comentó.
Núñez dijo que en la filosofía de la educación trabajan “también pensando en la totalidad. Porque trabajamos con una persona que es un todo, un todo afectivo, un todo intelectual, un todo volitivo, y que también lo corpóreo es un todo en sí mismo, ese sujeto con todas esas dimensiones y con todas esas limitaciones, hay que ir formándolo, hay que ir construyéndose, nos estamos formando todos. La idea no es meternos en las dificultades que tiene la educación, porque lo sabemos, sino que la idea es saber que a partir de esto, preguntarnos qué es lo que podemos hacer”.
Aclaró que desde su punto de vista “obviamente que los desafíos son enormes, porque los intereses van cambiando y la pregunta que nos tenemos que hacer es qué hacemos con lo que teníamos, y lo que estamos teniendo ahora. Básicamente pasa por despertar el encanto por preguntarse, por cuestionarse y saber que se pueda ir a la esencia de la filosofía desde el saborear, para ir construyendo las cosas todos juntos, que no sea algo flexible, que no sea el hecho de hacer lo que quiero y a mi manera”.
CONGRESO
El salteño Máximo Núñez participará a partir del próximo 4 de agosto y hasta el 10 de ese mismo mes, en un Congreso Mundial de Filosofía de la Educación que se realizará en la ciudad de Atenas, la capital de Grecia, la cuna de la filosofía mundial. En esa actividad, es en donde está previsto que participen miles de personas de todo el mundo, la delegación uruguaya en la que Núñez será el único salteño, presentará ponencias y trabajos de investigación acerca de su pensamiento sobre la materia.
“Lo bueno es ver dónde estamos parados nosotros, hacia dónde va el mundo y ver también cuál es el desafío que tenemos por delante. Algo que lo consideramos fundamental. Más allá de esto, uno se trae más cosas de las que deja en los congresos de ese tipo, sobre todo en este tipo de actividades que tienen una magnitud que nos parece como inabarcable, uno trae muchas cosas de estos lugares, trae propuestas de otros lados, inquietudes, o pareceres similares. Pero vamos a ver qué podemos hacer con todo eso”, dijo Núñez a este diario.

Máximo Núñez es salteño y es estudiante de Filosofía de la Educación en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de la República, en Montevideo.

Núñez se prepara junto a un grupo de compañeros suyos, con una serie de ponencias sobre el devenir de la educación en nuestros días, que expondrán en el Congreso Mundial de Filosofía de la Educación, que se llevará a cabo durante los primeros días del mes de agosto en la capital de Grecia, Atenas.

Se trata del único salteño de la delegación uruguaya que estará viajando en los próximos días al país europeo, donde buscarán conectarse con el mundo acerca de la misma problemática, sobre la que trabajaron investigando un montón de temas relacionados.

Ayer, visitó EL PUEBLO antes de volver a Montevideo, donde prosigue sus estudios en la Facultad de Humanidades.

EDUCACIÓN Y FILOSOFÍA

En diálogo con este diario, Núñez explica que en realidad, la idea básica de la ciencia que estudia “es articular la educación y la filosofía, y de ahí buscar elementos que sean consistentes en función del sistema, pero del sistema parado desde el lugar donde me pregunto qué tipo de educando quiero tener, qué tipo de ciudadano quiero que sea el resultante de lo que le estoy enseñando o de lo que le quiero transmitir”.

Sostuvo que “desde ahí va la filosofía de la educación, tratando de aportar aquellas cosas que son más de la práctica, como los argumentos teóricos. En el departamento donde trabajo en la Facultad de Humanidades, estamos haciendo una investigación sobre la inquietud y el conocimiento, volver a los orígenes de la filosofía, aquella filosofía socrática, que cuestionaba pero interpelando la esencia de cada sujeto”.

En ese aspecto insistió en que “desde Ciencias de la Educación nos paramos a observar al hombre que se está construyendo en la sociedad, y ahí empezamos a ver cuáles son aquellas cosas que realmente construyen al hombre”.

Agregó que todo lo lleva a “pensar en cosas como la felicidad, la verdad, a retomar filósofos que de repente todo el mundo le tiene un poco de miedo como el caso de Platón o Aristóteles, pero ver que ellos también lo que buscaban era sumamente puntual, más allá de lo ideal, y desde ahí ver cómo aplicar eso a la educación. Porque la educación en realidad tiene muchos desafíos porque es una educación que tiene mucha demanda y a veces parece que lo que estamos ofreciendo no tiene mucho resultado”.

Conforme a esto dijo que hay que perspectivar hacia el futuro. “Entonces pensemos bien qué es lo que queremos. Queremos este tipo de sujeto, este tipo de ciudadano. Bien, ¿Qué es lo que le podemos enseñar, qué es lo que podemos construir con él? Desde ahí nos paramos nosotros, desde ahí nos preguntamos, y desde ahí vamos viendo qué es lo que podemos construir”, expresó Núñez.

“Nosotros conversamos con las diferentes disciplinas, yo me paro como licenciado en educación y veo qué puedo aportar desde mi rol. Principalmente generando crítica. Lo importante es que siempre tengo que saber que las personas que tengo enfrente, son personas que piensan, que razonan y que no hacen las cosas automáticamente. En realidad es eso, no nos metemos a cuestionar lo que enseñan las otras disciplinas, no cuestionamos eso, sino que simplemente acompañamos que ese desarrollo sea de la mejor manera posible”, comentó.

Núñez dijo que en la filosofía de la educación trabajan “también pensando en la totalidad. Porque trabajamos con una persona que es un todo, un todo afectivo, un todo intelectual, un todo volitivo, y que también lo corpóreo es un todo en sí mismo, ese sujeto con todas esas dimensiones y con todas esas limitaciones, hay que ir formándolo, hay que ir construyéndose, nos estamos formando todos. La idea no es meternos en las dificultades que tiene la educación, porque lo sabemos, sino que la idea es saber que a partir de esto, preguntarnos qué es lo que podemos hacer”.

Aclaró que desde su punto de vista “obviamente que los desafíos son enormes, porque los intereses van cambiando y la pregunta que nos tenemos que hacer es qué hacemos con lo que teníamos, y lo que estamos teniendo ahora. Básicamente pasa por despertar el encanto por preguntarse, por cuestionarse y saber que se pueda ir a la esencia de la filosofía desde el saborear, para ir construyendo las cosas todos juntos, que no sea algo flexible, que no sea el hecho de hacer lo que quiero y a mi manera”.

CONGRESO

El salteño Máximo Núñez participará a partir del próximo 4 de agosto y hasta el 10 de ese mismo mes, en un Congreso Mundial de Filosofía de la Educación que se realizará en la ciudad de Atenas, la capital de Grecia, la cuna de la filosofía mundial. En esa actividad, es en donde está previsto que participen miles de personas de todo el mundo, la delegación uruguaya en la que Núñez será el único salteño, presentará ponencias y trabajos de investigación acerca de su pensamiento sobre la materia.

“Lo bueno es ver dónde estamos parados nosotros, hacia dónde va el mundo y ver también cuál es el desafío que tenemos por delante. Algo que lo consideramos fundamental. Más allá de esto, uno se trae más cosas de las que deja en los congresos de ese tipo, sobre todo en este tipo de actividades que tienen una magnitud que nos parece como inabarcable, uno trae muchas cosas de estos lugares, trae propuestas de otros lados, inquietudes, o pareceres similares. Pero vamos a ver qué podemos hacer con todo eso”, dijo Núñez a este diario.