Salto Grande – La silenciosa vigilancia de la cuenca del Río Uruguay

El conocimiento anticipado de los caudales entrantes al embalse permite planificar el movimiento del embalse, calcular la disponibilidad energética, informar anticipadamente a los ribereños ante posibles crecientes, entre otras funciones.
El caudal de ingreso al embalse de Salto Grande proviene de una cuenca colectora que abarca un área de casi 243.970 km2, y se encuentra ubicada en los territorios de Brasil (70%), de Uruguay (10%), y de Argentina (20%). Esta superficie es 3,1 veces superior a la correspondiente a la Provincia de Entre Ríos.
El conocimiento anticipado de los caudales entrantes al embalse es una tarea de fundamental importancia, ya que permite realizar de manera continua las siguientes acciones: Planificación del movimiento del embalse. Cálculo de la disponibilidad energética. Dar aviso y seguridades a la navegación. Atenuar los efectos de crecientes extremas, dentro de las posibilidades técnicas disponibles. Informar anticipadamente a las poblaciones ribereñas de la aparición de estas crecientes, a fin de mitigar los perjuicios sociales y económicos que se pueden producir.
Dentro de la cuenca de un río se cumple el ciclo hidrológico del agua. Simplificadamente se puede decir que la superficie de la cuenca recibe las precipitaciones que ocurren, una fracción de ellas alimentan las reservas del suelo infiltrándose, otra parte vuelve a la atmósfera por evaporación, y el resto se escurre por la superficie del terreno y alimenta los ríos, transformándose en caudal.
Consecuentemente, si se pretende determinar los caudales futuros del río resulta imprescindible tener una correcta evaluación de las lluvias que ocurren. Estas pueden medirse en forma muy simplificada con la utilización de un sencillo instrumento denominado pluviómetro.
Además los caudales de los afluentes y del propio Río Uruguay se miden registrando sus niveles en diferentes puntos (alturas hidrométricas). Actualmente los pluviómetros y los medidores de alturas hidrométricas se encuentran automatizados tanto en su lectura como en la transmisión de los valores registrados hacia un centro de control que almacena los datos. Esta transmisión se logra por vía radial, celular, o satelital.
La Comisión Técnica Mixta de Salto Grande por medio de su Área de Hidrología efectúa una permanente vigilancia de la cuenca colectora, la cual se puede dividir en tres partes: cuenca inmediata (47.235 km2), cuenca media (97.214 km2), y cuenca alta (99.521 km2).
Un poco de historia
En la cuenca próxima, teniendo en cuenta la rápida influencia de las precipitaciones sobre el caudal entrante al embalse, y por lo tanto la urgencia en disponer inmediatamente de esa información, Salto Grande instaló en el año 1988, en territorios del Uruguay y de la Argentina, una red de 51 estaciones automáticas, la cual fue en su momento una de las mayores redes automáticas existentes en el mundo.
Este conjunto de estaciones están cumpliendo su vida útil, por lo que gradualmente se están reemplazando por equipos más modernos y sofisticados. Se espera finalizar este reemplazo en el año 2014.
En la cuenca media correspondiente al territorio argentino desde San Javier hasta Paso de los Libres, las lecturas pluvio-hidrométricas se encuentran a cargo de la Prefectura Naval Argentina. En Paso de los Libres existe una estación automática. De la misma manera en la cuenca alta en territorio argentino, similares lecturas se encuentran a cargo de la Gendarmería Nacional. En la localidad del Soberbio (Misiones) también se cuenta con una estación automática. Además se recibe la información obtenida por la Entidad Binacional Yacyretá y el Servicio Meteorológico Nacional.
Considerablemente más complejo fue obtener información de la cuenca media y alta que se encuentra en territorio brasilero que se corresponde con el 70 % del total. En términos generales, la mayor dificultad radicaba en la falta de estaciones de medida con capacidad de transmitir los datos de precipitación en tiempo real.
Con el paso de los años y acompañando el avance tecnológico y la disminución de costos, la cantidad de información en tiempo real, proveniente de Brasil fue creciendo, y hoy se puede decir que se cuenta con la casi totalidad de los datos telemétricos originados en ese país, incluyendo los que corresponden a las seis grandes presas que operan en la alta cuenca.
Esta información se complementa con la correspondiente a las alturas hidrométricas disponibles tanto en el cauce principal del río Uruguay como en los afluentes, que se monitorean a través de redes convencionales y telemétricas y que permiten la detección anticipada y el seguimiento de las ondas de crecida que se generan en las cuencas media y alta.
Un sistema moderno y eficiente
En el conjunto de la cuenca colectora, el sistema de monitoreo hidrológico de Salto Grande cuenta hoy con más de cuatrocientas estaciones que envían su información en forma diaria u horaria. Estas estaciones mayoritariamente no pertenecen a Salto Grande, son de 18 diferentes organismos, que pertenecen a los tres países involucrados, con los que se han realizado distintos tipos de convenios.
Para el manejo de esta voluminosa información y mejorar el sistema de pronósticos existente, Salto Grande ha adquirido recientemente, un software denominado FEWS, a la Fundación Deltares de Holanda.
Este sistema es una de las herramientas más modernas existente a nivel mundial para el monitoreo y previsión de comportamiento de sistemas naturales complejos en tiempo real. Es el mismo sistema que respalda los 13 Centros de pronóstico hidrológico que tiene el River Forecast Center de la NOAA en EEUU.
FEWS permite una integración eficiente de la totalidad de la información disponible, que se encuentra en proceso de actualización permanente. Hace posible integrar la telemetría propia con los diversos formatos de información de las diferentes fuentes.
La información llega en forma automática cuando están ocurriendo precipitaciones en la cuenca, ingresa en un conjunto de modelos matemáticos hidrológicos e hidráulicos, que traducen la precipitación a caudales en el río, con lo cual se dispone en forma actualizada de una herramienta de apoyo para la realización de los pronósticos de caudales afluentes al embalse.
Como conclusión a lo expresado, se puede decir que con su Área de Hidrología Salto Grande mantiene una vigilancia permanente y silenciosa sobre toda la cuenca del Río Uruguay aguas arriba de la represa, que permite anticipar los valores futuros del caudal del río, con el fin de tomar las mejores decisiones operativas, y alertar en forma anticipada a las poblaciones ribereñas ante crecientes extraordinarias.
Salto Grande, 19 de Noviembre de 2013

El conocimiento anticipado de los caudales entrantes al embalse permite planificar el movimiento del embalse, calcular la disponibilidad energética, informar anticipadamente a los ribereños ante posibles crecientes, entre otras funciones.

El caudal de ingreso al embalse de Salto Grande proviene de una cuenca colectora que abarca un área de casi 243.970 km2, y se encuentra ubicada en los territorios de Brasil (70%), de Uruguay (10%), y de Argentina (20%). Esta superficie es 3,1 veces superior a la correspondiente a la Provincia de Entre Ríos.

El conocimiento anticipado de los caudales entrantes al embalse es una tarea de fundamental importancia, ya que permite realizar de manera continua las siguientes acciones: Planificación del movimiento del embalse. Cálculo de la disponibilidad energética. Dar aviso y seguridades a la navegación. Atenuar los efectos de crecientes extremas, dentro de las posibilidades técnicas disponibles. Informar anticipadamente a las poblaciones ribereñas de la aparición de estas crecientes, a fin de mitigar los perjuicios sociales y económicos que se pueden producir.

Dentro de la cuenca de un río se cumple el ciclo hidrológico del agua. Simplificadamente se puede decir que la superficie de la cuenca recibe las precipitaciones que ocurren, una fracción de ellas alimentan las reservas del suelo infiltrándose, otra parte vuelve a la atmósfera por evaporación, y el resto se escurre por la superficie del terreno y alimenta los ríos, transformándose en caudal.

Consecuentemente, si se pretende determinar los caudales futuros del río resulta imprescindible tener una correcta evaluación de las lluvias que ocurren. Estas pueden medirse en forma muy simplificada con la utilización de un sencillo instrumento denominado pluviómetro.

Además los caudales de los afluentes y del propio Río Uruguay se miden registrando sus niveles en diferentes puntos (alturas hidrométricas). Actualmente los pluviómetros y los medidores de alturas hidrométricas se encuentran automatizados tanto en su lectura como en la transmisión de los valores registrados hacia un centro de control que almacena los datos. Esta transmisión se logra por vía radial, celular, o satelital.

La Comisión Técnica Mixta de Salto Grande por medio de su Área de Hidrología efectúa una permanente vigilancia de la cuenca colectora, la cual se puede dividir en tres partes: cuenca inmediata (47.235 km2), cuenca media (97.214 km2), y cuenca alta (99.521 km2).

Un poco de historia

En la cuenca próxima, teniendo en cuenta la rápida influencia de las precipitaciones sobre el caudal entrante al embalse, y por lo tanto la urgencia en disponer inmediatamente de esa información, Salto Grande instaló en el año 1988, en territorios del Uruguay y de la Argentina, una red de 51 estaciones automáticas, la cual fue en su momento una de las mayores redes automáticas existentes en el mundo.

Este conjunto de estaciones están cumpliendo su vida útil, por lo que gradualmente se están reemplazando por equipos más modernos y sofisticados. Se espera finalizar este reemplazo en el año 2014.

En la cuenca media correspondiente al territorio argentino desde San Javier hasta Paso de los Libres, las lecturas pluvio-hidrométricas se encuentran a cargo de la Prefectura Naval Argentina. En Paso de los Libres existe una estación automática. De la misma manera en la cuenca alta en territorio argentino, similares lecturas se encuentran a cargo de la Gendarmería Nacional. En la localidad del Soberbio (Misiones) también se cuenta con una estación automática. Además se recibe la información obtenida por la Entidad Binacional Yacyretá y el Servicio Meteorológico Nacional.

Considerablemente más complejo fue obtener información de la cuenca media y alta que se encuentra en territorio brasilero que se corresponde con el 70 % del total. En términos generales, la mayor dificultad radicaba en la falta de estaciones de medida con capacidad de transmitir los datos de precipitación en tiempo real.

Con el paso de los años y acompañando el avance tecnológico y la disminución de costos, la cantidad de información en tiempo real, proveniente de Brasil fue creciendo, y hoy se puede decir que se cuenta con la casi totalidad de los datos telemétricos originados en ese país, incluyendo los que corresponden a las seis grandes presas que operan en la alta cuenca.

Esta información se complementa con la correspondiente a las alturas hidrométricas disponibles tanto en el cauce principal del río Uruguay como en los afluentes, que se monitorean a través de redes convencionales y telemétricas y que permiten la detección anticipada y el seguimiento de las ondas de crecida que se generan en las cuencas media y alta.

Un sistema moderno y eficiente

En el conjunto de la cuenca colectora, el sistema de monitoreo hidrológico de Salto Grande cuenta hoy con más de cuatrocientas estaciones que envían su información en forma diaria u horaria. Estas estaciones mayoritariamente no pertenecen a Salto Grande, son de 18 diferentes organismos, que pertenecen a los tres países involucrados, con los que se han realizado distintos tipos de convenios.

Para el manejo de esta voluminosa información y mejorar el sistema de pronósticos existente, Salto Grande ha adquirido recientemente, un software denominado FEWS, a la Fundación Deltares de Holanda.

Este sistema es una de las herramientas más modernas existente a nivel mundial para el monitoreo y previsión de comportamiento de sistemas naturales complejos en tiempo real. Es el mismo sistema que respalda los 13 Centros de pronóstico hidrológico que tiene el River Forecast Center de la NOAA en EEUU.

FEWS permite una integración eficiente de la totalidad de la información disponible, que se encuentra en proceso de actualización permanente. Hace posible integrar la telemetría propia con los diversos formatos de información de las diferentes fuentes.

La información llega en forma automática cuando están ocurriendo precipitaciones en la cuenca, ingresa en un conjunto de modelos matemáticos hidrológicos e hidráulicos, que traducen la precipitación a caudales en el río, con lo cual se dispone en forma actualizada de una herramienta de apoyo para la realización de los pronósticos de caudales afluentes al embalse.

Como conclusión a lo expresado, se puede decir que con su Área de Hidrología Salto Grande mantiene una vigilancia permanente y silenciosa sobre toda la cuenca del Río Uruguay aguas arriba de la represa, que permite anticipar los valores futuros del caudal del río, con el fin de tomar las mejores decisiones operativas, y alertar en forma anticipada a las poblaciones ribereñas ante crecientes extraordinarias.

Salto Grande, 19 de Noviembre de 2013