Sanguinetti: “Primera responsabilidad” del golpe de Estado la tienen los tupamaros

Dijo que los dichos de Pasquet son un “acto de sinceramiento entendible pero que solo pueden tener valor en la medida que reconozcamos la complejidad del proceso”.
El expresidente Julio María Sanguinetti le dijo a El Observador que «La primera responsabilidad» del golpe de Estado es de «los que introdujeron la violencia política, renunciaron a la democracia e intentaron por la vía armada, derrumbarla para sustituirla por un régimen a la cubana, me refiero a los tupamaros». Agregó que «la otra gran responsabilidad es la de los militares, que convocados por la democracia para defenderla, lo hicieron, derrotaron a la guerrilla, y luego por la embriaguez del poder dieron un golpe de Estado con una responsabilidad inexcusable. Esas son las dos grandes responsabilidades».
Las declaraciones de Sanguinetti se hicieron en referencia a lo dicho por el senador colorado Ope Pasquet, que en la tarde de ayer, en el marco de la Asamblea General por los 40 años del glope de Estado, estableció que “el decreto de disolución de las cámaras lo firmó Bordaberry y esa es nuestra gran responsabilidad”.
Para el expresidente dichas declaraciones son «un acto de sinceramiento entendible pero que solo pueden tener valor en la medida que todos reconozcamos la complejidad del proceso».
Sanguinetti lo vio como un «planteo de autocrítica de parte del Partido Colorado (…) Una autocrítica muy parcial, que no se inscribe dentro de la visión general que debiera inscribirse. Eso vale en la medida que se asuma la complejidad del proceso y las responsabilidades de todos. Y sobre todo de quienes trajeron la violencia, porque la violencia la trajeron los guerrilleros y la trajeron los militares, los violentos fueron ellos». De quienes dijo que «nunca hubo un arrepentimiento de ninguna de las dos partes».
Para el exmandatario no está bien reducir la responsabilidad del golpe de Estado a la firma del decreto, «que estaba dispuesto por una fuerza militar, que estaba por encima del propio presidente civil, que había pasado a ser un monigote de ellos».
«La responsabilidad del señor Bordaberry fue personal, hay una responsabilidad genérica, política por haberlo puesto de candidato, pero cuando se lo puso, nadie pensó que pudiera no estar a la altura de las circunstancias y que su convicción democrática fuera tan débil», dijo el expresidente.
El expresidente se refirió también al escenario en los años 60 y 70, dijo que este «no encontró un terreno abonado. Estábamos en plena Guerra Fría donde unos financiaban guerrillas y otros bendecían golpes de Estado. Estábamos con una situación económica internacional muy apremiada, no era una bonanza como la que vivimos hoy, como consecuencia había una gran puja sindical. Estábamos además en los años sesenta, o sea que había un clima de turbulencia en todos lados. Y también había debilidad de los partidos, al Partido Colorado le toca la responsabilidad sí, de que cometió el error, de poner como candidato a presidente a alguien que fue votado por la ciudadanía y que no era un hombre político del partido, venía del gremialismo rural, y luego no estuvo a la altura de las circunstancias. Esa fue la responsabilidad del partido como partido. Naturalmente, cuando se dio el golpe, la mayoría inmensa del partido estuvimos en contra».

Sanguinetti reafirmó que «también, hay, si miramos la responsabilidad política, todo el Frente Amplio y todo el PIT-CNT se sumaron al golpe de Estado de febrero, cuando se inició el golpe y se subordinó al presidente Bordaberry».







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...