Se celebran los 131 años de Palomas y Tercer Encuentro de Exalumnos de la Escuela Rural No. 22

En el marco de los 131 años del Proceso Fundacional de la localidad Palomas, el próximo sábado 09 de noviembre se llevará a cabo el Tercer Encuentro de Exalumnos de la Escuela Rural Nº 22. palomas001

Dicho evento se iniciará a la hora 20:00 con la actuación de la Orquesta Municipal y parejas de baile.
Posteriormente actuarán ex alumnos y grupos locales: Antonio González, Los Tamis y Quitapenas.
Actuaciones desde la ciudad de Salto: Valentín Silveira y Leonela y su Banda. Desde Paysandú los Hermanos Cabillón y su grupo musical.

El evento contará con cantina a beneficio de la escuela. Saldrá ómnibus gratuito desde la ciudad de Salto a la hora 18:45´desde Plaza Artigas (parada por 18 de Julio), pasando por parada frente a Escuela 8 en Avda. Batlle, parada antes del Obelisco a Rodó, luego por el Quincho de Barrio Artigas y finalmente por los semáforos de Barrio Uruguay. Regresando al finalizar las actuaciones.
Llevar sillas plegables para ubicarse con mayor comodidad frente al escenario.
Se trata de un evento que reúne ex alumnos desde distintos puntos del país e incluso desde Argentina.
La Comisión de Ex alumnos trabaja durante todo el año realizando beneficios para solventar todas las actuaciones que se presentan gratuitamente durante el encuentro, con el fin de recaudar a través del servicio de cantina una ganancia para su querida Escuelita Rural No. 22.

UN POCO DE LA HISTORIA DEL PUEBLO PALOMAS
Entre los arroyos Palomas Grande y Palomas Chico se descubre la localidad de nombre homónimo.
Se llega recorriendo el camino de “Paso de las Piedras” que acompaña el recorrido del río Arapey Grande.
Palomas se ubica a 11 kilómetros al oeste de la ruta nacional Nº 3 y la extensión de las vías del ferrocarril que conectarían el ramal Salto – Artigas tuvo una incidencia fundamental en el origen, desarrollo y proyección de éste lugar. La estación, que todavía se mantiene en pie es la clara muestra de un intenso pasado recreado entorno a las vías del tren.
Según el censo de 2011 la localidad contaba con una población de 88 habitantes.
El asentamiento inicial del poblado se instauró en la década de 1870/80 por parte de inmigrantes y paisanos trabajadores del ferrocarril entre Salto y Bella Unión.
El lugar abastecía de carbón y agua a las locomotoras.
El principal promotor de impulsar el centro poblado fue Don Carlos Maldini, italiano, descendiente de Condes de Italia quien precisamente venía en dichas cuadrillas del ferrocarril.
El nombre es homónimo a los dos arroyos que abrazan al poblado y éste se debe a que a 10 km. al sur se estaba asentando una colonia ruso-polaca (colonia Las Flores) y las plantaciones de trigo y girasol eran la principal atracción de bandadas de Palomas.
El lugar fue centro de acopios del azucarero El Espinillar y de embarques de animales. También se instaló la Escuela número 4 de Salto, hecho que ocurrió por el año 1920 aproximadamente.
Posteriormente se afincó Don Ramón J. Vinci, quién fuera intendente del Departamento de Salto algunos años después.
En 1940, mientras se buscaba petróleo en la zona, se encontraron aguas termales lo que dio origen al auge de las Termas del Arapey.
Hay indicios de que habitaron indígenas Bohanes en esa zona ya que Don Jorge Silva, tractorista y nativo del lugar, encontró alfarerías y armas de piedra lo que fue donado al Museo del Hombre y la Tecnología ubicado en la Ciudad de Salto.
La Estancia más longeva data de 1796 actualmente llamada «El Recreo», ubicada a 6 km. al norte del poblado perteneciente a la familia Silva y Rosas. Fue seccional policial de la zona hasta 1982 cuando se trasladó a Villa Constitución. Néstor «Tito» Gonçalvez, quien fuera jugador y capitán histórico de Peñarol, cursó también años en la escuela de la localidad.
La familia Bortagaray, estancieros y empleadores del 50% de su población, impulsaron el intento fallido de un frigorífico local durante el período de esplendor en la década de 1960, en donde la población ya era cercana a las 1.000 personas.
El cierre del ferrocarril en el año 1988 y el fraccionamiento de la familia Bortagaray produjo un despoblado masivo y casi extinguió la existencia del poblado.
La creación de MEVIR aunó esfuerzos y produjo un asentamiento estable a partir de 1995, hasta entonces creciendo paulatinamente en vísperas de un proyecto de energía renovable eólica propuesta por la empresa estatal UTE, un Parque proyectado para los próximos años.