Se convoca a jóvenes a participar de peregrinación y vigilia por la Virgen de Salta

Este viernes llegará desde la capital del país un grupo de misioneros de la Virgen de Salta y convocarán a los jóvenes a participar da la peregrinación a Salta que se llevará a cabo en el mes de octubre.
El próximo sábado a las 19. 30 se cumplirá la vigilia en la capilla San José Obrero, donde se propiciará un fogón, habrá guitarreada y se compartirán testimonios acerca de la Virgen.IMG_VigiliaArchivo
Será un encuentro espiritual, de oración y de compartir experiencias con todos los jóvenes que se acerquen a participar de la vigilia.
“El acontecimiento va a estar abierto a todos los jóvenes – creyentes o no – que se quieran sumar a las actividades, al fogón y a las guitarreadas” – puntualizó la Hermana Merice.
La religiosa el año pasado vivió una rica experiencia en la peregrinación a la Virgen de Salta. “Cuando llegué a Salta me encontré con más de 20.000 jóvenes y tuvimos un día de oración y ayuno. Era sorprendente ver a todos los jóvenes conectados y en silencio, disfrutando del encuentro con la Virgen. Fue una experiencia muy fuerte” – enfatizó Merice. El viaje a Salta se realizará desde el 16 hasta el 19 y se están haciendo ventas para recaudar fondos para cubrir los pasajes.
La Hermana Merice se encuentra realizando su misión en la Capilla de Oración Perpetua, situada en el barrio Mi Tío, se cuenta también con grupos de legionarias que funcionan durante la semana y de jóvenes que se reúnen todos los sábados.
“Esta vigilia se hace por un grupo denominado “Misioneros de Salta” de la Virgen de la Inmaculada Madre del Divino Corazón Eucarístico de Jesús, una aparición que aparece en Salta desde el año 1990 a una señora que se llama María Libia, que tuvo su primer contacto con la Virgen.
En esta misión trabajan muchas madres y personas que están involucradas con María. Y desde la capilla San José Obrero hemos ayudado en forma voluntaria con esta misión” – destacó Michelle Amaro.
Alexandra Boxo, Nancy Lombardo, Mauricio Mucé, Elsita Sierra y Raquel Sánchez fueron quienes colaboraron con esta labor, junto a la Hermana Merice.