“Se debería de brindar apoyo a los emprendedores que de forma legal, pagando sus aportes, apuestan a sacar el departamento adelante”

Es para nuestra familia un emprendimiento de suma importancia, como así también para el desarrollo comercial del lugar y una forma de mejorar el servicio a turistas y vecinos

Oscar Díaz es el permisario del kiosco ubicado en Plaza Artigas sobre calle Artigas. La semana pasado levantó una “glorieta” muy llamativa al lado de su comercio, pudiéndose ver cómo los clientes y visitantes del espacio público, disfrutaban de su sombra y comodidad. El día viernes, funcionarios de la Intendencia le notificaron que debía desarmar la estructura en 24 horas. Él, argumenta que solicitó la autorización, no recibiendo nunca una respuesta ni por la afirmativa ni por la negativa. Reconoce que lo hizo sin permiso, pero cree que la falta de voluntad, atenta contra la fuente de trabajo. KIOSCO PLAZA ARTIGAS 1
¿En qué consiste específicamente su reclamo?
Es una pena que por este medio deba hacer un relato de algunos desagradables acontecimientos. Siempre intentando mejorar y dar un mejor servicio es que en el mes de agosto del corriente año, comenzamos los trámites necesarios para la instalación de una plataforma flotante de madera y un gasebo durante los meses estivales de diciembre, enero y febrero, en una zona que en los días de lluvia es intransitable por encontrarse la vereda rota y la acumulación de agua impide el tránsito peatonal.
En el mes de noviembre, al no recibir contestación, concurro a la Intendencia para informarme de los trámites a seguir; me informaron en Mesa de Entrada, que eso lo decidía el Sr. Alejandro Bermúdez, a lo cual me dirijo a hablar con él. Le plantee la situación y me dijo que las oficinas tenían 20 días hábiles para contestar, y que no sabía qué paso seguir en ese caso. Le consulté por los trámites a seguir para obtener una respuesta a mi petición, ya que se aproximaba el verano y no había tenido respuesta aún. Fue así que el Sr. Bermúdez me pidió que le hiciera llegar una nota formal, que él se comprometía a que en un plazo no mayor a los 20 días, yo tendría una respuesta por la afirmativa o la negativa.
Después de haber entregado la nota a su Secretaria, (la cual me firmó una copia como recibida), concurrí tres veces más a hablar con él, pero nunca estaba disponible, o, no quisiera creerlo, no deseaba atenderme.
Cumplidos los 20 días y al no tener respuesta alguna, decidí colocar de todas formas la plataforma, entendiendo de que la notificación llegaría en cualquier momento. Fue así que contraté a una persona para trabajar; se la inscribió en los diferentes organismos estatales, generando así una fuente de trabajo digna para el Departamento, ya que con la instalación, tendríamos un flujo mayor de público.
Una vez instalado el gasebo y la cobertura, fue muy bien recibido por vecinos y turistas, ya que contaban con un espacio con wi fi libre y de lectura. Fue elogiado por su delicadeza y buena vista.
¿Pero la Intendencia le notificó que debía desarmar lo hecho en un plazo de 24 horas?
El viernes pasado, a las 8:40 de la mañana, después de haber instalado el gasebo y la cobertura, llegaron dos inspectores con un abogado de la Intendencia y me intimaron a que en un plazo de 24 horas retirara la estructura, por lo que acepté y firmé dicha intimación sin ninguna objeción. Les consulté a los inspectores por qué se me intimaba y me dijeron que eran órdenes directas del Sr. Alejandro Bermúdez. Ante esto, me dirigí a hablar con el mismo, a quien le pregunté el por qué no se me había informado formalmente de la resolución negativa a mi petición de la instalación del gasebo y la cobertura, ya que él se había comprometido a dar una respuesta afirmativa o negativa, y que en 20 días iba a tener una respuesta, cosa que no sucedió. A lo cual me contestó que cada oficina tiene 20 días para informar y que luego él, decidía si autorizaba o no. Consultándole por cuántas oficinas debía pasar mí solicitud, me respondió que no sabía, pero que creía que eran unas 4 oficinas. Le manifesté que si eran 4 oficinas y en cada una tenían un plazo de 20 días para informar, eran un total de 80 días hábiles, y que por lo tanto en marzo de 2019, recién me contestarían si podía o no instalar algo que había solicitado para hacerlo durante los meses estivales de diciembre, enero y febrero.
Ante mi requerimiento de una respuesta, fue que el Sr. Bermúdez me dijo que no tenía más nada que hablar conmigo, retirándose del lugar.
¿Cumplió con el retiro de la estructura dentro del plazo estipulado?
Con respecto a la intimación del retiro dentro de las 24 horas, se dio cumplimiento a lo pedido, esperando de la oficina correspondiente la constancia de haber cumplido con el mismo, cosa que no ha sucedido.
He llegado a la conclusión de que, con funcionarios que tengan este proceder negativo y que no utilizan el sentido común, es imposible que pequeños emprendedores y comerciantes tengan la posibilidad de nuevos emprendimientos. Es un difícil momento económico para el comercio local; se debería de brindar apoyo a los emprendedores que de forma legal, pagando sus aportes, apuestan a sacar el departamento adelante.
Por otro lado veo ayer domingo, que este jerarca se ha reunido con empresarios chinos para una “posible” inversión en el mes de marzo, y una posible visita, lo cual lo veo como un real interés y solución para el trabajo y para la población del Departamento. Pero, también me parece que es al mismo tiempo, un doble discurso, si bien de ninguna manera se compara nuestro humilde emprendimiento con esa mega estructura. Pero, me pregunto, ¿el pequeño emprendimiento de nuestra familia que ya está instalado y funcionando, no es importante para este jerarca, como para no contestar una petición formal? ¿Esa fuente de trabajo que se generó ante la instalación del gasebo, no es importante? ¿Para quién es importante realmente?
Recuerdo que, lo nuestro es un emprendimiento en funcionamiento; no es un posible, es algo real. Y aclaro que no estoy haciendo un reclamo político, no; lo que estoy reclamando es que los vecinos seamos respetados y tenidos en consideración por los funcionarios de la comuna, quienes deben prestarnos una buena atención. Es su obligación y es nuestro derecho.







Recepción de Avisos Clasificados