Se queja de la atención de la Emergencia del Hospital, le dijeron que era un virus y terminó operado de peritonitis.

Se queja de la atención de la Emergencia del Hospital,  le dijeron que era un virus y terminó operado de peritonitis.
César Favier, se presentó en la Redacción de EL PUEBLO a fin de hacer pública la situación que le tocó vivir, y crear de esa forma, un aporte para que otras personas en similar situación no deban pasar por lo mismo que le tocó pasar a él, según expresó. Manifestó que fue operado de peritonitis en el Hospital Salto y salió de alta el sábado último.
Pero relatando la situación padecida manifestó que la semana anterior operaron a su hija de apéndice, pero lo que quería destacar es la atención en la emergencia; la actuación de los médicos en uno y en otro caso, porque fue muy diferente.
“Pienso que pasa por la calidad del profesional, mi hija (13 años) ingresó a las12:30 del mediodía, y lo primero que le hicieron luego de palpar el dolor, fue  un examen de sangre, salió que tenía infección, llamaron al cirujano, la internaron, y a las 18 la operaron, se recuperó y el miércoles le dieron el alta.
El sábado caigo yo, con la misma sintomatología, fui a la Emergencia,  estaba  con un dolor muy fuerte, me atendió una doctora (practicante), no estoy en contra de esa muchacha, porque es un ser humano también, pero le soy sincero; indudablemente no sabe nada, me dijo que era “un virus que andaba”, me dio calmantes, me advirtió que posiblemente me viniera colitis y vómitos y que tomara mucho líquido.
Uno está en las manos de un médico y practicante o no, más que uno sabe…
Pero tenía dudas- prosiguió –  el dolor era muy fuerte, estuve de las 3 a las 6 en la emergencia, entre las 8 y las 11 me dormí en mi casa, por la tarde me empezó el dolor, cuando llegó la nochecita no aguantaba más (…)”.
En definitiva volví a la Emergencia, ya había alrededor de cuarenta personas.
En la desesperación de ser atendido, concurrí al Centro Médico, para consultar particular, pero no tuve éxito, y debí esperar que pasaran las cuarenta personas que esperaban ser atendidas en la Emergencia del hospital, añadió  Favier.
“No aguantaba el dolor, me tiré al suelo, mi hijo le pidió a un médico si no me podía atender, y dijo que tenía que respetar  a todos los que estaban antes. Al final fue ese  mismo médico que me atendió cuando ya no había nadie, me examinó, dijo que le daba apoyo al primer diagnóstico del día anterior,  me dio calmantes, y le dije; ¿por qué no me hacen análisis, por qué esa diferencia? Si vinimos con el mismo dolor, era casi lo mismo y a mi hija le hicieron análisis…”.
Finalmente el médico ordenó un análisis de sangre, salió que tenía infección, “Pero no sabemos donde es la infección”, le dijo el profesional, según Favier.
- ¿Usted dice que no es apéndice?, le pregunté.
- No; al  apéndice la vamos a descartar, puede ser un mal asiento de comida…
“Esa fue la respuesta del médico, pero no podía darme un diagnóstico para tomar una decisión… porque si no sabe, no lo puede tener a uno pasando momentos inútiles”.
A las 8 de la mañana lo vio el cirujano  (José Echevesti), le hicieron una ecografía, luego lo vio el Dr. Veroli, “es un médico de jerarquía y en la tarde me operaron. Valoro la actitud de estos dos médicos, si ellos titubeaban en algo, yo hoy no estaba, no lo digo yo, lo dijeron ellos. Lo que sí estoy en contra es (del servicio) de la Emergencia, no puedo concebir que haya una persona que le duela la uña y yo estoy llorando y lo ingresen primero. Cuando se toman los datos de la persona que consulta, tiene que haber un balance, tiene que tomar cartas en el asunto la directiva del hospital, porque por ahí ellos (funcionarios) cumplen una orden; pero están mal. Yo con 55 años, lloré de dolor y sé lo que es aguantar un dolor. Están los médicos para comprobar que no es un cuento.
No puede ser que la Emergencia esté atendida por practicantes que no saben nada, entiendo que están haciendo su carrera, pero no pongan la vida humana como escudo para aprender….
Uno de los médicos que me vio en la emergencia me dijo que tenía infección en la garganta, y tenía un dolor impresionante en el cuerpo… La emergencia está mal catalogada como Emergencia, la gente va por cualquier cosa”
A su hijo también (en otra ocasión) “tuvo un mal diagnóstico, le  dieron antibióticos  por la garganta y lo operaron de peritonitis”.
Lo hago como crítica constructiva eso se puede corregir y creo que todos debemos contribuir para que el servicio sea mejorado, como corresponde, agregó.

César Favier, se presentó en la Redacción de EL PUEBLO a fin de hacer pública la situación que le tocó vivir, y crear de esa forma, un aporte para que otras personas en similar situación no deban pasar por lo mismo que le tocó pasar a él, según expresó. Manifestó que fue operado de peritonitis en el Hospital Salto y salió de alta el sábado último.

Pero relatando la situación padecida manifestó que la semana anterior operaron a su hija de apéndice, pero lo que quería destacar es la atención en la emergencia; la actuación de los médicos en uno y en otro caso, porque fue muy diferente.

“Pienso que pasa por la calidad del profesional, mi hija (13 años) ingresó a las12:30 del mediodía, y lo primero que le hicieron luego de palpar el dolor, fue  un examen de sangre, salió que tenía infección, llamaron al cirujano, la internaron, y a las 18 la operaron, se recuperó y el miércoles le dieron el alta.

El sábado caigo yo, con la misma sintomatología, fui a la Emergencia,  estaba  con un dolor muy fuerte, me atendió una doctora (practicante), no estoy en contra de esa muchacha, porque es un ser humano también, pero le soy sincero; indudablemente no sabe nada, me dijo que era “un virus que andaba”, me dio calmantes, me advirtió que posiblemente me viniera colitis y vómitos y que tomara mucho líquido.

Uno está en las manos de un médico y practicante o no, más que uno sabe…

Pero tenía dudas- prosiguió –  el dolor era muy fuerte, estuve de las 3 a las 6 en la emergencia, entre las 8 y las 11 me dormí en mi casa, por la tarde me empezó el dolor, cuando llegó la nochecita no aguantaba más (…)”.

En definitiva volví a la Emergencia, ya había alrededor de cuarenta personas.

En la desesperación de ser atendido, concurrí al Centro Médico, para consultar particular, pero no tuve éxito, y debí esperar que pasaran las cuarenta personas que esperaban ser atendidas en la Emergencia del hospital, añadió  Favier.

“No aguantaba el dolor, me tiré al suelo, mi hijo le pidió a un médico si no me podía atender, y dijo que tenía que respetar  a todos los que estaban antes. Al final fue ese  mismo médico que me atendió cuando ya no había nadie, me examinó, dijo que le daba apoyo al primer diagnóstico del día anterior,  me dio calmantes, y le dije; ¿por qué no me hacen análisis, por qué esa diferencia? Si vinimos con el mismo dolor, era casi lo mismo y a mi hija le hicieron análisis…”.

Finalmente el médico ordenó un análisis de sangre, salió que tenía infección, “Pero no sabemos donde es la infección”, le dijo el profesional, según Favier.

– ¿Usted dice que no es apéndice?, le pregunté.

– No; al  apéndice la vamos a descartar, puede ser un mal asiento de comida…

“Esa fue la respuesta del médico, pero no podía darme un diagnóstico para tomar una decisión… porque si no sabe, no lo puede tener a uno pasando momentos inútiles”.

A las 8 de la mañana lo vio el cirujano  (José Echevesti), le hicieron una ecografía, luego lo vio el Dr. Veroli, “es un médico de jerarquía y en la tarde me operaron. Valoro la actitud de estos dos médicos, si ellos titubeaban en algo, yo hoy no estaba, no lo digo yo, lo dijeron ellos. Lo que sí estoy en contra es (del servicio) de la Emergencia, no puedo concebir que haya una persona que le duela la uña y yo estoy llorando y lo ingresen primero. Cuando se toman los datos de la persona que consulta, tiene que haber un balance, tiene que tomar cartas en el asunto la directiva del hospital, porque por ahí ellos (funcionarios) cumplen una orden; pero están mal. Yo con 55 años, lloré de dolor y sé lo que es aguantar un dolor. Están los médicos para comprobar que no es un cuento.

No puede ser que la Emergencia esté atendida por practicantes que no saben nada, entiendo que están haciendo su carrera, pero no pongan la vida humana como escudo para aprender….

Uno de los médicos que me vio en la emergencia me dijo que tenía infección en la garganta, y tenía un dolor impresionante en el cuerpo… La emergencia está mal catalogada como Emergencia, la gente va por cualquier cosa”

A su hijo también (en otra ocasión) “tuvo un mal diagnóstico, le  dieron antibióticos  por la garganta y lo operaron de peritonitis”.

Lo hago como crítica constructiva eso se puede corregir y creo que todos debemos contribuir para que el servicio sea mejorado, como corresponde, agregó.