Se realizó curso sobre Relaciones Internacionales en el Siglo XXI en la sede de la R. N. con destacados panelistas

En el marco de los 25 años de la carrera de Relaciones Internacionales

Participaron expositores argentinos y el consejero de la embajada de Japón

El pasado fin de semana se realizó en nuestra ciudad en la sede de la Regional Norte de la Universidad de la República el curso “las Relaciones Internacionales en el Siglo XXI”. En el mismo expusieron destacados docentes y estudiosos de las Relaciones Internacionales como los profesores Eduardo Oviedo de la Universidad Nacional de Rosario y Guillermo Fontán de la Universidad de La Plata, ambos de Argentina, destacándose la presencia del Consejero de la Embajada de Japón en Uruguay, Hiroyuky Makiuchi quien hizo referencia a “la política exterior japonesa para el siglo XXI”.

EL PUEBLO dialogó con el coordinador de la Licenciatura de Relaciones Internacionales en la Regional Norte y además docente titular de las asignaturas Economía Política, Economía I y Economía II, el economista Dr. Gustavo Arce, quien más tarde daría su punto de vista sobre “el nuevo orden tecnológico mundial y desorden monetario en las Relaciones Internacionales del siglo XXI”.

- ¿En qué marco se ha desarrollado este curso en la Regional Norte?

– Está en el marco de los festejos de los 25 años de la licenciatura de Relaciones Internacionales de la Universidad de la República. En el mes de julio hicimos una semana académica, las terceras jornadas en Montevideo consagradas durante la semana a este tema, y en esta oportunidad vinimos a la Regional Norte, continuamos el proceso de los festejos de esos 25 años trabajando sobre los nuevos actores, los nuevos temas en agenda de las relaciones internacionales del siglo XXI, y por eso organizamos durante dos días aquí en Salto un curso de formación permanente para fundamentalmente los egresados de la licenciatura que se recibieron en Salto y al público en general.

Tuvimos el placer de contar con el consejero de la Embajada de Japón, que nos habló de la política exterior de Japón en el siglo XXI, tuvimos la presencia del Dr. (Eduardo) Oviedo de la Universidad de Rosario (Argentina), es un especialista en la situación de China en el sistema internacional, de las relaciones de América Latina y del MERCOSUR con China y con otras economías del Este asiático, y con el Prof. Guillermo Fontán de la Universidad de La Plata (Argentina), además de algunos destacados colegas de Montevideo.

- En ese marco, ¿cómo se evalúa las relaciones internacionales en este mundo globalizado que nos ha tocado vivir?

– Tanto el Derecho Público como el Derecho Privado están en un proceso de desarrollo importante tanto en el ámbito de algunos nuevos temas que son objeto de regulaciones jurídicas por la vía de los tratados o de los convenios internacionales y/o en el Derecho Privado, por ejemplo, donde también por vía de los tratados o de los convenios o de normativas regionales, fruto de los acuerdos de integración regional, la norma comienza a proteger o a tomar conciencia de algunos elementos propios a los que se podrían llamar las nuevas dimensiones de los derechos humanos en las relaciones privadas. Y entonces también eso significa que la norma del derecho tenga un desarrollo acorde a las nuevas realidades que se están procesando, fruto justamente de un aumento de los volúmenes del flujo de personas, de mercaderías, lo que se podría llamar nuevas visiones o nuevos elementos de la cooperación internacional.

- Pasados nueve años de lo de las Torres Gemelas donde el mundo se cerró un poco, donde Estados Unidos tuvo una actitud agresiva cuando su presidente estableció en aquel momento que se estaba con ellos o en su contra, ¿cómo se encuentra hoy el mundo?

– Algunos temas siguen pendientes, sigue presente todo el tema de la seguridad, las nuevas dimensiones de los nuevos problemas, los nuevos desafíos de la seguridad internacional, la seguridad regional, la seguridad medioambiental, y hay un cambio en la medida que luego de la llegada al poder del presidente (Barack) Obama, la política exterior norteamericana ha cambiado un poco las prioridades y digamos, se persigue el mismo objetivo de la seguridad y de la protección teniendo nuevos aliados o nuevos actores sin que eso implique una reducción ni de los instrumentos de la seguridad internacional o del descaecimiento de las normas o de los esfuerzos para que los Estados se involucren en política de seguridad.