Se robaron desde puertas y ventanas hasta mil ladrillos de una casa en construcción

El robo de 25 mil pesos uruguayos en una empresa del centro de la ciudad causó alerta en los empleados del lugar, ya que los mismos habían quedado guardados bajo llave.
Al tiempo que desde una casa que está en construcción en la zona cercana al barrio Fátima, los delincuentes desvalijaron el lugar llevándose desde las ventanas hasta el inodoro que estaba pronto para ser colocado. E incluso, la Policía no se explica cómo, se llevaron hasta 1.000 ladrillos.
Estos hechos se produjeron durante las últimas horas y sorprendieron a los investigadores por la magnitud de los mismos. Además no hay personas detenidas en relación a ninguno de los dos hechos denunciados y la Policía investiga y analiza cómo sucedieron para tratar de resolver los casos.
EN UN COMERCIO
Fue en una empresa ubicada en el centro de la ciudad. Allí, una mujer de 20 años de edad que trabaja como secretaria administrativa del lugar, denunció que el día lunes había cumplido únicamente el horario matutino y al terminar con su tarea dejó guardada en un cajón una considerable suma de dinero.
Lo hizo dentro de un sobre que dejó en un cajón de un escritorio del lugar y no recuerda si al mismo lo dejó cerrado con llaves.
Solamente sabe que al ir al otro día a ver cómo estaba todo, vio que desde ese lugar y desde el interior del sobre le habían robado la suma de 25 mil pesos uruguayos, discriminados en dinero en efectivo y cheques.
Nada fue violentado y ella es la única persona que posee llaves del lugar por lo que se supone que las personas que están involucradas pueden ser del mismo establecimiento.
La Policía busca a los responsables y realizaba ayer sendas indagatorias en ese lugar.
LA CASA
El hombre tiene una casa que está en construcción sobre la calle Luis Alberto de Herrera al 1100. Él vive lejos del lugar, por lo tanto ni se entera de lo que puede llegar a ocurrir en horas de la noche.
Así que dejó todos los elementos y las herramientas que eran necesarios para seguir trabajando hasta dejar terminada la obra, haciéndolo sin personal de vigilancia que pueda custodiar los objetos que quedaban sin resguardo.
Pero lo que nunca iba a pensar, era que de un día para el otro lo iban a desvalijar y le sacarían desde el pico y la pala hasta mil ladrillos que estaban prontos para ser colocados. El hecho no tiene límites y la Policía no daba crédito de lo denunciado.
Aunque hasta el momento no han podido encontrar nada y no hay personas detenidas en relación a este hecho.
La casa en construcción está ubicada en la calle Luis Alberto de Herrera al 1100, entre Paraguay y Unión. El dueño del lugar vive un tanto más lejos. Pero al llegar en la mañana del martes no daba crédito a lo que había sucedido.
Resulta que le llevaron dos rejas de 1,10 y 1,30, una ventana de metal con rejas, una banderola del baño, dos puertas de madera, diez chapas de zinc, dos cajas de corriente de luz, 10 chapas de dolmenit, una puerta de hierro con vidrio, dos ventanas completas con marco, mil ladrillos, cuatro bolsas de Portland, un inodoro, diversas herramientas entre los que se encontraban un pico, una pala, una cinta métrica.
Y para colmo de todo lo que se llevaron los delincuentes de este lugar, encima le llevaron todo el techo de chapa de una pieza del lugar que estaba puesto en el fondo de la casa en construcción.
La Policía desorbitada busca a los delincuentes ya que se supone que todos los objetos robados tendrían como finalidad el querer ser comercializarlos en distintos lugares de la ciudad.
RECLUSA
Una reclusa que está alojada en la Cárcel Departamental pero que está disposición del juzgado de Montevideo por un delito cometido en aquella ciudad, inició ayer una huelga de hambre según informaron las autoridades del recinto carcelario.
El motivo de la drástica medida es que tras mantener una entrevista con el Patronato de Encarcelados y Liberados, le fue negada la solicitud que planteó acerca de gestionar tres pasajes ida y vuelta desde Montevideo para que sus tres hijos la visiten.
La mujer se encuentra recluida en Salto desde hace algunos meses y pretende encontrarse con sus hijos, pero hasta el momento la situación no ha sido posible y ahora lleva adelante esta protesta para que se le encuentre solución a su situación.
Actualmente hay siete mujeres recluidas en la Cárcel de Mujeres, cuyo recinto es lindero al de la Cárcel Departamental que alberga a otros 160 presos en este momento.