Seis denuncias contra represores de la dictadura de Salto fueron presentadas ante la justicia penal ayer

Seis denuncias contra represores de la dictadura de  Salto fueron presentadas ante la justicia penal ayer

Integrantes del Partido Comunista identificaron a presuntos torturadores

-        Anuncian otras 30 para los próximos días

Seis denuncias contra militares represores de la época de la última dictadura por presuntas torturas, fueron presentadas por integrantes del Partido Comunista de Salto, que estuvieron en prisión durante el régimen de facto y que habrían sido víctimas de estas prácticas en el Cuartel Militar de Salto.

Las denuncias fueron presentadas ante la Justicia Penal de Turno en la tarde de ayer, por varios integrantes de ese partido político, contra militares identificados con nombres y rangos, así como contra otros efectivos que estarían vinculados al entonces servicio de inteligencia del Ejército “S-2″.

Las mismas se sustanciarán en los juzgados penales locales y se aguarda con expectativa la localización y posterior citación de los militares denunciados que actualmente, están retirados en su mayoría.

EXPECTATIVA

Pasados algunos minutos de las dos y media de la tarde de ayer, un grupo de militantes del Partido Comunista de Salto y de varios veteranos integrantes de ese partido, que hoy integra el Frente Amplio, concurrieron hasta la sede de los juzgados penales de la calle Artigas 1080, para presentar en esta oportunidad seis denuncias penales contra ex efectivos militares que en la época de la dictadura habrían aplicado torturas a los entonces presos políticos que alojaban en la unidad castrense local.

Si bien en principio fueron cinco las denuncias presentadas, porque una de ellas carecía de los timbres necesarios, se estimaba que el tema iba a ser subsanado en breves minutos y en la misma tarde de ayer la denuncia quedaría presentada.

Abrazos, emoción y expectativa podía leerse en los rostros de los dirigentes comunistas y en la delegación que los acompañó hasta la baranda del juzgado donde fueron presentados los escritos.

En ese sentido, algunas de los denunciantes hablaban con sus “compañeros” y recordaban hechos que les tocó vivir en el pasado, cuando fueron apresados a decir de los denunciantes “por ser integrantes del Partido (Comunista)”, aduciendo que “nada tenían que ver” con el aparato armado del Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros que operaba en esa época.

QUE SE HAGA JUSTICIA

Miguel Chácharo fue uno de los denunciantes. Oriundo de Pueblo Belén, se hizo presente en esta oportunidad para denunciar a quien consideró como uno de los “principales responsables de la tortura”, mencionando así “al capitán”, aduciendo que “él era uno de los principales en todo esto, ya todo Salto sabe, pero él estaba al frente de lo que nos hacían a nosotros”.

“Yo quiero que se haga justicia, solo eso, que se haga justicia con lo que me pasó a mí y a un montón de gente”, dijo a EL PUEBLO un Miguel Chácharo ya septuagenario.

“A mí me llevaron encapuchado un día cualquiera así nomás, me sacaron de mi casa y a mi familia le dijeron que ya no iba a volver. Nunca me juzgaron, nunca fui ante un juez, me llevaron al cuartel de acá y me tuvieron 9 meses. Luego estuve como 6 años en el Penal de Libertad”, contó.

Sostuvo que “a mí me hicieron de todo, me picanearon, me hacían el ‘tacho’ (los metían adentro de un tacho de agua o materia), nos lastimaban con objetos punzantes, nos encapuchaban y nos daban una paliza y nos dejaban tirados, de todo pasamos, y no teníamos derecho a nada ni a defendernos”, comentó.

Chácharo, considerado como uno de los más paradigmáticos presos de la dictadura en Salto, reconoce que “tuve que abandonar a mi familia, mis hijos no me vieron más por todo ese tiempo y yo no podía hacer nada. No pude identificar mucho a todos los que me torturaban, porque siempre me tenían encapuchado, pero algo pude ver”.

Consultado acerca de los motivos por los cuales fue llevado detenido en la dictadura Chácharo responde: “porque éramos revoltosos, porque decíamos las cosas que no se animaba a decir la gente común. Éramos trabajadores de Pueblo Belén que nos organizábamos para reclamar. Cuando  nos llevaron nos dijeron que era porque estábamos con el brazo armado (del MLN-Tupamaros), y eso era todo mentira, pero igual nos llevaron”, dijo.

Señaló que “ellos sabían que las cosas no eran como ellos la pintaban, porque tenían que justificarse y decían que teníamos armas, era todo mentira, pero lo que pasa es que querían infundir el terror, entonces como son fascistas y querían meterle miedo a la gente decían cualquier cosa y pagamos muy caro”. Dijo que su liberación llegó en 1982 “ahí me soltaron y me obligaron a ir todos los domingos a firmar y yo iba. Cumplía siempre. Pero eso sí, me dijeron que no podía salir de Pueblo Belén, que me tenía que quedar ahí, y que me fuera a morir de hambre a Belén, esas fueron las palabras de él y menciona a un entonces capitán. Yo tenía que presentarme y eso era para que nadie me diera trabajo y así pasó, no conseguí nada y quería venirme a Salto pero no me dejaban”.

Chácharo manifestó tras presentar la denuncia penal contra varios militares de la época que “lo único que quiero es que se haga justicia, solamente eso”.

Luego se reunieron varios integrantes del Partido Comunista que se encontraban notoriamente conformes con la acción penal iniciada e informaron a este diario que en el correr de los próximos días prevén presentar cerca de 30 denuncias penales más contra represores de la última dictadura militar.