Semana clave para conflictos en las áreas de salud y educación

Docentes y funcionarios de Salud Pública recrudecerán a partir de la próxima semana las medidas de lucha para obtener los recursos que piden en el marco de la Rendición de Cuentas.
Los gremios pusieron en un brete a la bancada del Frente Amplio (FA), que comenzaba ayer sábado a intentar alinear su postura, ante el temor de un conflicto generalizado en las dos áreas.
El Partido Comunista mantiene su disposición a votarle los recursos a la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), con lo que pone en riesgo la mayoría para el proyecto del Poder Ejecutivo.
Es que el mensaje presupuestal del Gobierno guarda diferencias abismales con el pedido de las autoridades de la Educación, que cuenta con el aval de los gremios docentes.
Mientras el Ejecutivo asignó un incremento de $ 400 millones, el Consejo Directivo Central (CODICEN) de la ANEP solicitó $ 3100 millones. Esta cifra supera los US$ 140 millones extra dispuestos en esta Rendición de Cuentas para todo el Estado.
En el marco de esta “pulseada”, la Asociación de Docentes de Enseñanza Secundaria (ADES), definió en la noche del viernes la plataforma que pondrá a consideración de la Asamblea Nacional de Delegados de la Federación Nacional de Profesores  (FENAPES), que definirá este domingo la aplicación de nuevas medidas en este conflicto.
El presidente de ADES, Emiliano Mandacen, dijo a El Espectador que se propondrá concentrar en una sola jornada las paralizaciones propuestas para esta semana.
“Concentraremos toda la movilización el 2 de agosto, tratando de congregar lo máximo posible a la movilización que convoca el PIT-CNT. Pero más allá de eso tratar de generar otro tipo de instancias con padres y estudiantes durante el día, para tratar de concentrarnos y hacer la mayor fuerza posible”.
De todas formas, los gremios del interior presentarán sus propias propuestas que pueden implicar medidas más fuertes, en procura de alcanzar lo que para Fenapes es central: más rubros para obras de infraestructura, creación de cargos y aumento salarial. Vale decir que el convenio salarial comprometido ante los gremios por el Codicen tiene un costo de $ 989 millones.

Docentes y funcionarios de Salud Pública recrudecerán a partir de la próxima semana las medidas de lucha para obtener los recursos que piden en el marco de la Rendición de Cuentas.

Los gremios pusieron en un brete a la bancada del Frente Amplio (FA), que comenzaba ayer sábado a intentar alinear su postura, ante el temor de un conflicto generalizado en las dos áreas.

El Partido Comunista mantiene su disposición a votarle los recursos a la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), con lo que pone en riesgo la mayoría para el proyecto del Poder Ejecutivo.

Es que el mensaje presupuestal del Gobierno guarda diferencias abismales con el pedido de las autoridades de la Educación, que cuenta con el aval de los gremios docentes.

Mientras el Ejecutivo asignó un incremento de $ 400 millones, el Consejo Directivo Central (CODICEN) de la ANEP solicitó $ 3100 millones. Esta cifra supera los US$ 140 millones extra dispuestos en esta Rendición de Cuentas para todo el Estado.

En el marco de esta “pulseada”, la Asociación de Docentes de Enseñanza Secundaria (ADES), definió en la noche del viernes la plataforma que pondrá a consideración de la Asamblea Nacional de Delegados de la Federación Nacional de Profesores  (FENAPES), que definirá este domingo la aplicación de nuevas medidas en este conflicto.

El presidente de ADES, Emiliano Mandacen, dijo a El Espectador que se propondrá concentrar en una sola jornada las paralizaciones propuestas para esta semana.

“Concentraremos toda la movilización el 2 de agosto, tratando de congregar lo máximo posible a la movilización que convoca el PIT-CNT. Pero más allá de eso tratar de generar otro tipo de instancias con padres y estudiantes durante el día, para tratar de concentrarnos y hacer la mayor fuerza posible”.

De todas formas, los gremios del interior presentarán sus propias propuestas que pueden implicar medidas más fuertes, en procura de alcanzar lo que para Fenapes es central: más rubros para obras de infraestructura, creación de cargos y aumento salarial. Vale decir que el convenio salarial comprometido ante los gremios por el Codicen tiene un costo de $ 989 millones.