Senador Germán Coutinho preside la Comisión de Salud y presentó un proyecto para mejorar acceso a medicamentos

El Estado deberá brindar medicamentos para mejorar calidad de vida o prolongar supervivencia de pacientes, y dispositivos portátiles para el tratamiento de enfermedades crónicas.
El senador colorado, Germán Coutinho (Vamos Uruguay-Vamos Salto) presentó esta semana un proyecto de ley en la actual legislatura, que apunta a atender la problemática que viven aquellas personas que padecen enfermedades que requieren para su tratamiento de costosos medicamentos.
La iniciativa establece la obligatoriedad del Estado a otorgar (a través del Fondo Nacional de Recursos) la medicación que determine el médico tratante, para mejorar la calidad de vida o prolongar la supervivencia del paciente.
En el mismo proyecto se establece que el Estado también deberá suministrar aquellos dispositivos que faciliten el tratamiento de enfermedades crónicas, como las bombas de insulina para el tratamiento de la diabetes.
El legislador salteño presidió esta semana la comisión de Salud del Senado, que tendrá a su cargo el estudio del proyecto, luego de que el plenario del Senado le diera ingreso el pasado miércoles a la iniciativa y la derivara para su consideración a ese grupo de trabajo parlamentario.
En la exposición de motivos, Coutinho afirmó que es necesario que los usuarios del sistema de salud puedan acceder tanto a los medicamentos originales como a los medicamentos no incluidos en el vademécum, sin tener que recurrir a acciones judiciales que a la postre le darán la razón, pero que mientras tanto, determina que se pierda un valiosísimo tiempo para la defensa de la vida del paciente.
En tal sentido, recuerda que existen diversas resoluciones judiciales que han fallado en el sentido indicado, fundándose en lo establecido por los artículos 7, 44, 72 y 332 de la Constitución, que consagran la protección de los ciudadanos en el goce de la vida y los derechos fundamentales, así como la obligación del Estado de velar por ellos.
En esos pronunciamientos, la justicia dejó en claro que los reclamos de los pacientes han sido por “la existencia de una lesión o amenaza al derecho de la salud y a la vida”, y donde el fármaco reclamado es “la mejor opción que genera la mejor respuesta clínica del enfermo”.
Coutinho concluye que la jurisprudencia nacional indica que cuando el paciente prueba que pide un tratamiento porque su eficacia está medianamente demostrada, porque alarga su sobrevida o mejora su calidad de vida, los tribunales le dan la razón.
El senador salteño consideró que además corresponde ampliar la canasta de cobertura abarcando aquellos dispositivos que mejoran la calidad de vida de las personas que padecen enfermedades crónicas, muchas de las cuales, como la diabetes, son una de las principales causas de mortalidad en el mundo.
Agregó que las bombas de insulina constituyen un pequeño dispositivo que permite el suministro de insulina al paciente, a través de un catéter y un equipo de infusión que se implanta bajo la piel, adjuntándose la cantidad de insulina de modo acorde a la necesidad de cada usuario.
Esto le permite al paciente diabético, por ejemplo, eliminar las inyecciones individuales y le permita una mayor precisión en el suministro de insulina. Con ello reduce los episodios serios causados por un bajo nivel de glucosa, a la vez que mejora la calidad de vida del paciente permitiéndole la realización de mayores actividades en la vida diaria, con una menor dependencia respecto a la necesidad de inyectarse insulina.
Finalmente, Germán Coutinho recuerda que diversas sentencias judiciales han dejado en claro que el derecho a la salud es un derecho humano y como tal, goza de protección internacional y constitucional.