Senadora del Partido Socialista defendió en Salto el proyecto de Femicidio porque defiende más a la mujer

Senadora del Partido Socialista defendió en Salto el  proyecto de Femicidio porque defiende más a la mujer

Mónica Xavier manifestó que “estamos asistiendo a la resistencia de varones”.

En el marco de su visita a Salto, la senadora del Partido Socialista, Mónica Xavier, se refirió al delito de femicidio y su defensa ante una serie de situaciones de violencia que afectaron a las mujeres en lo que va del año en nuestro país. La senadora defiende la creación de este delito tomando en cuenta que a las mujeres las matan por su condición de tales y eso debe ser severamente castigado, más allá de lo que diga la legislación actual.
“Se trata de una mujer que es asesinada por el hecho de ser mujer, es eso que lamentablemente uno ha escuchado más de una vez en los partes policiales, de que él la mató porque era de él”, dijo Xavier a EL PUEBLO.
Sostuvo además que “estamos asistiendo por un lado a las resistencias de varones, que sienten que sus parejas se emancipan que viven otras realidades, y eso los desafía en el poder que pretenden tener”.
No obstante, la senadora oficialista también se refirió a la equidad que a su juicio existe en el sistema de salud de nuestro país, donde “un niño en Bella Unión y un niño del barrio más pudiente de la capital tienen igual posibilidad de acceso a una cirugía cardiaca”. La entrevista que la senadora Mónica Xavier concedió a este diario.
-Senadora se ha manejado una vez más la posibilidad de que no se devuelva este año el exceso cobrado por el FONASA, ¿qué opinión le merece?
Bueno, creo que se debe estudiar y que capaz hay que cambiar el porcentaje de devolución, porque en este caso el tema de la devolución es para los salarios más altos, no es como se dice que afectaría a los salarios medios. Y tal vez, haya que estudiar alguna formulación de graduación de esa devolución. No hay una posición única ni acabada en el Frente Amplio, hay una idea y de alguna forma siempre eso está pensado en modificarse en función de que se destine a la salud, no que vaya a Rentas Generales, ni que vaya a otros destinos presupuestales sino que se reinvierta en el Sistema de Salud.
Cuál es el tema: no se puede de antemano fijar exactamente la cápita; el sistema está previsto de una manera que tiene determinadas ventajas, porque se adapta a la realidad y tiene contrapartidas en las que de repente, hay un exceso de lo que usted aportó, que es devuelto. Capaz que amerita una reutilización de algunos dineros del Fondo; pero como le dije e insisto, es un tema que está arriba de la mesa, no hay que ponerse nerviosos y ver de qué manera las políticas públicas tienen mejor sustento financiero, porque esto, visto como lo decimos, en un círculo que vuelva al sistema.
-Y el sistema crece…
Cada día hay más prestaciones a cubrir y se descubren más cosas y nosotros tenemos mecanismos extraordinarios como es el Fondo Nacional de Recursos, que cubre muchísimas cosas que otros sistemas de salud no cubren; claro, en la salud es muy natural inducir demanda, porque los laboratorios en ese sentido siempre van a estar cambiando una molécula, un color, una presentación, y sugiriendo que hay una nueva medicación, por algo están los conflictos que se han dado a lo largo de la historia, con los genéricos y con todas las patentes, verdad; no deberían ser tan siderales las ganancias en materia de medicación, de procedimientos, de equipamientos que son destinados a la salud. Pero, la realidad que tenemos es que efectivamente son muy caros y entonces, hay que estar siempre pensando en varios equilibrios, como es que las instituciones no se desfinancien, que el Fondo sea viable, porque el Fondo estuvo quebrado y nuestras administraciones recuperaron la gestión del Fondo, y no hay otro país que pueda decir que un niño en Bella Unión y un niño del barrio más pudiente de la capital tienen igual posibilidad de acceso a una cirugía cardiaca, por ejemplo, capaz es el único país en el mundo que brinda igualdad de acceso a la alta tecnología.
Pero hay límites y siempre, cuando se ponen límites viene la protesta; porque cuando a uno le toca estar del otro lado del límite, sin duda que quiere todo, porque en la salud ninguno escatima sino que quiere que un ser querido pueda gozar de las mejores oportunidades.
-Hay especialistas del derecho que dicen que el Femicidio ya es un agravante del homicidio, por lo cual la muerte de una mujer no debería ser más grave que la de un niño o la de un adulto mayor, ¿qué posición tiene al respecto?
Yo estoy trabajando para que lo antes que podamos tipifiquemos la figura del femicidio, porque no se trata de cualquier asesinato, no se trata de una mujer que es asesinada en el curso de una rapiña; se trata de una mujer que es asesinada por el hecho de ser mujer, es eso que lamentablemente uno ha escuchado más de una vez en los partes policiales, de que “él la mató porque era de él”, o “porque me dejó y se fue con otro”; todas esas frases entrecomilladas son terribles e indican algo que es ancestral, que ha estado a lo largo de la historia de la humanidad, lo que es un poder superior del varón sobre la mujer.
Nosotros vamos a luchar siempre por la igualdad; también la igualdad de género, así como luchamos por la igualdad en los sectores sociales y que no haya cada día ricos más ricos y pobres más pobres. Estas son situaciones que en las sociedades hay que atenderlas, porque además, Uruguay no es una isla y lo que pasa en Uruguay, pasa en otros países que también tipificaron el femicidio, y que también tienen homicidios simples, agravados, muy especialmente agravados, como en nuestro Código.
Acá, el femicidio se define por el asesinato de una mujer por su condición de tal y es esto lo que venimos diciendo; no es que valga más, pero, no escuchamos que una mujer mate a un hombre porque él se fue con otra, podrá haber casos, nadie dice que no, pero no hay una secuencia como la que hemos visto lamentablemente y dolorosamente en este principio de año, de mujeres que fueron asesinadas por su condición de tal, por su pareja, por su expareja en muchos casos con una saña terrible. Tampoco se mata a los niños por su condición de niños; ahora, las mujeres morimos por nuestra condición de mujeres.
Entonces esto, para nuestra idiosincrasia de sentirnos muy igualitarios, de sentirnos muy educados, de que las cosas a nosotros no nos pasan, que pasarán en todo caso en otras sociedades que tienen otro nivel de cultura en general, no, acá también pasa, y tiene que ver con la desigualdad del sistema existente entre hombres y mujeres en la sociedad.
Por eso ningún tema está tan desconectado; cuando nosotros decimos, tenemos que atender el tema de la violencia, tenemos que atender el tema de la participación femenina en los lugares de decisión, tenemos que atender que los recursos en los presupuestos tengan mirada de género, porque impactan de manera desigual, todo está conectado.
Así que, nosotros somos partidarios, lo planteamos en la Bancada del Frente Amplio e hizo suyo ese proyecto, cambiar la táctica que habíamos tenido en el 2016, en que habíamos trabajado la Ley Integral de Violencia Doméstica, de Violencia de Género, que tipifica en su artículo 95 el Femicidio y dejar otro proyecto, que también era iniciativa del Poder Ejecutivo, que tenía la modificación del artículo 312 del Código Penal en dos incisos, un numeral séptimo, donde tipificaba los crímenes de odio, también parecía que Uruguay no podía tenerlo y ocurrió el año pasado, por la condición religiosa de una persona, viendo que en el mundo estas cosas lamentablemente crecen, la discriminación, la xenofobia, el racismo y un numeral 8 donde se tipifica el Femicidio.
Entonces, no es que no nos vayamos a ocupar intensamente de la Ley Integral de Violencia de Género, pero la misma es extensa, tiene 103 artículos, cada artículo es sumamente extenso y nos va a requerir otro tiempo legislativo.
En realidad, este otro proyecto que tiene dos numerales, es más concreto, y creo que es bueno dar una respuesta desde el legislativo, frente a esto que nos está ocurriendo. En materia de políticas públicas estaba previsto, pero se ratifica el hecho de hacer que las pulseras estén y sean imponibles y disponibles en todo el territorio nacional.
Es bueno, pero también es bueno ese debate a nivel legislativo, porque si bien la ley no es todo y no cambia la realidad, es un instrumento, y nosotros tenemos que poder discutir con tantos operadores judiciales, con tantos formadores de opinión, que deben reconocer que en este país hay mujeres que mueren por su condición de tal. Y le digo una cosa; cuando en el 2001 y el 2002, discutíamos la legislación sobre violencia doméstica, también habían muchos operadores judiciales que ponían el grito en el cielo; porque invertíamos la carga de la prueba, y porque entonces, no se le reclamaba a la mujer que justificara que había sido víctima de violencia física, de violencia psicológica, de violencia patrimonial o de violencia sexual; siendo esta última la más difícil de discutir, porque, decir que una mujer ha sido abusada sexualmente dentro de su matrimonio, hay muchas personas que dice, ah no, la mujer debe ceder ante los deseos de su esposo y sabe qué, siempre estas cosas requieren el consentimiento de ambos.
Por lo tanto, nosotros estamos asistiendo por un lado a las resistencias de varones, que sienten que sus parejas se emancipan, que viven otras realidades, y eso los desafía en el poder que pretenden tener, y también estamos asistiendo a las resistencias naturales de diferentes operadores, como ha ocurrido en otras instancias en las que hemos pretendido cambiar el paradigma. Pero, el paradigma que siempre vamos a perseguir es el de la igualdad y el del libre ejercicio de los derechos de las personas.