Será el primer pueblo donde YPF buscará petróleo

Será el primer pueblo donde YPF buscará petróleo
Por Sara Ferreira, enviada de EL PUEBLO.
Pepe Núñez ha sido hasta hoy un pueblo perdido en lo más profundo del departamento de Salto y recostado al límite con Tacuarembó, donde le rodean pintorescos cerros. Incluso la propiedad de los terrenos del pueblo no está clara y se procura legalizarla. Existen algunos elementos indicadores de lo que es hoy la vida allí. En primer lugar, no hay policía y  suele suceder que el esporádico forastero que por estos días llega al lugar, se encuentre con algunas de las pocas casas existentes, de puertas abiertas y sin más habitantes durante muchas horas que algunos perros que lejos de asustar sólo hacen “barullo” antes de arrimarse a hacer fiesta. Es difícil hallar un joven, los habitantes son niños o “veteranos”.
Pero súbitamente algunas camionetas y visitantes que pasan por el lugar y se limitan a saludar y pedir autorización para entrar a algún campo y hacer mediciones y paulatinamente los periodistas, indican que el pueblo ha pasado a ser noticia y seguramente el primer costo que tendrá será la pérdida por lo menos en parte de esta tranquilidad, aunque es probable que también el movimiento genere ganancias por otro lado.
Es que Pepe Núñez ha sido seleccionado como el primer lugar donde YPF, mediante una concesión de ANCAP, habrá de hacer perforaciones para la búsqueda de petróleo, debido a que allí se han hallado indicios de la existencia de gas y probablemente hidrocarburos.

Por Sara Ferreira, enviada de EL PUEBLO.

Pepe Núñez ha sido hasta hoy un pueblo perdido en lo más profundo del departamento de Salto y recostado al límite con Tacuarembó, donde le rodean pintorescos cerros. Incluso la propiedad de los terrenos del pueblo no está clara y se procura legalizarla. Existen algunos elementos indicadores de lo que es hoy la vida allí. En primer lugar, no hay policía y  suele suceder que el esporádico forastero que por estos días llega al lugar, se encuentre con algunas de las pocas casas existentes, de puertas abiertas y sin más habitantes durante muchas horas que algunos perros que lejos de asustar sólo hacen “barullo” antes de arrimarse a hacer fiesta. Es difícil hallar un joven, los habitantes son niños o “veteranos”.

Pero súbitamente algunas camionetas y visitantes que pasan por el lugar y se limitan a saludar y pedir autorización para entrar a algún campo y hacer mediciones y paulatinamente los periodistas, indican que el pueblo ha pasado a ser noticia y seguramente el primer costo que tendrá será la pérdida por lo menos en parte de esta tranquilidad, aunque es probable que también el movimiento genere ganancias por otro lado.

Es que Pepe Núñez ha sido seleccionado como el primer lugar donde YPF, mediante una concesión de ANCAP, habrá de hacer perforaciones para la búsqueda de petróleo, debido a que allí se han hallado indicios de la existencia de gas y probablemente hidrocarburos.

DONDE SE UBICA

La localidad se ubica a 180 kilómetros de nuestra ciudad, accediendo en el km 160 de la ruta 31 y a 79 kilómetros de la ciudad de Tacuarembó. La localidad más cercana en el departamento de Salto es pueblo Quintana a  20 kilómetros, más allá de que en las cercanías pueden hallarse algunos otros caseríos dispersos. Pepe Núñez está constituido por alrededor de 15 casas, no todas reunidas y otras tantas “taperas”, que hablan de la fuerte emigración que ha sufrido.

EL PUEBLO

Un paisaje natural y pintoresco predomina en los alrededores de la zona de Pepe Núñez, en el acceso por un camino vecinal que pasa por Pueblo Quintana se divisan a lo lejos el cerro De la Virgen y Cerro Bonito, mientras que pasando el pueblo está el Cerro Charrúa.

La población está constituida por unas 30 familias, las casas son dispersas.  Mientras que en el pueblo hay unos 13 domicilios habitados, otros tantos son taperas.

No hay trabajo en la localidad, los padres de los niños trabajan fuera de la zona, las madres se quedan en la casa y se hacen cargo de los pequeños.

Los padres vienen los fines de semana, alambran, trabajan en estancias pero fuera de la zona.

Las personas que trabajan dentro del pueblo son las maestras, la enfermera, una joven que ayuda en la escuela y  no hay policía en zona.

El lugar carece de luz eléctrica, aunque al menos las comunicaciones han mejorado, puesto que recientemente ha quedado instalada una antena de ANCEL. “Antes había que buscar señal arriba de algún cerro”, manifestó un vecino.

TIENEN MÁS

VINCULACIÓN CON

TACUAREMBÓ

Debido a la distancia, tanto el servicio de ómnibus que llega hasta allí dos veces por semana, los lunes y jueves,  como la mercadería para abastecer los almacenes,  llega desde Tacuarembó (por encargo). El pan y galleta llega desde Valentín, cada 15 días.

Para viajar a nuestra ciudad hay que trasladarse a la ruta 31que se encuentra a 20 km del pueblo.

Durante la recorrida de EL PUEBLO por la calle principal del centro poblado, se apreciaban algunas casas deshabitadas, otras con sus puertas abiertas de par en par, pero sin moradores en ese momento, lo que demuestra la inmensa tranquilidad de sus habitantes y la seguridad que ofrece el lugar.

Asimismo encontramos varios lugareños sentados a la sombra en un pequeño comercio, instalado en una precaria habitación con paredes de madera, con quienes dialogamos acerca de su visión ante las perforaciones que habrán de realizarse pronto, según la información que surge, tratando de conocer sus expectativas.

La expectativa de la gente de la zona se limita a lograr la reparación de los caminos

Los entrevistados no se muestran demasiado entusiasmados con esto, aunque coinciden que podrá ser un beneficio en cuanto al mejoramiento de la caminería o la llegada de la luz eléctrica.

El comercio en mención es una construcción de madera y techo de chapa, donde hay una mesa de casín, algunas sillas, y es

Juan Arezo, Elbio Ferrón, Julio Da Silva y Oscar Machado.

Juan Arezo, Elbio Ferrón, Julio Da Silva y Oscar Machado.

allí donde se reúnen a tomar una copa o simplemente a conversar.

Juan Arezo, hace algo más de 4 años está radicado en Pepe Núñez, antes vivía en Sopas, “salí de una estancia, me jubilé y me vine para acá”, indicó. El negocio es de su hijo que desempeña tareas en una estancia de la zona, y cuando él no está, Juan se hace cargo del lugar.

Acerca de la movilización por la búsqueda de petróleo dijo entre risas, “No sé… no sabemos bien de qué se trata”.

Mientras que Julio Da Silva- nacido y criado en el pueblo, trabaja haciendo changas-  agregó “pienso que esto, para la gente de acá del pueblo, no va dar nada, cada cual tiene su opinión, para mí lo único que puede mejorar es la caminería, es lo único. ¡Qué vamos a entrar nosotros que somos rurales en una oficina!, dice entre risas, ¡de ninguna manera!, puede ser algún trabajo para lavar algún fierro, pero nada más.”

“Se habla de todo”, dice Elbio Ferrón un simpático veterano, que trabaja en una estancia en Sopas, y agrega “de las viviendas también se habla, “vinieron los de la Intendencia a legalizar los terrenos, llevaron los papeles y hasta ahora estamos esperando, nadie más apareció.

Al tiempo que Oscar Machado oriundo de Pepe Núñez, añadió “dicen que si llegara a haber gas, había gente que corría riesgo, los que vivían cerca”.

En cuanto a las personas del pueblo, Julio cuenta de memoria las casas habitadas y concluye que son 13 casas con familia, “las otras que están abandonadas no vamos a contar”.

Nelson Gutiérrez y Gladys Mirazón, propietarios del predio donde se hacen las primeras mediciones.

Nelson Gutiérrez y Gladys Mirazón, propietarios del predio donde se hacen las primeras mediciones.

EL ÚNICO ENTRETENIMIENTO ES EL FÚTBOL

En tono de gracia dice uno de los vecinos,”Informen que acá en Pepe Núñez tenemos un cuadro de fútbol y no tenemos una pelota para jugar”. Y agrega: “lo más importante en este momento es el fútbol acá, es la única diversión que hay”. Cada tanto organizan campeonatos de fútbol, en esta oportunidad sería a beneficio de la escuela, y participan equipos de zonas vecinas.

La recaudación es con la inscripción de los mismos y con la cantina.

“Pencas se hacían pero ahora con lo de la gripe equina, han suspendido”, expresó.

LAS INFALTABLES LEYENDAS

Hay muchas leyendas que para los de afuera son interesantes, aunque para los habitantes de allí parecen ser solo eso; leyendas.

Entre risas comentan “dicen que aparece allá arriba una virgen” (precisamente en el cerro De la Virgen), y otro agrega “nunca se me dio por subir”, mientras que Elbio cuenta; “Sabes que una vuelta, estábamos alambrando ahí enfrente, y llovió, quedé solo en la carpa, medio aburrido me dio por subir, no es fácil”, dijo, ya que el cerro es alto y tiene muchas piedras.

Durante su relato parecía concluir con algo novedoso, pero solamente contó que hay una cruz arriba.

A propósito de lo cual recuerdan que los padres (curas), pusieron una cruz en el Cerro Bonito, y en otro de una gran dimensión ubicado en las inmediaciones.

También se habla de cementerios indígenas en los alrededores y en la cima del Cerro Charrúa y de un descendiente de charrúas a quien aparentemente le han dado un predio para estar, vive en una choza, se niega a hablar de sus antepasados y no se lo ve frecuentemente.

Nelson y Gladys propietarios del campo donde se hará la primera perforación

Con mucha gentileza Nelson Gutiérrez y Gladys Mirazón recibieron a EL PUEBLO en su casa ubicada en la entrada del pueblo, frente a la capilla.

Nelson hace alrededor de 25 años que vive en Pepe Núñez, mientras que Gladys es oriunda de la zona.

La estampa del caballo  abrevando apaciblemente  da idea de la tranquilidad  del lugar.

La estampa del caballo abrevando apaciblemente da idea de la tranquilidad del lugar.

Viven de la producción de su establecimiento rural, aunque frecuentan la ciudad de Tacuarembó, porque tienen casa allí, prefieren estar en el campo. “me encanta acá”, dice Gladys, “es tranquilo, es lindo vivir acá”.

Tienen tres hijos varones que viven con su familia en la zona.

Acerca de la movilización por la búsqueda de petróleo Nelson manifestó “Estamos esperando…”, al tiempo que Gladys agregó “han estado en casa, van a los campos, piden para entrar a poner un aparato, pero no hablan con la gente del lugar”.

Gutiérrez firmó un contrato con ANCAP por medio de escribano, por dos años aproximadamente, el que implica que van a estar trabajando, realizando las perforaciones en su predio, “no sé cuánto pagan por hectárea, no es mucho pero…”.

“A mí no me dijeron si me dan esto o lo otro en el caso que se encontrara algo, y no se sabe si van a encontrar algo o no…”.

Tienen decidido que el primer lugar donde van a perforar es acá (en su campo).

Consultados acerca de la opinión acerca de estas perforaciones, si les parece algo bueno, positivo para el lugar, Nelson respondió “¿puede ser…para el país no?”, a lo mejor tenemos que ceder un poco del predio, vamos a ver…”

LA CAPILLA CUMPLE 60 AÑOS

La familia Leal Saravia fue la que donó la construcción de una hermosa capilla ubicada en la parte más alta del poblado, que cumple en diciembre 60 años de su inauguración.

“Era la nieta de Aparicio Saravia”, quien hizo dicha donación cuenta Gladys, que es actualmente la encargada de la capilla, mientras que Eloy Ramos fue quien donó el predio.

Fue en el año 1952, “en ese momento se llamaba Pueblo Charrúa, después lo cambiaron, dicen que por un comerciante, pero no sé porqué, a mí me gustaba más Pueblo Charrúa”, enfatizó.

Hubo una votación para que volviera a llamarse así, pero fue muy poca la diferencia y siguió llamándose Pueblo Pepe Núñez. Hay algunos que aún quieren cambiarlo, a otros le es indiferente.

El padre “Yiyo”, va una vez al mes, llega desde Pueblo Lavalleja, a veces viene en camioneta y varias en moto.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...