Dr. Ramón Soto destacó el avance que significa para Valentín y la zona

Policlínica de Rincón de Valentín

Con sistema de “entrada única” pública – privada prevalece la atención de los casos de deficiencias cardiovasculares

n oportunidad de desarrollarse en Rincón de Valentín el acto por la firma de varios convenios y donaciones para el área rural, EL PUEBLO dialogó con Ramon Soto, el médico que atiende la policlínica de Valentín y está radicado en la zona ejerciendo dicha profesión desde hace veinticuatro años, quien comentó los pormenores de la salud en la población rural de su zona de influencia.
“Como poblador rural que soy, porque hace 24 años que vivo acá, hoy lo que obtenemos (refiriéndose a los convenios y donaciones recibidas) es un gran logro desde el punto de vista de la infraestructura que es de primer nivel para la refundación de la policlínica y para mejorar la salud del poblador rural”, indicó Soto.
Según comentó el médico, la policlínica de Valentín hace 50 años que funciona y es de “entrada única” tanto para usuarios de salud pública como privada, “la persona que se va a atender no tiene ni que pensar que cobertura tiene, porque sabe que va a un lugar y tiene la cobertura en la salud” reflexionó.
LOS MÉDICOS RURALES DEBEN ESTAR PREPARADOS EN TODAS LAS ÁREAS
Valentín es un punto en que converge varias localidades en lo que respecta a atención sanitaria, beneficiando en su círculo más cercano a seis localidades como ser: Pueblo Celeste, Rincón de Valentín y Pueblo Biassini, pero dada la escasez de recursos debe extender su área de atención a Colonia Itapebí, Pueblo Potrero, Paso Cementerio, “y el radio espiral puede seguir creciendo aún más”, dijo Soto.
Por este motivo es muy difícil determinar la cantidad de personas que se ven beneficiadas con esta cobertura en la salud que ofrece la policlínica de Rincón de Valentín, dependiendo si se tiene en cuenta el círculo de 10 km a la redonda, de 20km o aún más, pero promedialmente se atienden treinta consultas diarias, de lunes a sábados, siendo los sábados el día en que asiste más cantidad de gente porque concurren los distintos especialistas y se transforma en un día de mucha consulta.
La particularidad que se da en la salud rural es que el médico debe atender todas las consultas que se le presenten, desde los elementos promocionales como prevención en salud, la parte psicológica de salud mental que es cada vez más recurrente, lo que obliga a un médico rural a estar permanentemente al día en todos los temas, “hay que estar muy atento a todo, porque acá (en el área rural) sumado a los típicos problemas de salud se suman las dificultades que acarrean las distancias, por eso requerimos una formación continua y permanente” aclaró Soto.
TRABAJO EXTRAPOLICLÍNICA Y DE PREVENCIÓN
Señaló particularmente el beneficio de la donación de una ambulancia, diciendo “hace tiempo que no teníamos una ambulancia y ahora tendremos una que es muy necesaria para los casos de emergencia, pero lo fundamental en la salud rural es trabajar en el ámbito extrapoliclínica, y actuar sobre los determinantes de la salud, en los hábitos cotidianos para evitar que las enfermedades se instalen”, comentó.
En lo que tiene que ver con las principales afecciones por las que se consultan el médico rural argumentó que “son muy variadas y muy estacionales, depende de la época del año, por ejemplo en invierno son frecuentes las afecciones respiratorias y en verano las diarreas sobre todo las infantiles, después con la época de esquila siempre hay lesionados por las tijeras entre los trabajadores, pero lo que permanece durante todo el año son las enfermedades cardiovasculares, el sobrepeso es un problema también, el estrés, elementos de violencia doméstica sobre todo por una matriz cultural y la postergación de la mujer rural, algo que hay que abordar con mayor profundidad con un equipo más especializado, porque es algo que no se puede atacar solo con la salud, debe haber un tejido interinstitucional que aborde el tema”, afirmó.
TRABAJAN CINCO FUNCIONARIOS
En la policlínica de Rincón de Valentín trabajan cinco funcionarios de la salud, discriminados de la siguiente manera: dos auxiliares de enfermería, uno que trabaja en la mañana y otra en la tarde, como médico residente se encuentra el Dr Soto, y una auxiliar de servicios que se recibió hace muy poco tiempo y empezará a trabajar dentro de quince o veinte días cuando esté certificada, señaló Soto.