Si bien existen avances, los problemas del Sistema Integrado de Salud pasan por los modelos de gestión y de atención

“Es un tema cultural” dice integrante de Instituto Cuesta Duarte (PIT CNT)

- “LAS MUTUALISTAS SIGUEN CENTRADAS PUERTAS PARA ADENTRO

Y LES CUESTA MUCHO SALIR Y ESTAR EN CONTACTO CON LA GENTE”

Hugo Bai, integrante del Instituto Cuesta Duarte del PIT CNT, junto a Marcelo Gianotti, coordinador del Centro Regional del Litoral (con sede en Paysandú),  estuvieron presentes en Salto a los efectos de intercambiar ideas y evacuar consultas referidas al Fondo Nacional de Salud (FONASA) y al Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS). Se reunieron en el local del sindicato de trabajadores de Salto Grande al que concurrieron tanto trabajadores (algunos sindicalistas) y usuarios de la salud. Consultado por EL PUEBLO Bai explicó que “la idea es presentar los principales lineamientos de la reforma, algunas cuestiones centrales de las leyes y obviamente ante los planteos de los trabajadores evacuar consultas sobre el régimen de aportes, la ampliación del seguro, entre otros aspectos”.

CÓNYUGES Y JUBILADOS

Relató que desde el año pasado empezaron a entrar al SNIS los cónyuges, que lo hacen de manera gradual hasta diciembre de 2013. Para Bai “la reforma avanza y continúa integrando colectivos. El seguro cada vez es mayor, y cada vez hay más gente protegida por el seguro”. Los pasivos de forma gradual “entre julio de este año y julio de 2016 van ir entrando al FONASA todos los pasivos, jubilados y pensionistas, y este es un tema muy importante, porque es la población que más gasta”.

FALTA INTEGRAR

A TRABAJADORES

INFORMALES

Entiende que la “población que queda hoy por integrar es todo el sector informal de la economía, los trabajadores informales y sus hijos. Hoy si en un hogar no hay un trabajador cotizante en el BPS hoy por hoy están por fuera del seguro y si bien tienen derecho en ASSE no están integrando en el seguro formalmente sin poder elegir el prestador de salud”.

BENEFICIOSA PARA

LOS TRABAJADORES

La reforma de la salud “es beneficiosa para los trabajadores. Es más, surge en congresos del PIT CNT anteriores al año 2005, que promovían un modelo de salud con un régimen de aseguramiento similar al que existe”. Para Bai fue uno de los “grandes logros de la administración pasada, pero es una reforma que hay que seguir mejorándola, porque todo es perfectible”.

PARTICIPACIÓN

SOCIAL ES

FUNDAMENTAL

Uno de los aspectos buenos que tiene la reforma es “la participación social a través de la Junta Nacional de Salud (JUNASA) y el directorio de ASSE, con presencia de usuarios, trabajadores y las empresas. Y también en cada una de las mutualistas y de los hospitales. Es un elemento que permite la discusión y es un espacio donde se pueden volcar insumos”.

TEMAS QUE SIGUEN

EN EL DEBE

Para Bai “la reforma en cuanto al modelo de financiamiento logró los objetivos que se había trazado. Creo que los otros dos pilares de la reforma, que eran el modelo de gestión y el modelo de atención hay problemas aún”.

El tema pasa por la complementación y coordinación, porque “muchas veces en lugar de aprovechar los recursos que hay se duplica, y por ejemplo en lugares que no tiene sentido tenemos dos emergencias móviles, o tres policlínicas en poblaciones que no ameritarían ese número”.

Agrega que quizá eso se da “por un tema cultural de quienes están al frente de los efectores y que ha sido complejo. Se ha avanzado pero falta mucho para ir hacia un sistema realmente integrado”.

ES DIFÍCIL CAMBIAR

MODELO DE ATENCIÓN

Respecto del modelo de atención de alguna manera “el cambio se puede lograr en muchos años. Pasar de la cultura de un modelo basado en lo que es la enfermedad a otro basado en la prevención, en el anticipo a los problemas, da mucho trabajo”. Las “mutualistas siguen centradas puertas para adentro, cuesta mucho salir y estar en contacto con la gente, referenciar los usuarios, tener un médico de familia con un equipo de salud que esté integrado por un enfermero, por una psicóloga, por un trabajador social, ir a los barrios e intervenir en aquellos factores que luego son los que terminan originando situaciones de enfermedad que se pueden prevenir. Son aspectos en los que hay que seguir trabajando y que por suerte el sistema tiene los canales abiertos para que los trabajadores podamos seguir volcando propuestas”, concluyó.